El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 02 de Enero de 2006 - Edición 9118
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

La basura, un problema integral

|

Independientemente de la bandera política que haya detrás del alcalde de Managua, siempre hay que reconocer las buenas disposiciones para beneficiar a la población.

En este caso, le rindo el sombrero al alcalde Nicho Marenco, a quien se le ocurrió la idea de crear microempresas familiares de recolección de basura, que si bien tiene sus antecedentes en la misma búsqueda de soluciones a la crisis económica, de parte de los ciudadanos, viene a beneficiar el ambiente y la salud pública, siempre y cuando vaya acompañada por una serie de medidas alternas.

La creación de estas microempresas en la capital es algo que hace mucho tiempo debía haberse establecido. De hecho, en muchas colonias y barrios “de medio pelo”, los que se encargan de esa tarea son personas pobres, de la tercera edad, por lo general, quienes aceptan unos córdobas como paga, para retirar los desperdicios y así tener de primera mano todos los materiales reciclables que puedan servirles para vender, en estos tiempos en que nada se desperdicia

A los cauces y predios

El problema es que esas personas, a falta de una autoridad que las regule, siempre terminan depositando la basura ajena en cauces y predios baldíos. Y esa es precisamente la debilidad de esta nueva modalidad de recolección de basura, que los trabajadores de estas microempresas caigan en la tentación de lanzar los desperdicios cuando y donde se les ocurra, aunque la promesa es que un vez creadas, el contrato estipula que sus empleados llevarán la basura hasta un sitio de acopio para que allí el camión de la Alcaldía de Managua las recoja.

Pero bueno, démosle el voto de confianza a esta nueva disposición de la municipalidad capitalina. Quiero pensar que por mi barrio van a pasar esas nuevas microempresas y que la eficiencia que hasta hoy han mantenido los trabajadores de ALMA será mantenida, con una frecuencia de visitas domiciliares de tres veces por semana.

¿Pero qué va a ocurrir con los cochinos? Como en otras oportunidades, estoy segura que ningún alcalde va a multarlos, cuando por no estar pendientes del vehículo recolector o por simple comodidad, decidan lanzar su basura a la calle.

Los cochinos no tienen conciencia ni vergüenza ni respeto al derecho ajeno de vivir en un ambiente sano. “Les vale” ponerle un cerro de basura a la par de la casa del vecino y pegarle fuego, cuando lo lógico es recogerla en un saco para luego entregarlo al camión recolector.

A esta especie de ciudadano de pocas costumbres higiénicas no le importa, tampoco, depositar en el andén un montón de desperdicios de construcción y que éstos retoñen, porque de su bolsa no saldrá un centavo para mandarla a depositar al sitio asignado, mucho menos existe una oficina de Urbanismo que lo obligue a hacerlo.

Entonces creo que si de limpiar Managua se trata, lo primero que hay que hacer es echar mano de esos reglamentos municipales que ya existen, pero que no se ponen en práctica, por temor a “espantar” a los potenciales votantes. Sin embargo, un alcalde que decida pensar en la mayoría y se atreva a multar a los cochinos será un personaje a quien por siempre se le recordará por su orden y su valentía y estoy segura que acarreará más votantes a su partido que el populista que prefiere recoger basura en sitios prohibidos, antes que sancionar a las personas que persisten en sus hábitos antihigiénicos.




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»La basura, un problema integral

»Los valores del mercado atizan la corrupción

»¡Bravo, Notari!

»El santo beisbolista

»El 1% de fanáticos islámicos

»¡Feliz Año Nuevo!


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web