El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Sábado 18 de Febrero de 2006 - Edición 9165
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Último adiós a policía asesinado

* Comarcanos no entienden cómo Carlos Antonio se tornó en una fiera
* Centenares de juigalpinos acompañaron hasta su última morada al capitán Urbina Bonilla
* Detrás de la tragedia estaba la turbulenta historia de un mal amor


Último adiós a policía asesinado - Foto
YELBA TABLADA / END.- Muy concurridos estuvieron los funerales del capitán post mortem Pablo Antonio Urbina, foto inserta.

JUIGALPA, CHONTALES
La mañana de este viernes le dieron el último adiós al capitán Pablo Antonio Urbina Bonilla, en medio de varios centenares de pobladores y compañeros de trabajo, los que lo acompañaron hasta el cementerio municipal después de la misa de cuerpo presente en la Catedral de esta ciudad.

Durante la ceremonia y el sepelio, los comentarios de los habitantes de Juigalpa eran para lamentar el hecho ocurrido en las mismas instalaciones de la institución del orden público.

“Ese hecho demuestra la inseguridad en que estamos todos los ciudadanos, y la falta de técnica policial para abordar a un solo hombre violento”, señaló Carlos Leal, poblador juigalpino.

Familiares del “cuchillero” culpan a mujer
Se pudo haber evitado esta muerte y las heridas de los oficiales si la Policía hubiese actuado de forma rápida, señalaron otros pobladores consultados.

De manera contraria se pronunciaron habitantes de la comarca Piedras Grandes número Dos, porque responsabilizaron a Glenda Asunción Cruz Galeano por la muerte del capitán Pablo Antonio Urbina Bonilla y del homicida del mismo, el individuo Carlos Antonio Dávila Chavarría, hecho ocurrido la mañana de este miércoles en predios de la Policía de Juigalpa.

Inocencia Chavarría, hermana de Carlos Antonio, expresó que Glenda Asunción se aprovechaba del amor que le tenía su hermano --quien era 14 años menor--, porque a cada momento lo vivía corriendo de la casa y luego lo mandaba a llamar.

El hombre que mató al primer oficial de Asuntos Internos de la Policía de Chontales, cansado de tanto desprecio que le daba su mujer, se fue para la comarca El Granadino-El Coral, y la semana pasada, supuestamente, le mandó una carta en la cual le solicitaba su regreso.

El lunes 13 de febrero, Dávila Chavarría retornó a la comarca. El martes, en horas de la tarde, Glenda Asunción lo mandó a llamar, y obedientemente el joven se hizo presente. El miércoles, Carlos Antonio junto a su mujer se trasladó a Juigalpa, en donde Glenda Asunción lo abandonó y se fue a la Policía. Minutos después regresó y le pidió que la acompañara a “hacer un mandado”.

Al estar frente a la Policía, la mujer le dijo que pasaran adelante para arreglar por las buenas la situación de ellos. Fue en ese momento que el hombre se opuso a ingresar a las oficinas de la Comisaría de la Mujer, y posteriormente se originó la tragedia.

Todas las personas que también le dieron el último a dios al enloquecido enamorado, afirmaron que Glenda Asunción tenía otro hombre, y para demostrarle que ya no quería a Carlos Antonio lo invitaba a su casa, y delante de su nuevo compañero le decía barbaridades

Huérfano de madre

“Carlos era una buena persona, aquí en la comarca todo mundo lo quería porque no se metía con nadie. Además, lo miramos crecer en la casa de su padre cuando su madre murió y él quedó de apenas seis añitos”, dijeron los comarcanos, dolidos y sorprendidos por la actuación del hoy occiso.

Su madrastra, doña Colomba López, expresó en medio de su dolor que Glenda Asunción Cruz Galeano fue la única mujer de su entenado, y este miércoles lo mandó a la tumba.




imprimir imprimir  email enviar
Nacionales

»Infanticidio múltiple

»Primeros acuerdos médicos-gobierno

»Asaltan armados y vestidos como tropas especiales

»Denuncia masiva por Agave Azul

»Periodistas a juicio por insólita deducción

»Último adiós a policía asesinado

»No ocurrió por falta de preparación de policías

»Cordero pide mano dura contra narcos

»Ante juez chofer del furgón

»Jubilados reclaman al Minsa

»Presuntas acosadas solicitan protección

»Se “rajan” testigos de la muerte de Canda

»Fiscal archiva otro acto de corrupción

»Suspenden el noticiero “Criterio” a William Roiz

»Amplían queja contra Presidente de la CSJ

»Ardisa imprimirá boletas electorales


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web