El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Miércoles 22 de Febrero de 2006 - Edición 9169
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs


22 de febrero de 2006 14:15

Afirma transexual mexicana

“Ya viví como hombre, ahora quiero ser mujer”

Esta es la historia de una funcionaria mexicana, que pasó de ser un desgarbado reportero de agencias internacionales, a convertirse en una voluptuosa mujer que pasa sus días diseñando campañas contra el Sida. Gloria Davenport dice que no le atraen los hombres y afirma que vive con una mujer con quien se casó el 14 de febrero. Sus sueños: lograr algún día tener un hijo y luchar contra la intolerancia sexual en México.


“Ya viví como hombre, ahora quiero ser mujer” - Foto
Susana González / AFP. Hazel Gloria Davenport, jefa del departamento de organizaciones de la sociedad civil, es la primera persona transexual en México en ocupar un cargo público federal.

Hasta hace unos años era un reportero conocido por su carácter combativo y su imagen a lo Jim Morrison, con pantalón y chaqueta de cuero; hoy se llama Gloria Hazel Davenport y es la primer persona transexual que en México ocupa un cargo público a nivel federal.


Desde el pasado 1 de febrero, Gloria es jefa del departamento de contacto con ONGs del Consejo Nacional para la Prevención del Sida (Censida), de la secretaría de Salud de México (SSA).


"Soy el enlace de las ONGs con el Censida. Tengo un interinato (suplencia) de seis meses con posibilidad de concursar por una plaza, que de ganarla sería definitiva", dice Gloria, perfectamente maquillada y vestida de falda.


Con estudios de periodismo en México y Cuba, Gloria, que prefiere omitir su nombre masculino, trabajó como reportero en medios como la agencia mexicana de noticias, Notimex.

Vivir como mujer

Hace cuatro años dejó ese trabajo y finalmente decidió colgar los pantalones y vivir como Gloria. "Me dije: ya viví más de 30 años como hombre por darle gusto a la sociedad, el resto de mi vida quiero ser mujer", explica.


Gloria, de casi 1,90 metros de estatura con zapatos de tacón alto, sorprendió a sus colegas reporteros porque jamás mostró actitudes femeninas e incluso era conocido porque se liaba a golpes cuando las cosas se ponían difíciles.


"Siempre, desde niño, me concebí como mujer. Decía: 'de grande quiero ser mujer'. Me ponía la ropa de mi hermana debajo del uniforme escolar. Mi padre quiso, con palizas, hacerme hombre", dice.


A lo largo de la primera etapa de su vida llevó una doble personalidad. En el trabajo era el reportero agresivo, en sus días libres vestía su cara femenina.

No le atraen los hombres

Contrario a la generalidad de los transexuales, a Gloria no le atraen los hombres. "Tuve muchas novias y desde hace varios años estoy con una estupenda mujer. Ella siempre ha sabido como soy. Y siempre le he sido fiel", explica.


Gloria se casó simbólicamente el pasado 14 de febrero con la mujer de su vida en la ceremonia matrimonial que realizan en la capital personas de distinta preferencia sexual por el Día del Amor.


Ahora, la funcionaria del Censida está inmersa en el proceso jurídico para cambiar legalmente su nombre y su identidad sexual. "Espero que en cuatro meses el juez resuelva para poder cambiar todos mis papeles oficiales", explica.


También está sometida a un proceso hormonal, pero lamenta la imposibilidad de tener hijos. "Es algo que siempre he buscado, espero algún día adoptar". Gloria asegura que México ha dado algunos pasos contra la discriminación de personas con distintas preferencias sexuales.


"Tenemos unas leyes en la materia, la secretaría de Salud lanzó spots contra la homofobia y hubo asistencia jurídica a un homosexual que fue despedido de Coca-Cola", enumera. Pero faltan, dice, reformas para permitir la unión de personas del mismo sexo, permitir no sólo el cambio legal de nombre sino de género, entre otras.

Intolerancia sexual

En la sociedad, comenta, aún persisten algunas actitudes de burla y agresión a las personas de distinta preferencia sexual. "Mi estatura me perjudica porque con 1,90 (mts) en tacones soy muy visible, pero también me ayuda porque nadie se mete con un 'trans' de semejante tamaño", dice a carcajadas.


Uno de sus mayores orgullos es haber obtenido, con su nombre de mujer, un diploma por un curso sobre las leyes contra la discriminación del prestigioso Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


"Es el único certificado de estudios como Gloria, y me lo dio Gilberto Rincón, del Consejo contra la discriminación, y Diego Valadés, ex procurador de México y ex ministro" de la Suprema Corte, afirma.


El mayor reconocimiento de Gloria es para el Censida. "Me contrataron porque soy una persona preparada y no miraron apariencias. Pero también, creo, enviaron una señal: basta de discriminación".




imprimir imprimir  email enviar
Variedades

»“Ya viví como hombre, ahora quiero ser mujer”

»En busca del mejor traje nacional

»Pablo Milanés nació y morirá para cantar

»“Quiero seguir comiendo gente”

»Sonia Skarleth Mairena Tórrez: “Voy a dar lo mejor de mí”

»Meirelles llevará al cine la globalización y el drama de Pompeya


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web