El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Martes 13 de Junio de 2006 - Edición 9277
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Hablemos de las causas de las protestas

Alonso Luna Doña
En Francia jóvenes protestan por empleo. En Chile estudiantes de secundaria, universitarios y profesores protestan por la calidad de la educación. En Costa Rica universitarios se toman las instalaciones de la Rectoría exigiendo la destitución de la directora de la Escuela de Salud. En la India jóvenes pobres reclaman por falta de acceso a la educación. En Nicaragua jóvenes de secundaria, universitarios y trabajadores protestan por el alza en el precio del transporte y exigen a los actores responsables soluciones inmediatas.

En Europa, Asia y América Latina hay protestas; entonces “qué de raro tiene” que aquí los jóvenes asuman su responsabilidad y nos den el ejemplo, para que no nos dejemos avasallar y reclamemos nuestros derechos. ¿De qué nos asustamos? ¿Es que acaso la protesta no es un derecho humano fundamental? ¿Es la protesta una respuesta desesperada a problemas sin soluciones? ¿Es la causa o efecto de los conflictos existentes?
Todos tenemos derecho a protestar. Es fácil criticar, y por eso la discusión es por los métodos de lucha utilizados por los muchachos. Sin lugar a dudas, estoy en contra del uso de la violencia y de la manipulación disfrazada. Y si estamos claros de eso, ¿por qué los adultos no proponemos métodos alternativos de lucha y salimos a la calle pacíficamente para demostrar la viabilidad de nuestras propuestas, dejando de criticar a los que quieren mal que bien hacer algo?
El asunto es qué hacer ante la eterna postergación de esperanzas, necesidades y promesas no cumplidas a inmensos sectores de la población que ya no soportan el hambre, la miseria, la extrema pobreza y sobrevivir con menos de dos dólares diario.

Es por ello que debemos no sólo hablar de los efectos, es decir de los enfrentamientos y métodos violentos utilizados para reclamar derechos. En lo fundamental escudriñemos las causas, qué se convierte en el nudo gordiano a desatar para desactivar el detonante social a punto de explotar. Estas manifestaciones representan válvulas de escapes. Es un “desahogo hormonal, generacional y vital”. La causa es la pobreza y la miseria, el efecto son las protestas sociales. Lo último es explicación a una reacción natural de sobrevivencia de la especie humana que no es responsabilidad de los protestantes.


El sistema económico desigual
es la causa de los males
Nicaragua es el segundo país más pobre de AL después de Haití. Está clasificado como uno de los países más pobres en el mundo. De acuerdo con datos del Banco Mundial (BM), el 50 por ciento de los nicaragüenses sobrevive con un poco más de un dólar al día, y el desempleo alcanza una tasa del 25 por ciento. El salario mínimo promedio es de 75 dólares mensuales, mientras que la canasta básica cuesta 152.60 dólares, según el Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (INEC).

Tenemos un sistema político cuyas características principales se sintetizan en: clase política y servidores públicos que privilegian intereses personales por encima de la colectividad; gobiernos sucesivos (en especial el actual como gobierno representante de los banqueros) entregados en cuerpo, alma y espíritu a los designios del capital nacional, organismos y potencias extranjeras, sin privilegiar los intereses nacionales.

Existe una situación de ingobernabilidad, conflictos, politización y paralización de poderes del Estado, agravada por la ausencia de justicia. Nadie se puede atrever a negar que haya injerencismo extranjero, acción que ha sido históricamente causa de conflictos y guerras en Nicaragua. Derivado de ello se producen imposiciones de políticas económicas (procesos de globalización), en condiciones totalmente desventajosas y en las que Nicaragua tiene mínimas posibilidades de enfrentar exitosamente.

El modelo económico actual es causa fundamental de la extrema pobreza existente en el país. La pobreza se ha incrementado de un 69 por ciento de la población en la década de los 90 a un 82.4 por ciento en la actualidad, según cifras de Naciones Unidas. Hay mejoras en los indicadores macroeconómicos, no observándose incidencia directa del Plan Nacional de Desarrollo en el combate a la pobreza. Más bien se evidencia una profunda crisis económica y social.

Por su parte, la población, la llamada sociedad civil (salvo honrosas excepciones como la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, Fetsalud y estudiantes) está desmovilizada y sin capacidad de respuesta organizativa para detener los atropellos y abusos del gobierno, la empresa privada y mucho menos de los organismos internacionales. Asistimos cada cuatro años, procesos electorales intervenidos y con una “pistola en la cabeza”, amenazados sicológicamente para que por la vía del miedo votemos por los candidatos de otros intereses, no de los nuestros.

Entonces me pregunto: ¿quiénes son los responsables de esto? ¿A quiénes debemos señalar por estos males patológicos? Que levante la mano quien cree que el gobierno está dispuesto a cambiar su política económica. ¿Quién de los candidatos presidenciales está dispuesto a obligar a los banqueros a renegociar la deuda pública interna, bajando las onerosas e ilegales tasas de interés que permitan la liberalización de recursos necesarios para enfrentar la crisis? ¿Habrá algún político capaz de exigirles a los organismos internacionales la flexibilización de las condiciones impuestas en sus programas de cooperación, a fin de ofrecer al país otras salidas a los conflictos existentes? ¿Por qué no es posible explorar nuevas fuentes de adquisición de petróleo? ¿Por qué no dejan de politiquear y aceptan el trato preferencial ofrecido por Venezuela en la venta de petróleo y urea? ¿Es que acaso no somos capaces de presentar alternativas estratégicas para la generación de energía alternativa? ¿Existe un programa del futuro gobierno que asumirá las Metas del Milenio, es decir, destinar los recursos necesarios para la reducción de la pobreza extrema y el hambre; para lograr la enseñanza primaria universal y la reducción de la mortalidad infantil y materna?
Éstas son las verdaderas causas. Como decimos los nicaragüenses, no nos vayamos por las ramas. Señores gobernantes, políticos, empresarios, tomadores de decisiones y con poder alguno, no eludan el bulto, agarren al toro por los cuernos. No sigan postergando soluciones, que son la fuente primigenia de las protestas sociales. El que quiera acabar las protestas debe resolver las demandas sociales. Quítenle el detonante a las protestas, no sigan echándole leña al fuego; ya están los heridos y lesionados de ambas partes, no esperen muertos para sentarse a negociar. Su obligación es resolver, para eso les pagamos.

Y a nosotros, el pueblo, asumamos nuestra responsabilidad, participemos en las soluciones y no sigamos mirando los toros de largo. Que Dios bendiga e ilumine a los tomadores de decisiones y nos proteja de la paciencia desesperante, indolencia, irresponsabilidad y falta de solidaridad existente de los que están arriba.


Orgullosamente nicaragüense, docente UNI, comunicador y amigo.




Comentarios de nuestros lectores

Roberto
Que curioso... Los PIRICUACOS como ALONSO LUNA... empezaron con su rosario de protestas a las pocas horas de SUBIR AL GOBIERNO DOÑA VIOLETA CHAMORRO... a pocas horas de dejar el PODER se dieron cuenta que había que protestar por los bajos sueldos... a las pocas horas de dejar el poder los del FSLN... se dieron cuenta que teniamos una tasa de desemplo del 80%... a las pocas horas de dejar el poder el FSLN... se dieron cuenta que teniamos analfabetismo superior al 30%...a las pocas horas de dejar el poder estos piricuacos..se dieron cuenta que el pais atravesaba una hambruna terrible fruto del desgobierno de ellos...a las pocas horas de dejar estos rasos piricuacos del FSLN se dieron cuenta que AHORA si era necesario el 6%(ellos nunca superaron el 2%)... en fin a las pocas horas de dejar el PODER EL FSLN... quisieron darnos a entender que el CAOS DEL DESEMPLEO, MISERIA... PROMEDIO DE 10 DOLARES AL MES POR TRABAJADOR... SISTEMA DE SALUD QUEBRADO... ETC... era por culpa de las 24 horas de DOÑA VIOLETA... en fin desde esa época vivimos en este país con estas huelgas de PIRICUACOS..

Carlos
Es verdad de la necesidad de protestar, ya que es un derecho el de expresarse civicamente, pero aqui en nuestra ya desvastada por los sandinistas las protestas se vuelven violentas y atentan contra la libre circulacion ciudadana, estos llamados "estudiantes" pelean y queman buses por un incremento de 0.50 centavos en el precio del bus, pero no escatiman en gastar tanto dinero en polvora para los desdichados morteros.

Javier Avilés Zapata
Sigue el "educador" Alonso Luna Doña incitando a la violencia de los jóvenes, a las asonadas el caos y otras causas por las que Nicaragua se conserva como el segundo país mas pobre de América. Ojala le tocara a Luna ir en un bus donde los salvajes estudiantes manipulados por bestias como él ponen en peligro la vida y la integridad física de los usuarios. Ojala algún dia le toque a este animal ser victima de la quema de su carro por los manipulados por anarquistas comunistas como él. Pobre Nicaragua con educadores como esta alimaña ponzoñosa.


imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»La bola de cristal

»Notas sobre el 6 del 6 de 2006

»Hablemos de las causas de las protestas

»El “terrorismo del ruido religioso”

»De experto en morteros y buses quemados a diputado


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web