El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Viernes 15 de Septiembre de 2006 - Edición 9371
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Expertos afirman que es necesario dar un poco de respiro a los asalariados

Tabla del IR sin moverse en nueve años

* Techo de exención debe ser elevado
* Asalariados relativamente están pagando más que cualquier otro sector

|
Tabla del IR sin moverse en nueve años - Foto
Los asalariados podrían recuperar un poco de poder adquisitivo si es elevado el techo de exención del impuesto sobre la renta.

La tabla del Impuesto sobre la Renta debe ser revisada a la brevedad posible, porque tiene nueve años de mantenerse estática, afectando generalmente a los trabajadores asalariados, que fundamentalmente han visto deteriorados sus ingresos, en tanto que, por pequeños reajustes, algunos de los sectores de más bajos salarios han tenido que entrar a pagar ese gravamen.

El planteamiento goza de apoyo en sectores ligados al estudio del sector fiscal, que consideran que ha pasado suficiente tiempo sin que se revise la tabla del Impuesto sobre la Renta y que ya es hora de que se mueva un poco el techo de exención para que los asalariados puedan recuperar parte de su poder adquisitivo.

Al respecto, el propio Director General de Ingresos, Róger Arteaga Cano, se pronunció recientemente para que el Ministerio de Hacienda revise la tabla del Impuesto sobre la Renta, que está sobrecargando el esfuerzo fiscal sobre algunos sectores, al tiempo que consideró que el gravamen se puede hacer más progresivo.

Arteaga Cano señala que, a nivel macro, hay ya más ingresos para el Estado por impuesto sobre la renta que por concepto de gravamen al valor agregado, lo que en teoría volvería más progresiva la estructura fiscal del país, sin embargo, a esto “hay que agregarle mayor equidad”.

El titular de ingresos recordó que entre la última revisión de la tabla del Impuesto sobre la Renta y 2006 el valor del dólar ha variado fuertemente y el poder adquisitivo de los asalariados se ha caído, y aclaró que aunque mover el techo de exención no le corresponde a la DGI, como administración tributaria, sí puede opinar, porque conocen muy bien el sector donde están trabajando.

Recordó Arteaga que el tema de política tributaria le compete al Ministerio de Hacienda y señaló: “Lo que sentimos es que el impuesto sobre la renta debe ser progresivo y no regresivo, es decir, que el que gane más, pague más por contribución al Estado

Corregir sesgo injusto del IR

Añadió que desde el punto de vista global, el IR, comparado con otros impuestos, ha venido aumentando, lo que indicaría que están pagando más las personas que ganan más, sin embargo, a lo interno, hay un sesgo que revela que una gran parte de esa contribución está recayendo más en los asalariados, “y aquí hay que tirarlo más a los sectores que tienen ingresos más altos”.

René Vallecillo, también experto fiscal, afirmó que se necesita realmente mover la tabla del Impuesto a la Renta, porque la mayor parte de los asalariados siguen ganando lo mismo desde que se revisó el techo de exención por última vez, en 1997, y el córdoba ha perdido valor frente al dólar, lo que revela que en términos reales las personas están pagando más córdobas por un mismo ingreso.

Aunque sectores, como los maestros han experimentado algunos reajustes, o los médicos, algunos de ellos se han movido de escala salarial y ahora pagan impuesto sobre la renta, pero ese pago, de hecho, les ha reducido más su ingreso, afectando su posibilidad de adquirir más productos de la canasta básica.

Entre tanto, Sergio Santamaría, economista y director del Centro de Investigaciones y Asesoría Socioeconómica (Cinase), dijo que se debería recoger la propuesta del candidato presidencial Edmundo Jarquín, de elevar el nivel de exención de 50 mil córdobas a 100 mil, lo que ciertamente daría una pérdida fiscal, que no es significativa, con la ayuda que se daría a los asalariados, reajustando un poco su poder adquisitivo.

En el impuesto a la renta los asalariados contribuyen con 30 por ciento de la recaudación de la DGI, aproximadamente unos tres mil millones de córdobas. Además, elevar la base impositiva tendría un costo fiscal de aproximadamente 83 millones de córdobas, pero, de la liberación de esos recursos, los asalariados devolverían en Impuesto al Valor Agregado aproximadamente unos 14 millones de córdobas, al adquirir bienes duraderos, por lo que la pérdida neta sería de unos 69 millones de córdobas.

En ese sentido, el economista opinó que es una medida apropiada para devolver un poco de poder de compra a la gente y eso se puede hacer en el presente año fiscal.




imprimir imprimir  email enviar
Economía

»Tabla del IR sin moverse en nueve años

»Nicaragua pedirá asistencia técnica al Brasil

»Tecnología sostenible

»Breves económicas


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web