El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Viernes 03 de Noviembre de 2006 - Edición 9420
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

“Deuda Ambiental”, un estudio que alerta y sobrecoge

Despales y contaminación amenazan la vida humana

* Nicaragua produce diariamente 6 mil metros cúbicos de desechos sólidos
* El 87% de vertederos no cuenta con autorización sanitaria ni tratamientos

|
Despales y contaminación amenazan la vida humana - Foto
En la profundidad de la montaña, donde está este camión, se ven imágenes de cómo el hombre va arrasando con todo lo que encuentra, destruyendo la cobertura vegetal en un 60 por ciento. Alejandro Sánchez / END

En un estudio a profundidad sobre la real situación ecológica nicaragüense, el experto en impacto ambiental David Ríos Obando advirtió que por la tala terrible de nuestros bosques, nuestra riqueza biológica está seriamente amenazada.

Con base en informes del Marena, consideró que de las 6,500 especies de plantas vasculares, donde se incluyen helechos, gimnospermas y angiospermas, distribuidas en 223 familias, muchas podrían estar en peligro de extinción.

En su investigación “Deuda Ambiental”, rica en datos y propuestas, el experto subraya que “no hay un registro de cuáles y cuántas especies se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, por la pérdida de más del 60% de cobertura vegetal provocada por la industria de muebles, la construcción y la exportación, el consumo doméstico, los incendios y el avance de la frontera agrícola”.

El gobierno, sugiere, debe asumir el compromiso de desarrollar acciones concretas para resolver a corto, mediano y largo plazo esta problemática nacional, y además recomienda la redefinición de la política del sector forestal, ubicar mejor al ente encargado del Estado a cargo del sector; dotar de los instrumentos jurídicos adecuados, y revisar los alcances técnicos de la guía simplificada.

Propone el impulso del manejo de los bosques secundarios, promoción de los planes de manejo forestal con regeneración natural, y estimular el establecimiento de plantaciones con especies nativas, así como fortalecer las acciones del banco de semilla e incentivar la investigación forestal

La gravedad de los desechos sólidos

El especialista manifestó que otro grave problema son los desechos sólidos, que ocasionan daños como contaminación de los recursos hídricos y suelo, así como a la salud, al aire, a la vida silvestre, al paisaje y a la estética de las ciudades.

En Nicaragua, señala, de los 152 municipios del país, sólo un 56% tiene un sistema regular de recolección de basura, según el Plan Ambiental de Nicaragua (Paanic), y el 87% de los sitios para la disposición final no cuentan con autorización sanitaria.

El método de deposición utilizado es a cielo abierto, no aplicándose ningún tipo de tratamiento, recuperación o reciclaje de los desechos municipales, exceptuando algún tratamiento esporádico una vez al año.

Ríos estimó que el volumen de producción de desechos a nivel nacional es de 5,938 metros cúbicos diarios, de ellos el 75% procede del sector domiciliar, y el 25% del comercio, industria y hospitales. Asimismo, se estima que la cobertura de recolección promedio a nivel nacional es del 49%.

Por otro lado, el 98% de los municipios disponen de vertederos a cielo abierto, de los cuales sólo el 13% cumple requisitos técnicos y sanitarios de funcionamiento, y el 87% no cuenta con autorización.

Expresa que el compromiso del gobierno para este sector en el corto, mediano y largo plazos, debe ser a través de acciones concretas de gestión ambiental, y propone el fortalecimiento del marco jurídico vigente, el impulso de la investigación hacia los sectores de generación de desechos sólidos, coordinación con las municipalidades, y el establecimiento de contenedores para recibir los desechos.

Además, se deben impulsar campañas de educación ambiental para la clasificación y manejo de los desechos sólidos.

Señala que debe haber incentivos a través de Inifom, y establecimiento de tasas de pago adecuadas para mejorar y mantener la calidad del servicio. También sugiere el apoyo a las municipalidades, económica y técnicamente para el establecimiento de los rellenos sanitarios

Los terribles agroquímicos

Por otra parte, en su estudio, Ríos aborda el uso de los agroquímicos, y destaca que hay falta de información específica del producto para el tipo de cultivo. También observa la distribución indiscriminada y la aplicación del producto sin dosificación.

Esto, advierte, es uno de los problemas más sentidos que han provocados incalculables daños al suelo, a los recursos hídricos, a la flora y a la fauna, a la salud humana y al ambiente en general.

Precisa que varios estudios reportan diferentes grados de concentración de plaguicidas, sobre todo en la región del Pacífico, y que, según los mismos, se han encontrado concentraciones importantes en el cuerpo humano y en tejidos de la fauna acuática en zonas de descargas de los ríos.

En las zonas donde históricamente se ha cultivado algodón --El Viejo, Chinandega, Chichigalpa, León y Tisma--, se ha encontrado con frecuencia contaminantes órgano clorados, como Toxafeno, pp; DDT, pp; DDD, pp; DDE, Endrín y Aldrín, por encima de las concentraciones permitidas.

El experto ve necesaria la revisión del marco jurídico, y que se debe coordinar y apoyar a las municipalidades para el desarrollo de campañas de educación en el uso y manejo de los agroquímicos.

Se debe apoyar la investigación de los niveles de contaminación de los recursos hídricos y suelos por agroquímicos, e impulsar una ley que regule el tránsito interno de los plaguicidas. Asimismo, impulsar una ley sobre los daños al ambiente por derrame de tóxicos y otros materiales contaminantes.




imprimir imprimir  email enviar
Nacionales

»Muere joven embarazada por supuesta negligencia médica

»Incendio obliga a USAID cerrar temporalmente

»María Fernanda mintió

»CIDH abre caso por DH de nicas en Costa Rica

»“También policías llegaban a venderme”

»Camioneta se vuelca con 153 kilos de coca

»Pueblo se volcó a todos los cementerios del país

»Destrucción de recursos va a “ritmo de masacre”

»Suben a 28 casos de meningitis en Quilalí

»Policía deja agravarse a diabético descompensado

»Despales y contaminación amenazan la vida humana

»Crece malestar y escándalo entre promotores de PDDH

»Difamación en EU no ha calado en turismo


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web