El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 04 de Diciembre de 2006 - Edición 9451
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Viabilidad económica y comercial del ALBA


El ALBA, aunque es una iniciativa que se funda desde un gobierno de izquierda como es el venezolano, su esencia es el desarrollo endógeno donde priva la solidaridad y cooperación mutua entre los países y gobiernos de conformidad a sus ventajas comparativas y competitivas reveladas independientemente de su grado de desarrollo (Venezuela lo encabeza; Brasil, Cuba, Bolivia, Argentina son miembros del Mercosur, y ya está en marcha la incorporación de Nicaragua). ALBA es un mecanismo del cual hay referencias, por ejemplo la Unión Europea, donde a partir de un Fondo Común contribuyen a reanimar economías deprimidas y de menor nivel de desarrollo de España, Portugal, etc.

ALBA tiene una alta conveniencia económica para países como Nicaragua, que dependen del petróleo, las inversiones y el comercio. ALBA es la dinamización acelerada de procesos inversionistas en doble y triple vía, es el fomento del comercio justo a partir de crear accesos preferenciales recíprocos y sin discriminación, ejemplo de ello son las alianzas estratégicas en marcha entre Venezuela y cada uno de los países antes citados, en los temas: energético, minas, transporte, turismo, agricultura, comercio, industria, ambiente, educación, salud, intercambio científico técnico, etc.

Por lo anterior, mientras una integración al ALBA no signifique rechazar el actual marco de integración regional, multilateral y bilateral que rige la OMC; el ALBA se convierte en una iniciativa que de acuerdo a sus principios complementa, refuerza y dinamiza la tradicional e histórica posición negociadora de los países menos desarrollados a nivel bilateral y multilateral para asegurar un trato especial y diferenciado, reducir las asimetrías derivadas de los diferentes tamaños y niveles de desarrollo económico de los países.

La esencia del ALBA es crear un Fondo de Compensación o de Convergencia Estructural para reducir las asimetrías en los niveles de desarrollo entre naciones y sectores productivos. Éste es un mecanismo que a países como Nicaragua les crea claras ventajas derivadas de su dependencia directa de las importaciones de petróleo, donde actualmente es un claro ejemplo de cómo se puede crear y dinamizar ese fondo: a partir del pago de la factura petrolera a largo plazo 25 años, con bajas tasas de interés y para pagar el petróleo pueden maximizarse exportaciones nicaragüenses de bienes que demanda Venezuela.

El ALBA en los planos cultural, tecnológico, científico técnico, educativo abre claras conveniencias al estrechar relaciones de intercambio y cooperación en estas materias; debido a que estas variables económicas y sociales buscan distinguir de forma no discrecional las economías que requieren ser asistidas para lograr competir en condiciones favorables en un ambiente de libre comercio.

En conclusión, independientemente de los matices políticos o del corte ideológico en el fondo y en la superficie, el ALBA es una iniciativa que busca fortalecer la participación y proceso de inserción de los países latinoamericanos en el comercio y la economía mundial, obteniendo ventajas para mejorar o elevar el nivel de vida de las naciones y sus ciudadanos. La participación competitiva a nivel internacional ha sido una lucha tenaz de los países en vías de desarrollo en todos los foros internacionales (BM, FMI, OMC, ETC), sin lograr a la fecha la concreción de un auténtico trato especial y diferenciado que vaya mas allá del tema arancelario y no arancelario, lo que inducirá a lograr cambios en las condiciones de competencia actualmente imperantes.

Ante los efectos negativos de la globalización, el ALBA es una de esas respuestas de integración regional de políticas comerciales y económicas justas, de complementación económica que contribuye a que desde esa integración de países haya un plan solidario y de cooperación mutua que permita una eficiente inserción de países pobres a la economía internacional, primero a partir de un proceso eficaz de desarrollo endógeno.


Máster en Administración Pública, Comercio Exterior y Lic. en Economía.




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»¿Eran o no encuestas “roconolas”?

»La hora de Raúl

»Una ideología no siempre va con la conciencia

»La Poderosa, una prueba de libertad de expresión

»Caras de afligidos

»Viabilidad económica y comercial del ALBA


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web