El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 14 de Diciembre de 2006 - Edición 9461
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs


14 de diciembre de 2006 19:07

REPORTAJE

Una agonía de 34 minutos tras inyección letal

Un reo puertorriqueño, condenado a la pena de muerte, tardó 34 minutos en expirar porque padecía de una enfermedad en el hígado que le impidió a su organismo metabolizar con rapidez las sustancias químicas administradas.


Una agonía de 34 minutos tras inyección letal - Foto
EFE / END. El puertorriqueño Angel Nieves Díaz, quien agonizó 34 minutos después de aplicársele la inyección letal.

La ejecución ayer del puertorriqueño Angel Nieves Díaz ha hecho revivir la controversia sobre el método utilizado de inyección letal para ajusticiar a los condenados en el estado de Florida, ya que el reo necesitó de dos dosis del cóctel mortal y prolongó su agonía por espacio de 34 minutos.

Nieves Díaz, condenado a la máxima pena por un asesinato cometido en 1979, tardó esos 34 minutos en expirar porque padecía de una enfermedad en el hígado que le impidió a su organismo metabolizar con rapidez las sustancias químicas administradas, según informaron hoy las autoridades del Departamento estatal de prisiones. Sin embargo, los familiares del ejecutado cuestionan el procedimiento utilizado porque aseguran que Nieves Díaz no tenía ningún problema de salud.

"El no sufría de nada, es una mentira de (los funcionarios de) la cárcel. Lo inyectaron y estuvo sufriendo durante 34 minutos cuando se suponía que muriera inmediatamente", dijo María Magdalena Otero Díaz, prima hermana del prisionero.

La gobernación de Florida informó en un breve comunicado de que el Departamento de Prisiones cumplió con todos los pasos del procedimiento para estos casos y que una "condición médica preexistente del reo fue la razón por la cual el proceso tomó más tiempo que otros efectuados este año". Otero Díaz detalló en una entrevista telefónica que Nieves Díaz durante la ejecución comenzó a "mover los ojos hacia arriba y hacia abajo. El pecho se movía de manera agitada, sufriendo, sufriendo mucho".

Cuando se llevan a cabo las ejecuciones por lo general los prisioneros pierden el conocimiento casi inmediatamente, cesan todo tipo de movimiento en un periodo de tres a cinco minutos y luego son declarados oficialmente muertos quince minutos después de suministrarles la inyección letal. En Florida, los reos condenados a muerte son ejecutados con un cóctel mortal compuesto por pentotal de sodio para inducir la inconsciencia; bromuro, que relaja los músculos del preso para evitar sus movimientos involuntarios, y cloruro de potasio que paraliza el corazón.

Los pormenores de lo sucedido a Nieves Díaz en la cámara de la muerte fueron revelados a su prima-hermana por los representantes legales del prisionero y periodistas que estuvieron presentes durante la ejecución. Nieves Díaz, de 55 años, fue ejecutado en la prisión estatal de Starke, en el norte de Florida, por el asesinato a tiros de Joseph Nagy, encargado de un local de "strip-tease", hace veintisiete años, después de perder todas las apelaciones presentadas en varios tribunales, incluyendo al Supremo de Estados Unidos.

Foto
Gerardo Mora / EFE. Familiares del puertorriqueño Ángel Nieves Díaz, lamentan su muerte tras ser ejecutado con inyección letal por cargos de asesinato.

Las autoridades también realizaron una autopsia al cadáver del reo y sus familiares exigen ahora "que nos digan por qué lo hicieron sin nuestro consentimiento y cuáles son los resultados".

Una de los principales argumentos que esgrimió la abogada del condenado a muerte en sus apelaciones fue que la inyección letal era un método inconstitucional, cruel e inusual al causar dolor extremo a los prisioneros. Pero los tribunales rechazaron el alegato, un dictamen que también emitieron en el caso de Arthur Rutherford, un veterano de la guerra de Vietnam, ejecutado en octubre pasado por el asesinato de una anciana cometido en 1985.

Abogados de varios condenados a muerte han dicho, citando informes de algunas investigaciones, que el pentotal de sodio podría dejar de tener efecto antes de que el preso expire lo que ocasionaría dolor cuando son ejecutados. Brandon Hensler, portavoz de la Unión de Libertades Civiles de EUU (ACLU), declaró que la larga agonía del puertorriqueño es un indicativo de que el sistema de la pena de muerte en Florida no funciona y requiere ser abolido o modificado.

Nieves Díaz, antes de ser arrestado por el asesinato de Nagy, se había escapado de una cárcel de Puerto Rico donde cumplía una condena por asesinato en segundo grado y se fugó de otra en Connecticut en 1981. El reo puertorriqueño se convirtió en el ejecutado número 1.057 desde que se reinstauró la pena de muerte en EEUU, en 1976, y el cuarto en lo que va de año en Florida.




imprimir imprimir  email enviar
Internacionales

»Una agonía de 34 minutos tras inyección letal

»Muerte de Diana fue un "accidente trágico"

»Perfil psicológico del “Destripador de Ipswich”

»El primer ministro palestino ha entrado en la franja de Gaza

»España: Exigen investigar desapariciones del franquismo

»Nieto de Pinochet destituido del Ejército

»Más violencia causa 37 muertos en Irak

»Mundo al Dia


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web