El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Sábado 10 de Febrero de 2007
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Nuevo Amanecer
feb 10, 2007

SIN NOTICIAS DE GURB

(Motivación a las obras de la Literatura Latinoamericana y Española SS.XIX y XX)


1171061997_EduardoMendoza.jpg

Eduardo Mendoza (Barcelona 1943)


Como me sucedió con tantas otras y tan buenas obras, un inolvidable profesor que tuve, de lo más informal, malhablado y don Juan que haya conocido, fue quien nos habló de esta novelita para hacer imaginar y reír a montones. Escrita en un tiempo para un tiempo, para una diversión, pero a la que su autor no ha logrado escapar, y eso que en su literatura hay piezas de una calidad mayor, sin duda, como sus novelas La Verdad sobre El Caso Savolta o La Ciudad de los Prodigios.

Tienen ante sus ojos a otro de los niños protegidos de Carmen Balcells, la famosa agente literaria que tuvo el acierto de acoger al boom. No se trata de un comentario despectivo, en cualquier caso. Balcells ha recibido elogios de la voz de Vargas Llosa, quien reconoció deberle gran parte de su vida, o incluso de su legendario oponente García Márquez, quien goza sabiendo que Balcells está pendiente de todo lo que hace en todo momento y hasta le ayudó a buscar casa en Barcelona. Eduardo Mendoza, por su parte, reconoce que cuando no está seguro de un texto, se lo envía a Carmen Balcells, y siempre hace caso de lo que ésta le aconseja.

(Y a todo esto, ya que mencioné ante a los dos autores latinoamericanos, dicen que Camen Balcells se ha desvivido en los últimos años para tratar de reconciliar sin éxito a Vargas Llosa y García Márquez después de un rumor legendario también en el que se cuenta que Vargas Llosa le propinó a Gabo un señor puñetazo al salir de un bar de Méjico. La razón, la causa y los detalles del suceso nadie los ha sabido, y ambos autores han mantenido un celoso silencio durante treinta años, dejando que el tiempo y la publicidad sobre el caso les sirva bien. Hay otro rumor en el que se cuenta que será este año, con la edición que la Real Academia ha preparado en conmemoración del 40 aniversario de Cien Años de Soledad, que ambos autores se darán un apretón de manos o un abrazo, que sería mejor, esta vez sin puños. Quién sabe). Pero a lo que iba, pues mucho me estaba desviando del tema, y no es cosa trivial que los extraterrestres nos visiten, y menos aún que se pierdan.

Quién es Gurb. Es un extraterrestre que ha desaparecido, después de (habilidad común en los extraterrestres) disfrazarse, o más bien, adoptar el físico de la voluptuosa cantante española de pop-rock Marta Sánchez. El otro extraterrestre que busca a Gurb es el que en realidad relata en un diario curioso, que a veces no se compone de más de dos líneas en cada anotación, las aventuras por las que atraviesa en su búsqueda de Gurb. El diario establecido en horas, minutos y segundos está lleno de ironías, con un lenguaje serio que sólo puede provocar la risa, como cuando en un ambiente de prostíbulo el alienígena decide disfrazarse y encarnar la figura del papa Pío XII, ¡y eso que lo hace para pasar inadvertido entre los terrícolas!
El tiempo en que esto ocurre es en la Barcelona de los años previos a las famosas Olimpíadas que se celebraron en aquella ciudad en 1992, y que además supuso una apertura arquitectónica de la ciudad hacia el mar con todas las obras, las idas y venidas comerciales, y el alboroto político que ello supone. Eduardo Mendoza en todas sus novelas pasa por ser el cronista de Barcelona, y sin embargo, cualquiera de ellas podría haberse dado en otra ciudad que sirviera como escenario. Pero indiscutiblemente el mundo que se desarrolla en Barcelona es un tema en sí.

En aquel momento, en medio del alboroto, el extraterrestre se disfraza de personajes famosos que de alguna manera, estén vivos o muertos, configuran el sustrato colectivo cultural, el imaginario de una sociedad que aún se debatía entre la modernidad y el absurdo, o entre la tradición y lo mismo. Es un gran baile de disfraces en realidad para el que habrá que tomar en cuenta, quienes desconozcan los personajes a los que el alienígena encarna, que sería necesario encontrar referencias históricas de los mismos para poder sacarles a la trama y al relato todo su jugo.

Y aquí estamos ante un problema implícito en las novelas de temas autóctonos, vernáculos, muy locales, muy específicos en el tiempo.

Por ejemplo, cuando Daniel Defoe escribió Diario el Año de la Peste en 1722 no sabemos qué pretendía, pero seguro que no supuso que sus crónicas (nunca se sabrá si del todo ciertas sobre los sucesos que se produjeron en Londres) se convertirían en un clásico muchos años después, una mezcla de real fiction del siglo XVIII. En este caso, Eduardo Mendoza se ubica en una ciudad que está sufriendo una transformación arquitectónica importante, teniendo en cuenta el poder y las influencias económicas y políticas de las empresas constructoras para una ciudad y para un alcalde. La sombra de la corrupción y del disparate están, pero creo que las aventuras de Gurb, más bien del extraterrestre que sigue a Gurb, apuntan a la risa sobre las características del ser español que (aunque no lo quieran reconocer muchos hoy en día) está debajo de la personalidad del ciudadano catalán. Todos los fenómenos religiosos, culturales, sociales e históricos se dan cita cuando todo se revuelve, y la forma de ser y de actuar se hace más evidente. Hay que ser extraterrestre para verlo con suficiente frialdad o tener la imaginación suficiente para hacerse extraterrestre

Sin duda, Mendoza la tiene.

Para un lector como yo, que no le gusta mucho que lo saquen al espacio (aún me dan vértigo las novelas de ciencia-ficción, y eso de no mirar tierra firme me abruma), esta novela es ideal, porque son los extraterrestres los que bajan a la tierra, y además con un sentido del humor muy fino, y un tanto inglés, la verdad.

Sin noticias de Gurb es un libro de fácil lectura, y aunque algunos dicen que no aguantará los años y que morirá (yo así también lo creo), no importa.

Los libros tienen una utilidad, y cuando se acabe el mundo también se convertirán en polvo de estrellas las páginas de Hamlet y la obra de Homero, que ha llegado de milagro hasta nuestros días. Los libros, como todo lo humano, están para algo. Éste, mínimo y divertido, entre muchos, puede servir de acicate para los jóvenes lectores.

Lo pueden recomendar a quienes quieran enamorar, atrapar y encantar para siempre con la literatura.

Las formas de iniciarse en el amor son muy diversas y ricas, pero la más infalible, la que de verdad atrapa, no es la belleza, sino la risa.



imprimir imprimir  enviar enviar
Nuevo Amanecer

Ante la muerte de Franz Galich

Se marchó mi amigo Franz Galich

El poeta Silva y Eunice Odio

Reflexiones en los 80 años de Fernando Silva y Espinoza

En busca de humanidad

Cosas de la Luna

La abrumadora soledad de Darío

SIN NOTICIAS DE GURB

Poema de la pena irremediable

Meditación ante un icono

Fieras famélicas muerden la noche estrellada


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web