El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 26 de Febrero de 2007 - Edición 9532
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Mujeres, ¿paradigmáticas u ostentosas?

Primeras damas: poder y apariencia


Primeras damas: poder y apariencia - Foto

A las primeras damas, con todo y la diversidad que impera entre ellas, hay algo que las une: su intimidad con el poder. Despertar cada día al lado del hombre más importante de la República sería una actividad igual de nimia que lavar los platos, si las mujeres pudiésemos pasar inadvertidas

Pero no es así.

“Las comparaciones son odiosas”, asegura el historiador Aldo Díaz Lacayo, por ello es imposible caracterizar a la mujer que acompaña al Presidente. Las primeras damas difieren tanto una de la otra como sus esposos de sus antecesores. Tanto es así que mientras una salía al encuentro con un apacible beso, como doña Lila T. de Bolaños, otra gritaba con el mismo tono que el esposo, como María Fernanda Flores, y una tercera lleva la voz cantante del gobierno, como Rosario Murillo, y hasta le llama la atención en público.

La figura femenina que está detrás del ‘hombre’ se recoge en la primera dama. Quizá sean ellas la parte suave de los gobiernos, la imagen agradable que endulzará lo que el gobierno pone agrio. Puede ser que sean el accesorio que forma parte del vestuario machista que los hombres traen consigo. A la par del hombre está la mujer, siempre sonriente y quieta, pero nunca sumisa.

“Cumplen un rol social, las funciones no están definidas y depende de lo que emane de la sociedad”, considera Allan Téllez, docente de Diplomacia y Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

El papel de las primeras damas está muy presente en la sociedad porque brinda “esa imagen de estabilidad familiar, de amor, de comprensión, de apoyo, por aquello que detrás de todo gran hombre existe una gran mujer”, considera Díaz Lacayo. Hay dos casos paradigmáticos, aparte de Eva Duarte Perón, Díaz Lacayo menciona a Eleonora Roosevelt

El caso de Evita Perón

Eva Perón, esposa de Juan Domingo Perón, Presidente de Argentina de 1946 a 1955, pregonó estabilidad familiar y amor a través del interés por los que llamó “descamisados”. A pesar que fue interpretada por la polémica cantante y actriz, Madona, ella es la figura política más respetada y querida por los argentinos.

“Evita”, como es recordada, no tuvo un puesto en el gobierno y tampoco un rol pasivo en la política de esa época, tanto es así que formó el Partido Feminista Peronista. Uno de sus logros fue el voto femenino, además de la construcción de hospitales, escuelas y orfanatos a través de la Fundación Eva Perón.

Los ejemplos sobran. Y entre más contemporáneos mejor. Aunque para los argentinos, la comparación entre Cristina Fernández, esposa del presidente Néstor Kirchner, y Evita no caben, su nombre vale por sí solo

Antes de primera dama es senadora y

ahora hasta existe la posibilidad de que sea candidata a Presidenta
de la República. Su figura de primera dama ha sido opacada
por su carrera política, que
nació, incluso, antes que la de su esposo

¿A la par o detrás del trono?

“El poder no se otorga, no se concede, se delega”, dice seguro Aldo Díaz, al tiempo que levanta sus brazos y abre los ojos. Esto hace pensar que el poder de las primeras damas que han tenido una influencia decisiva en el rumbo del país que sus maridos dirigen, ha sido parte de “los gustos” que el enamorado esposo da.

La historia nos remonta a los tiempos de Dinorah Sampson, la amante del dictador Anastasio Somoza Debayle. Cabe poner entre paréntesis que la esposa de Somoza Debayle, Hope Portocarrero, gozaba de una relación marital tan infructuosa que en las elecciones de 1967 ni siquiera votó por su marido. Cuenta el jurista Sergio García Quintero, quien fungió como juez en aquella época, que “la Hope se marginó sola porque pasaba mucho tiempo fuera del país”.

Para nadie era un secreto que Dinorah Sampson era el mejor trampolín para ascender en el último período de la dictadura somocista. Además de hacer gala de su belleza física y sensualidad, Dinorah supo encontrar un lugar respetado entre la Guardia Nacional y la alta sociedad de la época. “Había un cinismo generalizado”, recuerda García Quintero

Poder, fuente de dualidad

Los funcionarios que conseguían el puesto a través del tráfico de influencias, cuya promotora era Dinorah Sampson, también le hacían el juego a Hope, de quien se cuenta pasó recolectando dinero para la construcción del Hospital del Niño durante años y que, como toda primera dama, “proclive a la cultura”, buscó los recursos para la construcción del Teatro Nacional Rubén Darío.

Ambas sacaban beneficio de sus aportes a la sociedad, una que con sus obras caritativas se embolsaba parte de las ganancias y, la otra, que cobraba a quien ubicaba en el Estado, todo con la venia del dictador. Muchos creen que ninguna de ellas tenía poder en las decisiones políticas, quizá a ellas no les interesaba

Las tentaciones del poder

En esta parte de la escena entra doña Rosario Murillo, la actual primera dama, quien, según Allan Téllez, “no se restringe a ser una figurilla más del sistema”.

Murillo lleva ya casi tres décadas junto al presidente Ortega y aunque durante la década de los ochenta su protagonismo fue opacado por nueve comandantes revolucionarios, ahora, en cambio, se ha convertido en el álter ego de Ortega.

A un mes y quince días de gobierno nadie ha encontrado una cinta métrica exacta para medir el poder de Murillo, que ha traspasado la fina frontera de primera dama para convertirse en coordinadora de un polémico consejo, el Comunicación y Ciudadanía, donde están vueltos todos los ojos, principalmente los de los adversarios

En busca de un concepto

¿Se ve a Rosario Murillo como la típica altruista primera dama? Aldo Díaz explica: “Ellos no quieren ser presidente, ni primera dama, ellos quieren ser ‘el pueblo presidente’, esos no son conceptos vagos, mercadológicos, no es marketing político. Quieren ir al pueblo, si va a ser a largo plazo una decisión correcta o incorrecta, ese es otro problema”.

Tampoco fue convencional Hillary Clinton, esposa del ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Hillary, actual senadora por Nueva York y potencial candidata a la Presidencia de los Estados Unidos, encarnó a la mujer comprensiva que no se deja avasallar ni por las más crudas traiciones maritales.

El escándalo por el romance de su esposo llegó a extremos tales que fue público hasta el sitio donde se encontró semen del ex presidente. Pero Hillary estuvo allí. Y allí ha seguido, perseverante, bien calificada en los sondeos de opinión, la mayoría hechos entre una sociedad que aplaude la emancipación femenina y a las mujeres excesivamente compresivas y permisivas.

De todos los estilos, colores, tamaños…
Para que las primeras damas tengan un peso en la sociedad, no sólo deben ostentar el poder que les “delega” su marido. Aldo Díaz sostiene que también deben tener “capacidades y habilidades, que deben demostrar”. Doña Lila T. Abaunza de Bolaños es una de las pocas que prefirió jugar un papel pasivo, provocado en medida por su edad.

Aunque la influencia y notoriedad de Rosario Murillo no puede ser comparada con la de María Fernanda Flores, quien se casó con el ex presidente Arnoldo Alemán, se debe destacar, a juicio de Díaz Lacayo, el apoyo en términos políticos que Flores ofrece a su marido. “En los últimos cinco años, ella ha sido determinante en el partido político y no la pueden excluir porque pesa, ella misma pesa, no porque sea la esposa de Alemán, sino porque tiene la habilidad política”

El mensaje del presidente

Poder y apariencia. La figura de las primeras damas es parte de un conjunto de mensajes que el presidente, como primer ciudadano de la nación, envía a “su pueblo”. Unidad y fraternidad son algunos de los mensajes encubiertos.

Como toda excepción que justifica la regla, está doña Dalia Soto del Valle, la compañera escondida de Fidel Castro Ruz. Soto del Valle, como el estado de salud de Castro, es una de las preseas mejor guardadas en Cuba

Los flashes no le cautivan.

A diferencia de las “democracias” latinoamericanas, en Cuba no se precisa la imagen divina de la mujer consejera que “acompaña al hombre” por el camino de la bienandanza. Pero, a pesar de la escasez de glamour de Dalia Soto, es imposible que pase inadvertida.




Comentarios de nuestros lectores

MANUELITO
COMPARANDO A LA PRIMERA DAMA, HILLARY CLINTON, A CUYO ESPOSO LE ENCONTRARON RASTROS DE SEMEN EN LA ROPA DE MONICA LEWINSKY. A NUESTRO PRESIDENTE NO SOLO LE ENCONTRARON ESA SUBSTANCIA, SINO QUE MANTUVO A SU VICTIMA EN UN ESTADO DE PRESIDIO SEXUAL, CON EL SON DE QUE ERA A LA REVOLUCION A QUIEN BENEFICIABA.

LA DIFERENCIA ENTRE CINTON Y ORTEGA, ES QUE CLINTON TUVO RELACIONES CONSENSUALES, EN CAMBIO ORTEGA, FUE ABUSADOR Y VIOLADOR DE UNA NINA.

NO EXISTE COMPARACION ALGUNA ENTRE UN HECHO Y EL OTRO., NI TAMPOCO ORTEGA VA A OCULTAR ESE NEFASTO HECHO, AUNQUE EL CARDENAL LO PERDONE.


Ivonne
No hay duda que esta Gitana tiene echizado a Daniel pues tal parece que en estos tiempos todas las mujeres de los "presidentes" son brujas a como es tamien Dalia Soto del Valle de Cuba y hacen y deshacen lo que les da la gana con sus meridos (la gitana tambien debe ser una bruja pues tiene a Daniel embrujado y hace lo que ella le dice (pobre diablo)

Maria Jose
Sé que muchas personas opinan lo contrario, pero creo que la Señora Rosario Murillo se ha ganado el cargo que le está otorgando su esposo, no sólo porque lo llevó al poder como jefa de campaña, sino porque es una mujer inteligente y preparada, es hora de que las mujeres lleven un rol más activo, además, hay que ver el lado bueno, dos cabezas piensan mejor que una

Natividad Rivera Rodriguez
Como dijera el Dr. León Núñez, en sus artículos y que en uno de ellos se refieres a las MAMA FULANITA DE TAL, como la Mama Yoya, la Mama Yina, la mama NANDA, la Mama Lyla T, y, ahora nuestra graciosa, bella, excéntrica, poetisa, intelectual MAMA CHAYITO, todas tenían algo de poder y de glamour. Que viva la MAMA CHAYITO.

Katia Montenegro
Excelente artículo, ojalá y usen los mismos criterios para que mejoren la calidad en todas sus publicaciones

Carlos Rodriguez
En Mexico , la primera dama aspiro a candidatura para presidenta y el pueblo la paro en seco. Los paises no son haciendas, ni tampoco estamos en los tiempos de Adan y Eva, el pueblo evoluciona
Carlos Rodriguez


Victor N. Gomez
Missis Rosario siempre AMBICIONO el poder. La Direccion Nacional del FRENTISMO del pasado le puso LAS TRANCAS. El FRENTISMO dejo de existir hace rato. ELLA fue la que terminó de deshacer las antiguas estructuras de ese partido. Ella ha diseñado el nuevo partido ORTEGUISTA a su imagen y semejanza (DE ELLA). Cuando alguien cae en desgracia con esa senora, ella lo ACABA.

En aquellos años de la NOCHE NEGRA todos los poetas y escritores con cierto nombre se DISTANCIARON de esa SENORA ALACRAN. El Ministro de Cultura de aquel tiempo fue desenbancado por la Rosario durante su ausencia. El Poeta Cardenal se DESAYUNO de la desaparacion de su Ministerio estando en China y ella se CONVIRTIO en la PRESIDENTA del INSTITUTO DE CULTURA. MIster Ortega conoce muy bien a su COMPANERA y hoy esposa (legal ), sabe que ella lo TIENE bien AGARRADO y cual quier movimiento en falso de el, el PIERDE. En otras palabras, la que MANGONEA ES LA CHAMUCA, que NUNCA fue ELECTA. MIEDO< MIEDO, MIEDO!!!!!!!!!


Nicoya
Nunca ha habido ni habra primera Dama como nuestra muy querida Hope Portocarrero. La extrañamos.

Eduardo Sanchez
En este caso de los Ortega-Murllo, la cosa es al revés; es Daniel quien despierta al lado de la mujer mas poderosa de la Republica.(si es que no duerme aparte).


imprimir imprimir  email enviar
Política

»Ortega va con Fenosa

»Primeras damas: poder y apariencia


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web