El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Martes 01 de Mayo de 2007 - Edición 9585
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Martes Rojo

Martes Rojo - Foto

Para Erick Aguirre

En el barrio de Palmira degollaron a un hombre. Con cuchillo de cocina o navaja de barbero?, con cualquier instrumento metálico corto pero no punzante. A qué horas fue?, a las tres. La causa?, celos. Marido o querido?, ambos., cómo así?, marido despechado y querido enqueridado, Ésa es razón para matar y también para morir. Y la amancebada qué hizo?, gritó, no pudo articular palabra. Estaba la puerta abierta?, sí y se aglomeraron los vecinos y un chavalero. Llegó la policía?, hay nomacito junto con el forense. Capturaron al asesino?, no, huyó. Levantaron en la escena del crimen croquis del occiso?, sí, delinearon la silueta del cadáver con tiza blanca. Y la sangre?, ya estaba seca. Y la ropa?, la tenía toda manchada. Y el gesto?, era pavoroso, aterrador. Y tu madre?, muy bien, pero no se lo contés.

La Cecilia venía lívida., Amparo: vi al degollado. Y cómo estaba?., con el pescuezo abierto., la carne le brotaba ensangrentada, con sangre espesa, como un collar de frijoles. Y ella qué hacía?, se jalaba las mechas dando alaridos, se paseaba por el cuarto, parecía una loca pegándose contra el biombo.

Fue en mero Martes Santo, el vecindario estaba arreglando la calle para la pasada del “Señor de los Milagros”, ella haría un altarcito adornado con sacuanjoche, corozo y resedas donde pondrían la imagen para rezar una estación. Él le llevó las flores frescas del mercado, mirá que lindas, me las dieron baratas, el aroma floral y el del macho sudado la perturbaron. No te vayás todavía, tomate un fresco, esperate un ratito, ella volvió con una jícara de tiste helado y un vaso de chía con limón, las chichas peladas y en calzón, él se turbó, bajó la vista apenado, le agarró la jícara y de un solo se la empinó, le agarró el vaso y de un solo se lo empinó, le agarró una chicha y se la apretó, le agarró el elástico del calzón y se lo bajó, apurate, metémela rápido que pronto vienen, le abrió la portañuela y se la sacó.

El jaño nomás oía los latidos fuertes de su corazón acelerado y los cantos de la procesión que ya venía, “adorámoste, oh Jesús afligidísimo, en el Huerto de los Olivos”. “No tuvo tiempo de montar en su caballo”, no tuvo tiempo de subirse el pantalón, vio el cuchillo de cocina o la navaja de barbero como un corto relámpago veloz. Frente a sus ojos el vergazo descargado con el arma blanca fue contundente, mortal, decisivo, fatal., contundente la herida manó sangre, contundente la sangre chorreó la ropa y el piso, ¡lo mataste!, ¡lo mataste!, sí hijueputa, sí.

Entre la multitud de viejas horribles hediondas cantando bajo el sol de las tres el marido despechado se escabulló. Mire compadre, aquí los crímenes son pasionales, este pueblo es noble, devoto, católico y mariano, a veces mata por robo vulgar, pero casi siempre por amor.

El Lunes de Pascua, a las ocho de la mañana, ella se presentó en el juzgado a poner la denuncia, el licenciado Chalcatana se apercibió a tomar las diligencias del caso y levantó cabeza del proceso: en la ciudad de Granada, municipio de Piura, departamento de Arequipa, etcétera.


David Ocón




imprimir imprimir  email enviar
Cultural

»Parodias, creaciones y copias

»Falleció el escritor José Watanabe

»“Nicaragua es un país difícil para cualquier novelista”

»Alejandro Mejía y su TureTwo

»Centroamérica y Estados Unidos ¿condenados a entenderse?

»La visita a Carmen Naranjo

»Paradojas de la mandíbula

»Martes Rojo

»La palabra se sostuvo

»El Parnaso

»Identifican restos de Quevedo en una iglesia de España

»Testimonio del oficio


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web