El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 14 de Mayo de 2007 - Edición 9607
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

El currículo de educación, de todos, con todos y para todos


IDEUCA
La palabra currículo posee diversos significados, uno de ellos atañe al ámbito educativo. Quizás la característica más específica de la educación formal con relación a la educación no formal y la informal es que la primera organiza sus intencionalidades de la educación en la estructura y sistematicidad de un currículo en el que se plasman las finalidades y objetivos de la educación, y las experiencias de aprendizaje de los educandos.

Las políticas educativas y cualquier reforma educativa privilegia, por encima de todo, al currículo, en cuanto es el que posibilita llevar al centro educativo, hasta los educandos, los objetivos, contenidos y valores previamente definidos. Lo cierto es que, siendo el currículo el corazón que moviliza la educación y el desarrollo del país, los gobiernos siempre se han mostrado muy celosos de custodiar y dirigir las políticas curriculares, por cuanto es a través de éstas que logran permear, desde la organización y cobertura que muestra la escuela, sus agendas políticas en el plano cultural, científico e ideológico. Quizás es por ello que, por lo general, son las administraciones políticas que se suceden en el país las que imponen en el currículo sus visiones del mundo, de la sociedad, de la cultura y de los valores que se pretenden dominantes y generales. Ello explica el motivo por el que determinados contenidos de aprendizaje históricos, culturales, económicos, filosóficos e ideológicos sean seleccionados a priori, bajo el supuesto de ser los que el país quiere y necesita.

Las teorías curriculares son diversas, como diversas son las concepciones y prácticas que se desprenden sobre el currículo. Es obvio que cada enfoque curricular posee una concepción de currículo diferente. Siendo así, desde un enfoque academicista, el mayor interés de la administración se centra en garantizar conocimientos de las disciplinas del saber, sin importar la relevancia y utilidad que puedan tener para aplicarlos en el desarrollo del país. Para un enfoque tecnológico, lo importante será que el currículo tenga un carácter científico y formal, centrando su interés en poner en acción metodologías y técnicas precisas para alcanzar el éxito del aprendizaje, ocultando el sentido filosófico que debe dar sentido a la educación y los valores que ella procura transmitir. Desde un enfoque reflexivo crítico, el interés centra el currículo en los intereses de toda la ciudadanía sin invisibilizar a ningún sector, a la vez que proporciona herramientas que faciliten a educadores y educandos descubrir y erradicar cualquier forma de poder, exclusión y “cosificación” de las personas. Dando un paso más, el enfoque reflexivo-crítico de transformación social, además de cumplir con lo anterior, orienta la acción educativa no sólo a la transformación de las personas, sino también a la transformación de la sociedad.

Desde los dos primeros enfoques es obvio que ninguna administración política se atrevería a poner el currículo en manos de la sociedad y sus instituciones y organizaciones; pero sí lo hará aquella que lo entiende desde una visión reflexiva-crítica y de transformación social. Las administraciones que poseen una perspectiva curricular academicista y tecnológica impiden la participación social o, en todo caso, la restringen a aquellos sectores que avalan su ideología, limitándose a confiar en un equipo de especialistas que deciden por todos los sectores sociales qué contenidos culturales y científicos seleccionar y desde qué enfoque se enseñarán, y qué contenidos se ocultarán y omitirán.

El Mined, en estos últimos días, ha saltado la cresta de la ola atravesando la frontera de lo que la teoría curricular establece, poniendo en manos de toda la sociedad, sin distingos, los programas curriculares. Se trata de una intervención curricular de los nuevos programas elaborados en los últimos años; con plena libertad y a partir de una guía metodológica, las organizaciones, instituciones, asociaciones, sindicatos, iglesias y la sociedad en general podrán revisar críticamente los contenidos, indicar los no pertinentes y apuntar los ausentes. La informática posibilita que cada organización o institución reciba un juego completo de CD, con toda la información curricular, para que realicen la intervención directa que quede registrada electrónicamente. A posteriori, un equipo especializado tendrá la enorme responsabilidad de integrar y sistematizar todos los aportes, de manera que el currículo represente, de la manera más auténtica, el sentir de la sociedad, de aquellas organizaciones y sectores cuya cultura y demandas educativas fueron negadas. Es ésta la manera más auténtica de expresar la pertinencia.

Este proceso encierra un sentido democrático de sentido profundo y su éxito dependerá de la responsabilidad y seriedad con que cada sector asuma este reto. También recaerá en el respeto que tenga el equipo técnico hacia estos aportes, su calidad técnica y ética, como también del acompañamiento que el Mined dé a los sectores, ayudándoles a comprender la importancia de esta tarea, orientándoles en el plano metodológico a realizarla con la calidad debida. De sus resultados se desprenderán nuevas responsabilidades: elaborar textos nacionales apropiados, ajustar los currículos de formación del profesorado, incorporar metodología de enseñanza apropiada, etc. Es de esta forma que la educación llega a ser de todos, con todos y para todos, respondiendo a las expectativas, intereses y necesidades de la sociedad entera y del país. Es la oportunidad que tenemos para que la educación se oriente en el marco de las políticas de desarrollo, que el sector rural tenga el currículo que tanto añora, que los sectores excluidos y silenciados tomen la palabra. Es la hora del país entero y de su educación. Qué bueno que toda Nicaragua se ponga en estado de educación.




Comentarios de nuestros lectores

Mercedes Ramírez
POR FAVOR PODRIAN INFORMAR LOS DATOS DEL SR. LUCIO, SU PROFESION Y ESPECIALIDAD.
GRACIAS



imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»Medios y gobierno

»Un millón de nicas son legalmente inexistentes

»Visión holística de la salud

»Ratzinger en Brasil

»El currículo de educación, de todos, con todos y para todos


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web