El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Martes 22 de Mayo de 2007 - Edición 9615
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

El aborto terapéutico es necesario


Contrario a lo que falsos defensores de la vida creen acerca del aborto, pretendiendo atemorizar al pueblo con absurdas puniciones, debemos entender que ese es el medio más eficaz de rectificación de errores cometidos de manera consciente o no intencionada de la concepción, pues el mismo es más bien uno de los mejores medios de conservación de la vida. Sin embargo, pretenden estos falsarios arredrar a las masas inficionándolas de que es un delito o pecado quitarle la vida a un ser que está por nacer, cuando en realidad es todo lo contrario.

El ser que no es visible físicamente no existe y jurídicamente resulta igual para todos los efectos legales, ya que la ley no considera como sujeto de derechos al nonato o al que está por nacer, sino hasta que se encuentra fuera del vientre materno y haya nacido vivo o al menos con signos vitales demostrables. No se debe afirmar, por tanto, que ante un cigoto estemos frente a un ser o persona por nacer, por diversas razones.

En primer lugar, nadie puede asegurar categóricamente que en un futuro esa semilla fecundada logre completar su gestación y desarrollar sus diversas etapas biológicas embrionarias, hasta formarse un feto y alcanzar el nacimiento. Tampoco se puede prever con certeza que una vez expulsado el feto de su placenta, nazca un ser vivo, o que aun respirando y dando signos vitales, el mismo fuera a sobrevivir o estar exento de una enfermedad terminante, deformación o la ingestión de líquido amniótico. Además de esto, nadie se atreve a garantizar la vida de una mujer víctima de preeclampsia o de las complicaciones propias de un parto común o prematuro, y que se extiende inclusive a las confiadas puerparias convalecientes.

Así lo han considerado tanto la doctrina y jurisprudencia como las legislaciones más respetadas del orbe. En otras palabras, si la misma fecundación planificada, preñez o estado de gravidez es objeto de sufrimiento en la mujer, de gastos al Estado y de inconvenientes a la sociedad, ¿qué tanto más puede crear problemas una concepción no deseada, una fecundación involuntaria como secuela de coitos relajados o producto de un ultraje o violación?
Es evidente que si de proteger la vida se trata, ¿no vale más ante todo la vida de una mujer visible físicamente, que existe y que puede ser útil a la sociedad? ¿Por qué empeñarse en querer salvar algo incierto, inútil e inexistente?
Grandes padecimientos y dolores han causado los grandes pseudo defensores de la vida, quienes a través de ideas antivitalistas, religiones y distorsionadas creencias han logrado imponer a veces, en países atrasados con ordenamientos jurídicos deficientes, sus caprichos enajenados. Al permitir que se traigan al mundo a criaturas condenadas desde su mismo origen y bajo el martirio de los reproches morales y divinos, se ha coartado (al fin y por la fuerza) la sensata voluntad de abortar como derecho soberano e individual de las mujeres que comprenden que peores serán las consecuencias de un parto fatal o de una lesión psicológica irreversible, ya que no lograrían sobrellevar los traumas y frustraciones que genera tal imposición. Habrán estropeado entonces el futuro de una vida, restringiendo su libertad, arruinando su futuro y conculcando su menesterosa voluntad de no parir algo ajeno a ella misma. Esto es aún más condenable que el castigo impuesto a un criminal en su caso.

Antes de ser incongruente con su misma evolución, la ley debe mantener el respeto a la dignidad humana (a veces agraviada por falsos dogmas) y la irrestricta libertad individual conservando el aborto terapéutico, abierto, voluntario o clandestino, como lícito, y penando más bien a los que vayan o prediquen en contra de la libertad, la ley y la voluntad humana natural. En conclusión, el aborto es una necesidad humana, todo a fin de salvaguardar el decoro personal y la dignidad, así como la libertad y armonía social.

Pero es imperativo recalcarlo. Son harto conocidas las muertes de mujeres durante el periodo de gestación o en el mismo acto de dar a luz, o de jovencitas que caen en manos de aborteros ilegales para evitar la estigmatización social en países de atrasada legislación al respecto. Las noticias más extremas que nos han llegado tratan de niñas violadas o de impúberes preñadas por algún incesto o abuso intrafamiliar, o por algún ensayo o experimento, o por cualquier otro error o acto lesivo de la dignidad humana e irrespeto a la libertad. Mientras tanto las autoridades se debaten pública y extensamente entre si se arriesga la vida de la menor, o si se deja desarrollar o no el embrión, o si se estudian las posibles consecuencias... y conscientes de ello o aun previéndolo, dejan correr maliciosamente el tiempo entre debates e intrigas que la mayoría de veces terminan en un desenlace lamentable o con serias repercusiones psíquicas en perjuicio de la desafortunada joven o adolescente que se muestra impotente en un medio hostil de falsos valores, leyes deficientes y prejuicios sociales.

Todo como fruto podrido de las opresiones dogmáticas que mantienen abombados a los gobiernos, indiferentes a las instituciones y obcecadas las mentes de los políticos de frágil criterio y sin visión de la realidad. Pero de ello se place hondamente la curia y el arzobispado que flotan en el aire como buitres o aves de rapiña que esperan cebarse de los zombis paridos por los antiabortos dogmáticos.




Comentarios de nuestros lectores

DENICES OVIEDO
Tengo algunas dudas,
semilla=embrión humano
dignidad humana=licencia para matar
matar a un no nacido=rectificación de errores
no ver a un embrion humano= no existe
niño no nacido= inutil, incierto, inexistente
Si estamos ante una nueva definición de conceptos que me avisen . A veces me pregunto porque hay gente que le gusta comentar de todo sin saber nada.
Para esos tales pido sabiduría divina para que no parezcan necios y no sufran por el peso de sus palabras erróneas


MG
Cuando lleves una criatura en tu vientre hablamos ok? No digas tonterías sin antes haber sentido en tus entrañas a un ser tan lindo e indefenso como es tu propio hijo. Desde el momento de la concepción tenemos vida y tenemos un plan de Dios que cumplir. El mejor regalo es la vida y es el mayor milagro de amor que podemos darle a nuestros hijos es dejarlos nacer, ellos tienen derecho a nacer. Si tu mamá te hubiera abortado probablemente no hubiera tenido que leer semejante artículo.

camila
Estás bueno para crear ciencia ficción, tu novela se podría llamar "El Destino Fatal" donde nunca un ser concebido puede llegar a la vida y su único destino es la muerte, pero por si acaso vive, entonces lo abortamos; te imaginás cuantas barreras tuvistes que vencer para llegar a Nacer, tu vida entonces en un milagro.

Francisco E Marin SSS-666
Que sea Dios mismo y su nuevo pacto el que juzgue en este caso. Me remito a lo escrito en el evangelio de la incircuncision. En primera a los Corintios capitulo 10 y versiculo 23 dice: TODO ME ES LICITO, PERO NO TODO EDIFICA. Y en la misma carta capitulo 6 vers. 12 : TODAS LAS COSAS ME SON LICITAS, MAS NO TODAS CONVIENEN. Conclusion: Es licito el aborto, cuando este conviene. Bendecidos en el nombre de JESUCRISTO HOMBRE. OK ?

Waleska Rocha
Me parece maravilloso que haya hombres que piensen como usted. Ojalá y muchos seres humanos de esta tan maltratada sociedad, pensaran así. Creo que "otro gallo nos cantara" y nuestro país sería más desarrollado ( psicológicamente hablando) y con un alto nivel de vida.

Mercedes Alvarez
Estoy muy de acuerdo contigo, y todavia pienso que se debe reconsiderar esta ley,
Somos las mujeres las perjudicadas. Con la aprobacion de esta ley es un gran retroceso de nuestros logros como mujeres.
Si al aborto terapeutico.



imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»Hechos de una historia sumergida

»La información como necesidad del buen desempeño económico

»Eventos, incendios, mercados y la Ley 337

»Democracias oligárquicas

»El aborto terapéutico es necesario

»¿Cambiará la cultura del secretismo institucional?


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web