El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Miércoles 04 de Julio de 2007 - Edición 9658
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

El verdadero pensamiento democrático de Bolívar


Si bien el libertador Simón Bolívar dejó un fecundo legado de escritos políticos, su célebre “Discurso de Angostura” es el testimonio por antonomasia de su profunda vocación republicana y democrática. Es en este célebre texto, leído en la inauguración del Congreso reunido en Angostura el 15 de febrero de 1819, donde Bolívar nos expone con amplitud su ideario político.

Es interesante rescatar, de ese memorable discurso, algunas de las concepciones de Bolívar sobre la organización de un gobierno democrático, que impida la entronización de la tiranía, asegure el ejercicio de la autoridad y la libre participación de los ciudadanos en los asuntos públicos. Bolívar hace también acertadas advertencias sobre los vicios que hay que combatir para impedir que el funcionamiento de las instituciones democráticas se pervierta o deforme.

De ahí que en su discurso, Bolívar denuncie como el mayor peligro para la libertad y la democracia el continuismo y la concentración del poder de una sola persona. Dice Bolívar: “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se originan la usurpación y la tiranía”.

Congruente con lo anterior, Bolívar exclama: “Sólo la democracia, en mi concepto, es susceptible de una absoluta libertad”. Pasa luego revista sobre las distintas formas de gobierno que en el decurso de la historia han organizado las sociedades humanas, desde la democracia directa de Atenas hasta el sistema parlamentario inglés, para concluir que el mejor gobierno es aquel que logra el equilibrio entre los poderes del Estado. Pero Bolívar va más allá: ese equilibrio debe también propiciarse “entre las diferentes fracciones de que se compone nuestra sociedad”. Reconoce Bolívar que la democracia debe ser objeto del más cuidadoso celo, pues “ninguna forma de gobierno es tan débil como la democrática, su estructura debe ser de la mayor solidez; y sus instituciones consultarse para su estabilidad”.

En relación con la democracia directa ateniense, Bolívar advierte: “Atenas, la primera, nos da el ejemplo más brillante de una democracia absoluta, y al instante, la misma Atenas nos ofrece el ejemplo más melancólico de la extrema debilidad de esta especie de gobierno. El más sabio legislador de Grecia no vio conservar su República diez años, y sufrió la humillación de reconocer la insuficiencia de la democracia absoluta para regir ninguna especie de sociedad, ni aun la más culta, morígera y limitada, porque sólo brilla con relámpagos de libertad”.

Bolívar no sólo nos legó un brillante pensamiento político, sino ideas muy avanzadas sobre la educación y la ciencia, por las que tuvo gran estima. “El primer deber del gobierno --dice en el Decreto de Chuquisaca, 1825-- es dar educación al pueblo”, para luego afirmar categóricamente “que la salud de una República depende de la moral que por la educación adquieren los ciudadanos en su infancia”. “Las ciencias, afirmó hacia el año 1815, han inmortalizado siempre a los países donde han florecido”.

“Sembrador de luces”, como le llama uno de sus biógrafos, “prodigaba a todo su cuidado esmerado. Él araba con igual entusiasmo en todos los campos”.

El genio de Bolívar ha merecido el reconocimiento de los pensadores más ilustres de nuestra América. Nuestro Rubén Darío, a los 18 años, expresó su admiración en un extraordinario ensayo sobre “Bolívar y sus cantores”, publicado en “El Porvenir de Nicaragua” (19 de julio de 1885), de donde reproducimos el párrafo inicial: “En la historia de la humanidad no hay figura que pueda superar a la de Bolívar. Probo y abnegado como Arístides, recto y noble como Felipe, valeroso y ardiente como César, en él se encarnan todas las grandes virtudes cívicas y todos los sublimes entusiasmos del patriotismo”.

El auténtico pensamiento bolivariano sigue vigente. Así nos lo dijo José Martí: “¡Pero así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el inca al lado y el haz de banderas a los pies; así está él, calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar tiene que hacer en América todavía!”
Que no se deforme tan precioso legado ni se utilice su verdadero pensamiento para justificar formas autocráticas de gobierno, que pongan en peligro o atenten contra los principios democráticos, a los que Bolívar consagró su vida. Podríamos decir que nadie como él estaba tan plenamente convencido que, parafraseando a Luis Coloma, “por las calles del autoritarismo se llega a la plaza de la dictadura”.

Managua, julio de 2007.




Comentarios de nuestros lectores

Carlos Alvarado
El pensamiento de Bolivar ha sido ausadio por la s oligarquia. No hay democracia ni libertad con ideas y retratos. Bolivar tiene que ser la reforma economica y social. Tiene que ser empleo y trabajo. Chavez es el unico con la regresado a la vida..


imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»La fórmula para la prosperidad en Nicaragua

»El verdadero pensamiento democrático de Bolívar

»La familia de las joyas

»Democracia Cristiana Nicaragüense cumple 50 años

»El Che, militante de la justicia


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web