El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Sábado 14 de Julio de 2007 - Edición 9668
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Nuestro idioma al día

Uso de los regionalismos y sus riesgos


Como se sabe, la mayoría de las palabras son polisémicas, y no siempre se conocen los diversos usos dialectales. Pendejo, según parece, nos viene del latín y tiene un significado que ni siquiera imaginamos: “Pelo que nace en el pubis y en la ingle”. Pero el pendejo propiamente nicaragüense se parece un poco al tico (torpe o poco hábil) y al ecuatoriano (tímido): ¡No seás pendeja, Maclovia, si no te va a pasar nada! En España, en cambio, usted no puede decirle tan fácilmente pendeja a una dama, porque le está diciendo que es una sinvergüenza, de vida licenciosa. Un argentino o un uruguayo nos pregunta en casa si nuestros hijos ya son pendejos (adolescentes). Pero un pendejo de marca mayor lo encontramos en Perú: persona astuta, taimada.

Un boludo en Nicaragua es un tipo que tiene las gónadas grandes y pesadas, un haragán, que apenas levanta los zapatos para caminar. En cambio, en Cuba es el calzado de puntera redonda. En México debemos tener cuidado, por humanidad, pues un boludo es un pobre hombre con protuberancias. En Uruguay podemos presenciar un juego de fútbol entre boludos (jóvenes); y en El Salvador podemos conversar, de pura casualidad, con un boludo de peso completo: un adinerado.

La papaya es un exquisito fruto del papayo. En nuestro país tiene también una connotación sexual: órgano sexual de la mujer. Pero no se siente tan fuerte como en Cuba, en donde lo sustituyen por fruta bomba. Sin embargo, escuchar a una joven colombiana decir que le va a dar papaya a su enamorado, no se sorprenda: simplemente, quiere darle una oportunidad, aunque no sabemos qué.

Si usted es aficionado a las aves, pero no de corral, como los pájaros de cualquier tipo, tenga cuidado porque en Costa Rica pájaro es un hombre homosexual, y en Guatemala y Venezuela llaman pájaro al miembro viril.

Una polla es una gallina nueva; de ahí lo de ‘mujer joven’. En El Salvador significa ‘esputo’ (pollo, en Nicaragua). En Ecuador, polla es el papelito lleno de apuntes que el estudiante esconde para usar durante el examen (la piedra de los estudiantes nicas y la chuleta de los españoles. Los mexicanos llaman polla a una bebida con leche, huevos, canela y licor (el ponche nuestro). En Nicaragua una polla es la novia; y aunque tiene una connotación sexual (pene), no tiene la fuerza semántica del uso peninsular. Por eso, si usted oye en España decir comer la polla, no piense en un asado de pollo, pues significa la estimulación bucal del miembro viril.

Chingada es un sustantivo que en Nicaragua se usa sobre todo en construcciones fraseológicas: este reloj anda por la chingada (marcando la hora alocadamente); esta raya te quedó por la chingada (torcida); la novia lo mandó a la chingada (cortó relaciones sentimentales); este tipo piensa por la chingada (tiene ideas desacertadas); vive por la chingada (lejos). En México, chingada es ‘prostituta’, y un desagrado lo matizan con la expresión “a la chingada”. En España no se emplea este término, pero si una persona oye decir ‘hijo de la gran chingada’, es exactamente como ‘hijo de la Gran Bretaña’, es decir ‘hijo de la gran p…’
Del chibcha nos vino la voz chivo, la cría macho de la cabra; de ahí el cabrón de los cubanos, uruguayos y venezolanos. En la jerga de los estudiantes guatemaltecos se llama chivo así al papelito con los apuntes para usarlo subrepticiamente en los exámenes. En Cuba llaman chivo también a la bicicleta, y a un fraude, una malversación, un negocio ilícito. Entre salvadoreños, es un juego de dados. En el nivel popular de Nicaragua significa ‘hombre que convive con una prostituta’. Ahora bien, si usted es un hombre de gran prestigio, un venezolano se lo diría en su lengua con deferencia y especial amabilidad: ¡Usted es un gran chivo!
Culillo en nuestro país --como en los demás países centroamericanos, así como en Colombia, Ecuador, Puerto Rico y Venezuela-- significa ‘miedo, temor’. También lo empleamos con el significado de ‘preocupación, inquietud’: ¡Ya dejate de culillos…! En Cuba se usa como sinónimo de ‘prisa, impaciencia’; y en República Dominicana denota ‘rabia, ira, enojo’. No se conoce en España este término, pero si un cubano o un dominicano le dice a una española ‘me preocupa tu culillo”, ella entenderá quizá que se refiere al fundillo de los nicas, mexicanos y venezolanos. Lo que en nuestro país se le llama también chiquito. O, para decirlo de otra manera: ¡Ya me duele el chiquito de estar sólo sentado!

rmatuslazo@cablenet.com.ni




Comentarios de nuestros lectores

Solón Cuadra
Prosigamos con el interesante tema: En Venezuela "cuchara" es vagina. Cuidado con hacerle un cumplido al buen sabor, a la buena comida, porque entre nosotros los nicaragüenses, acostumbramos elogiar con la expresión: "Que buena cuchara tiene usted señora! Así es el idioma, por ese motivo cuando uno llega a otro país, lo primero que debe preguntar es: Cómo llaman a la pupusa, la papaya, el bate, la fornicación, etc. Así prevenimos. Entendieron, Cervantinos, Gongorianos.

Solón Cuadra
Así es, mucho cuidado con lo de aquí y con lo de allá. En el uso nuestro, Pipito entiéndese como amigo íntimo. También, es sinónimo de niñito tierno. En Venezuela un "Pipito" es aquel con el falo diminuto. Los mexicanos llaman chamarra a lo que nosotros nombramos Chaqueta; pero, decirle a un comerciante de ropa en México, pásame o dame una Chaqueta, lo tomaría como insulto, porque Chaqueta entre ellos significa masturbar. Los giros de la lengua. Vale.


imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»El guerrero de escritorio

»Pánico escénico

»Pobres y pequeños

»Uso de los regionalismos y sus riesgos

»¿En el mismo tren?

»Feminismo de opereta


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web