El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Domingo 02 de Septiembre de 2007 - Edición 9718
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

El jonrón más largo


El jonrón más largo - Foto
Babe Ruth haciendo historia

Baseball Diggest
¿Cuál es el jonrón más largo que se haya visto? Ése es un tema para agotar discusiones porque resulta inevitable penetrar al terreno de la subjetividad. ¿Cuántos han sido testigos de todos los grandes jonrones a ser considerados? No existe cronista, y en aquellos tiempos, no se contaban con vídeos y computadoras.

Para mí fue el batazo de Harmon Killebrew sobre el techo del left field en el Tigre Stadium, en 1962. Solamente dos jugadores la han puesto sobre el techo del left, Killebrew y Frank Howard.

El de Killebrew se fue justo sobre la línea, dio dos bounces en el techo y
desapareció.

El de Howard se fue aún más largo, pero yo no estaba en el parque para verlo. Ocurrió en 1968 y los periódicos estaban en huelga, así que pocos de nosotros destacábamos los juegos.

Howard conectó el suyo en el techo del left-center field, y aquellos que vieron ambos batazos insisten en que el de Howard se fue más largo. Sin argumento. Las historias de jonrones son como los cuentos increíbles. Mientras más los dices, más lo creen.

Es casi imposible juzgar las distancias de los jonrones. Algunos tienen la altura y parecen ir muy lejos, porque pasan encima de todos y desaparecen. Sólo con una medición precisa se puede establecer el verdadero alcance de un batazo.

Hay batazos que salen como si fueran cañonazos, pero éstos podrían destruirse contra alguna obstrucción y no se puede decir lo lejos que podrían haberse ido.

Kirk Gibson sacó uno en Detroit. Pasó sobre todo en el rigth y descendió en un cercado de madera al otro lado de la calle. Lo calcularon a 540 pies, que es una tremenda distancia, como la alcanzada por el batazo de Andrés Galárraga en el estadio de los Marlins de Miami.

Al día siguiente, un cronista deportivo local decía que el batazo de Gibson viajó 600 pies. Una vez hice cierta investigación sobre los jonrones largos y el más largo que pude encontrar en Detroit fue un batazo de 620 pies de Babe Ruth en 1926.

Lo hizo contra un pitcher llamado Lil Stoner. Babe dirigió la bola sobre la barda del right center field (no tenían gradas ahí en esos días) y la bola descendió en la mitad de la calle. La historia del Detroit News y Detroit Press coincidieron en que la bola viajó 620 pies. HG Salsinger, editor de deportes del News, también reportó que la bola rodó otros 180 pies hacia la esquina de Cherry Street, donde un chico la recogió y la trajo de nuevo al parque.

Así que, con este cómputo, la bola viajó un total de 800 pies, aunque se pudo llegar a esa distancia por no encontrar obstrucción. Norm Cash conectó una pelota sobre el techo del rigth field de Detroit, mientras Mickey Mantle lo hizo tres veces. Todos los batazos fueron impresionantes. En cierta ocasión, Cash conectó uno inmenso contra los Angelinos en el primer juego de un doble encuentro. La bola chocó con un camión de remolque de la Policía parqueado en la calle.

El primer batazo de Mantle sobre el techo en Detroit ocurrió en 1956. La bola dio un bount en el techo del rigth-center y se perdió de vista. Era solamente la segunda vez que alguien había puesto uno ahí, desde el primero de Ted Williams en 1939.

De Mantle hay una historia siempre perdurable sobre el jonrón bateado a Pedro Ramos en Yanqui Stadium, que estuvo a punto de ir a la calle, pero rebotó en la cornisa del tercer piso. No se recuerda otro batazo tan impactante por su longitud en el gran estadio de Nueva York.

El poder de Mantle a los dos lados provocó siempre una gran admiración y eso explica el favoritismo que mostró el público cuando se trenzó con su compañero Roger Maris en una batalla jonrón por jonrón durante el cierre de 1961 antes de ceder por estar severamente golpeado.




imprimir imprimir  email enviar
Deportes

»“Creo en mi pitcheo”

»Buchholz pinta su Mona Lisa

»Tiburones a un paso

»“Padilla se trabó”

»El jonrón más largo

»Pedro… ¿abrirá mañana?

»¡Cómo peleó el Masatepe!

»Eliminan a Sharapova

»Gay, tres oros

»Liverpool feroz


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web