El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Viernes 14 de Septiembre de 2007 - Edición 9730
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Tomas Martínez, primer presidente constitucional de la República


La guerra contra William Walker dejó un resultado positivo para Nicaragua, un pacto providencial entre los dos partidos que habían provocado su ingreso al país: Liberal y Conservador, que propició la creación de una Junta de Gobierno integrada por los dos caudillos visibles y sobrevivientes de las jornadas militares antifilibusteras: Máximo Jerez y Tomás Martínez.

A su vez, se creó una Asamblea Nacional Constituyente que redactó una nueva Constitución Política y fue promulgada en 1858. Esta Constitución derogó la anterior, la de 1838, y no otra que no podía existir... la de 1854, diseñada por don Fruto Chamorro, pero nunca nacida. De tal manera que desde un punto de vista estrictamente jurídico, la República de Nicaragua inició su vida constitucional en 1858, siendo designado para ocupar el cargo de presidente de la República de Nicaragua el general don Tomás Martínez.

Antes de 1858 no había República, ni presidente de la República, sino Estado con jefe de Estado entre 1825 y 1838; y directores supremos del Estado ente 1838 y 1854. Aquellos que ostentaron el cargo de presidente de la República en los años de 1855 a 1857, basados en la non nata Constitución de Fruto Chamorro, de 1854, nunca lo fueron, porque nunca estuvo vigente, ni fue reconocida por la oposición liberal. Fue la causa de la guerra civil de 1855, que culminó con la guerra nacional contra William Walker en 1856-57.

Es decir, el problema que algunos se han ocasionado con el tema de que si Walker fue presidente de Nicaragua o no es inútil, pues Walker no pudo ser presidente de una República que no existía, como tampoco lo fue Fruto Chamorro, ni Patricio Rivas. En virtud de la verdad histórica, el primer presidente constitucional de la República de Nicaragua fue el general don Tomás Martínez y así sucesivamente hasta nuestros días.

La razón por la que la historiografía nicaragüense no le ha dado el mérito a Martínez fue por su traición a los principios constitucionales, cuando en 1869 se alió con Máximo Jerez e intentó derrocar por la vía del golpe militar al presidente constitucional don Fernando Guzmán, quien sin ser un caudillo militar como los dos generales golpistas les propinó tremenda paliza en la Meseta de los Pueblos (Niquinohomo) en octubre de 1869, obligándolos posteriormente a rendirse.

Por esa razón, el historiador Arturo Cruz S. ha calificado al presidente Guzmán como el padre de la república conservadora, pues su antecesor Tomás Martínez, además de intentar darle golpe militar aliado con los liberales, había cometido el exceso de reelección para un segundo período entre 1863 y 1866, contradiciendo el espíritu constitucional de la no reelección consagrada en sus letras.

Con todo, y a pesar del entusiasmo de Cruz por la paternidad responsable de Guzmán, del período tradicionalmente nombrado como “los 30 años de Gobierno Conservador”, y de los errores cometidos por el patriarca Martínez en 1863 y 1869, corresponde a él la honra de haber sido el primer presidente constitucional de la República de Nicaragua, reconocido por los dos partidos políticos: Liberal y Conservador en 1859.


*Historiador




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»20 años de huracanes y las lecciones no aprendidas en Nicaragua

»Las Educadoras Comunitarias, reserva moral de nuestra Educación

»Tomas Martínez, primer presidente constitucional de la República

»Pobrecitos nuestros hermanos costeños

»El Jesús católico

»Solidaridad entre hermanos y demandas a la clase política

»Sucesos departamentales


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web