El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Domingo 16 de Diciembre de 2007 - Edición 9822
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Marina Cárdenas, “La Gordita de Oro”

Voz y armonía forjadas en el puro pueblo

Voz y armonía forjadas en el puro pueblo - Foto
Marina Cárdenas

Edgard Barberena S.


Nació en La Tejera, hizo su primaria en el Colegio “Evita Perón”, y lamenta no haber estudiado una carrera universitaria porque antes de los 15 años de edad descubrió el talento que trajo al nacer: una voz privilegiada para el canto.

Este personaje es Marina Cárdenas, concejal de de Managua, a quien en los años 60 Luis Méndez de la Rocha bautizó como “La Gordita de Oro”.

Encontramos a Marina en su casa en el barrio Los Ángeles, cantándole a la Purísima Concepción de María a las 12 del día del pasado 8 de diciembre.

Nació el 26 de diciembre de 1946. Sus padres fueron Enrique Cárdenas Baltodano y Victoria Espinales Gámez. De La Tejera salió a los 36 años, para llegar al barrio Los Ángeles, donde reside ahora

A los 12 años descubrió su talento

“No seguí los estudios porque me interesó más la música”, dice Marina, quien definió esa decisión como “brutalidad de los jóvenes, aunque no me siento defraudada de la vida porque Dios me ha bendecido, ya que me ha dado para mí y para ayudar a muchas personas”.

En la escuela “Evita Perón” la ponían a cantar en las pastorelas. En esa ocasión la dirigía el profesor de canto y música José Santamaría. “Era él (profesor) quien me decía que tenía una voz muy linda y que cantaba bien”, recuerda doña Marina.

El “gusanito” que le hizo olvidarse de los estudios para irse por el canto, fue su llegada a un programa de Radio Managua, donde primeramente se inclinaba por el baile y donde ganó muchos premios.

Alguien le dijo que en otra radio había un programa para aficionados. Fue el programa que tuvo Gustavo Latino. Para entonces Marina tenía 18 años. En su primera prueba de “fuego” la acompañó a cantar un gran guitarrista.

Éste, después de escucharla, le dijo que por qué iba a un programa de aficionados si ella era una profesional. “Yo le dije que no era una profesional, sino que es la primera vez que vengo a esta radio”. Fue ahí donde comenzó a dar sus primeros pinitos, y después pasó a Nuevos Valores de Radio Mundial, con Luis Méndez.

¿Por qué Luis Méndez la bautizó como “La Gordita de Oro”?
Recuerda doña Marina que Méndez, en 1967, para bautizarla como es conocida en los círculos del canto, le dijo: “Si en Puerto Rico está la Mirtha Silva, la gorda de oro de ese país, ¿por qué nosotros (los nicaragüenses) no vamos a tener nuestra Gordita de Oro?”.

Así, Méndez comenzó a promover a Marina a cantar en los night club de la época, así como en teatros en los departamentos, y posteriormente en la televisión, por lo que ahora sostiene que “Luis Méndez y Gustavo Latino me hicieron artista, y tiempos como esos ya no volverán a Nicaragua”

Despues de titularse profesional del canto

Una vez que Marina se graduó de profesional del canto en la universidad de la vida, Luis Méndez le dijo que ahora tenía que ir a actuar adonde la llamaran. En esa época, los otros elementos del canto que se forjaron junto a Marina los enviaron al Club Versalles, a otro al 113-Pub y a otros centros nocturnos elegantes.

A Marina la enviaron a un lugar que se llamó “El Pígalle”, que estuvo detrás del Cine Margot. Ahí la “Gordita de Oro” adquirió otras experiencias “porque trabajé con muchas bailarinas y cantantes internacionales”. Conoció al cantante español Marcel Garzó, que la apoyó mucho.

Ahí conoció al maestro de música, el panameño Joaquín Mora, quien le enseñó otras técnicas del canto.

Marina rechaza la división que algunos han pretendido en darle a los cantantes: A, B y C, “porque a mí lo mismo me da irle a cantar a un Presidente de la República o a una niña que vive en la extrema pobreza en la costa del Lago de Managua

Me siento igual”.

“Siempre hay que recordar que hay que ver para atrás, de dónde venimos”, sostiene la concejal, que también pasó por el Casino Olímpico de Moncho Bonilla, por la Tortuga Morada, el Golden Gate, el Club Plaza y al Sapo Triste, entre otros.

“Nos pagaban bien, pero en el tiempo que estábamos era dinero, nos daban 100 córdobas por cantar una noche, no sabíamos cobrar y es la fecha y no sabemos cobrar”, dijo

Agradecida de Dios

“Estoy agradecida de Dios y nunca tendré con qué pagarle a los periodistas, dueños de radios y televisión que me ayudaron en proyectarme”.

Cárdenas dice que “no tuve que salir de mi país para triunfar, siento que he triunfado en Nicaragua, soy persona reconocida y respetada porque el pueblo me ha dado mi lugar”.

Jamás le faltaron el respeto cuando trabajó cantando en centros nocturnos, ni los dueños de esos centros, ni ningún periodista o dueño de una radio. En la calle, a Marina la gente le dice amablemente: “Adiós Gordita de Oro”, por lo que “siento que soy grande en mi país”

Los cariños de madre

Doña Marina tiene muy fresco en su mente el amor que su madre le dio, y “cuando ella me miraba que trabajaba mucho me decía: ‘Te voy a regalar un perfume que te ganaste’”.

Pero después vino lo duro que todo ser humano enfrenta, su progenitora pasó a la transición hace seis años, y “así he ido luchando, dándole gracias a Dios hasta donde estoy”.

Para sobrevivir, antes de ser concejal, Marina no se durmió en sus laureles, porque primero puso una ventecita en su casa y estudió belleza.

Después del terremoto del 72 puso una pulpería, porque del canto nadie puede vivir en este país en las actuales condiciones. Marina, en sus tiempos dorados, ganó bastante plata cantando, porque hasta la venían a traer en avioneta de Costa Rica para hacer presentaciones en San José. Esas actuaciones fueron en el hotel Irazú, donde permanecía hasta dos meses, para regresar a Managua con 4 mil dólares en su bolsa.

Llegó a tener tres vehículos en la ruta 159, “pero por la mala cabeza de mi ex esposo perdimos la ruta y desaparecieron los vehículos, y esa fue una parte de la fortuna que perdimos los dos”.

Después de separada de su marido, “comencé una vida nueva a partir de los 36 años, y me sentía como cuando una palomita toma a su cría, se la pone entre las alas, vuela y la suelta para que aprenda a volar, y a mí no me habían enseñado a volar”.

También subsistió con un cafetín en su casa, y llegó a vender hasta 50 cajillas de cervezas a la semana, además que vendía cócteles de conchas y chacalines, hacía sopa los lunes y viernes, “pero de pronto le dije a un sobrino: ‘Levantá todas esas mesas, quitá ese bar y esto se termina ya’”.

“No sé por qué hice eso. No sé si fue locura, pero de la noche a la mañana quité todo y me quedé sólo a trabajar con la música”, dice doña Marina, la que luego aterrizó en el cargo que ocupa ahora.

Recuerda que una mañana la periodista Marlen Chow llegó a su casa a decirle: “Marina, lanzate como concejal para Managua, vos podés”, y yo le decía: ‘No se’, pero al pasar los años también decidió de pronto (así como cerró el bar) postularse como concejal en la boleta del FSLN, y llegó a obtener los votos para ocupar el escaño.


¿Los sueños revelarán mensajes para el futuro?
La interrogante de si los sueños revelan mensajes de futuro parece acertada para Marina, porque antes de llegar a ocupar el escaño en el Concejo de Managua, soñó varias veces que subía escaleras que iban para el cielo, y “yo decía, ¿será que me voy a morir o que me va a pasar algo?, pero a los amigos que le platicaba esos sueños me decían: ‘No, esos son triunfos’”

Experiencias en la comuna

La Alcaldía también se le vino a convertir en otro “posgrado” de la “universidad de la vida”, y ahí se ha dado cuenta de la gran cantidad de cosas que hay que resolver en la comuna.

Ella forma parte de las comisiones de Asuntos Sociales y del Medio Ambiente del Concejo.

“Me siento feliz de darle a la gente lo que ellos me llegan a solicitar a la Alcaldía”, dice doña Marina

Grabaciones que ha hecho en su vida

Sobre las grabaciones que ha hecho, Marina recuerda a su compadre Carlos Mejía Godoy, a quien le grabó la canción “La minifalda”. Después le grabó a William Bendeck el tema “Bienvenido a Nicaragua”.

A Roger Fisher le grabó cuatro temas. A Costa Rica viajó a grabarle dos temas a Ricardo Acosta, quien en los años 70 lideró el grupo Los Gatos. Los temas que Marina le grabó fueron “Vuelve porque te quiero” y “Apenas”.

En la década de los ochenta grabó “La gloria eres tú”, con el entonces Sistema Sandinista de Televisión. Posteriormente grabó un sencillo con el que la apoyaron muchas personas. Un segundo CD lo grabó en 2000 con Jacinto Acosta, Gerente de la Discoteca Juvenil

Al mundo venimos a cosechar amistades

A Marina no le importa que una grabación de ella venda 50,000 copias como hacen ahora algunos grupos internacionales. “A mí lo que me interesa es que mi voz prevalezca en el pueblo, porque yo canto con el corazón para el pueblo”.

“Al mundo venimos a cosechar amistades y no enemigos, todos los que venimos a este mundo somos ángeles, pero existimos ángeles buenos y malos. Dejemos a un lado los malos y continuemos con los buenos, y sigamos cosechando amistades y amor”, dice Marina.




imprimir imprimir  email enviar
Nacionales

»Golpe a la Policía

»Ortega podría ser declarado incapaz

»Voz y armonía forjadas en el puro pueblo

»“Notificación a Alemán es correcta”

»Suspenden invasión reggaeton

»Temblor de 4.6 Richter

»“Pocas veces se degradó tanto Estado de Derecho”


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web