El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 03 de Marzo de 2008 - Edición 9898
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Hablemos de Abuso Sexual

La Violencia desde la perspectiva del enfoque de Derechos Humanos


El papel de la Sociedad Civil es Contribuir a la aplicación de una política pública de prevención de violencia, para visibilizar, denunciar, sensibilizar y educar a nuestra sociedad sobre la importancia de prevenir la violencia, que actualmente está matando a cientos de mujeres, niñas, niños y adolescentes, acabando con su integridad física, moral y emocional, exponiéndolas a vejámenes, humillaciones y escarnio, situación que cuestiona a una sociedad moderna y al Estado social de derecho que debe garantizar el bienestar de sus habitantes.

Desde la perspectiva del enfoque de derechos, la violencia es el poco o nada de reconocimiento social y político de principios de equidad, igualdad, respeto hacia las mujeres, niñas, niños y adolescentes. Es no reconocer que la violencia es una realidad de salud pública y como tal los gobiernos deben abordar desde una visión integral que garantice el establecimiento de políticas y mecanismos de prevención, atención y detección de cualquier forma de violencia.

Es la generación de una política educativa y de empleo que asegure la estabilidad económica, emocional, física y social de las mujeres, niñas, niños y adolescentes que promueva su desarrollo humano y el de su familia. Es el respeto al estado laico que establece y aplica leyes que protegen su vida, cuando ésta corre peligro.

La violencia no es más que la reproducción cotidiana, de referentes conceptuales obsoletos, que practican los habitantes de una sociedad con un modelo económico político y social excluyente, patriarcal y machista, que ha contribuido a la construcción de una realidad histórica, que ha negado a las mujeres, a la niñez y adolescencia el derecho a ser personas sujetas sociales y de derechos, respetadas y reconocidas como tal.

En el actual modelo de sociedad que tenemos se reconoce en el Marco jurídico Constitucional: El estado de Derecho, la equidad, la igualdad, la justicia social y la protección, no obstante, el sistema político no contribuye a la obtención y creación de un nuevo modelo basado en relaciones de equidad, respeto y justicia, más bien, solapa y soslaya la realidad y crueldad de violencia que viven cientos de miles de mujeres, niñas, niños y adolescentes en Nicaragua.

La violencia no es un fenómeno aislado, sus raíces más profundas se encuentran ligadas al modelo patriarcal, el cual reproduce de forma cotidiana antivalores, que no respetan el Estado de derecho ni la Constitución, por el contrario, se dispone a obstaculizar los avances que se pueden ir obteniendo en la práctica cotidiana y en la Ley.

Las organizaciones de la sociedad civil hemos aportado e invertido durante más de 15 años, a la construcción de nuevos paradigmas que dan la pauta para la construcción de una nueva cultura, basada en el respeto y la equidad entre los seres humanos. Disponiendo recursos económicos, para la prevención de la violencia, capacitando y acompañando a las sobrevivientes de violencia.

Hemos aportado a la elaboración de metodologías de atención psicosocial para la recuperación emocional de las personas víctimas de violencia; hemos sistematizado experiencias de organizaciones que han contribuido a visibilizar la violencia para denunciar y demandar aplicación de justicia.

Trabajamos en la elaboración de estudios, sobre el perfil de los violadores y abusadores sexuales, estudiamos las caudas y efectos de la violencia, hemos compartido en éstos más de 15 años con las instituciones del Estado los estudios y propuestas que nos encaminen a superar este flagelo que está matando a las mujeres, niñas, niños y adolescentes de forma cotidiana.

Al Estado le corresponde procurar el consenso de la sociedad para una política pública que garantice la vida, el bienestar de sus habitantes y en especial programar los recursos presupuestarios para prevenir la violencia; aplicar justicia no como ha sucedido hasta hoy, en donde la actual clase política integrada en los Poderes del Estado responde a una ideología política o religiosa, que lucha porque se mantenga el yugo a las mujeres, niñas, niños y adolescentes.

*Movimiento contra el Abuso Sexual
Hablemosde.abusosexual@gmail.com




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»El draconiano proyecto de ley “uso responsable del servicio de energía eléctrica”

»Devolvamos los huesos de Pedrarias Dávila a España

»La Violencia desde la perspectiva del enfoque de Derechos Humanos

»¿Encarna Obama la nueva Imagen del Imperio?

»Remesas familiares: un aporte extraordinario a la economía del país

»Alexis, nominaciones y democracia en FSLN


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web