El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 17 de Abril de 2008 - Edición 9939
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Retahíla de críticas sin sentido


Un supuesto ideólogo de “izquierda”, de esos que jamás condenan el capitalismo de Manuel Ignacio Lacayo, ni de Eduardo Montealegre, pero “sí satanizan el de Bayardo Arce, nos sale con el disco rallado de atacar obsesivamente al Frente Sandinista de Liberación Nacional, sin aportar nada al análisis de la realidad nacional e internacional. (ver artículo “Capitalistas y proletarios sandinistas”, EL NUEVO DIARIO, 15 de abril de 2008).

Utilizando una demagogia barata, combinada con una amarga verborrea seudorevolucionaria, el articulista en mención llama “mito” a la identidad del Sandinismo y al triunfo revolucionario del 79 “que aglutina grupos sociales más para defenderse que para estudiar y superar las concepciones y actuaciones de la política nacional”
Si la Revolución triunfante del 79 hubiera sido un mito, como asegura el ideólogo de marras, la potencia más grande de la tierra en toda la historia de la humanidad jamás se hubiera ocupado de ella.

Si el Frente Sandinista y la gigantesca ola de solidaridad internacional que generó hubieran sido un mito, Nicaragua no hubiera sido objeto de la visita de 98 mil ciudadanos norteamericanos que durante diez años vinieron a observar “in situ” el esfuerzo de cuatro millones de campesinos por transformar la oscurana en claridad.

Irónicamente, el analista anti FSLN admite que la identidad sandinista está basada en “fe y sacrificio”. Nada más acertado, el verdadero militante Sandinista cree en la utopía de la redención de los oprimidos y en la liberación de los pobres a pesar de las burlas y groserías del susodicho.

Fue esa fe en la victoria del pueblo la que llevó a miles de militantes sandinistas a ofrendar sus vidas “para defenderse” de la más bárbara, la más inmoral, la más ilegal y la más prolongada guerra de agresión que Nicaragua haya sufrido jamás en toda su historia.

Quienes verdaderamente se adaptaron al neoliberalismo fueron los que llevaron de candidato durante las pasadas elecciones presidenciales a un burócrata del Banco Mundial, un soberano desconocido para las masas populares, cuyo discurso consistía más en ataques al FSLN que en una esperanza para las mayorías.

Quienes consideraron “el pragmatismo un método superior para sobrevivir y capitalizarse” fueron quienes contemplaron llevar como fórmula presidencial a un millonario de quien falsamente dijeron fue “podado” en la cárcel y a quien pretendieron convertir en “el primer reo político del gobierno de Daniel Ortega.”
Mientras el analista de “izquierda” dice que “La única opción que tenía la dirigencia capitalista en el FSLN fue mercadear” la derecha neosomociana y neoliberal, a la cual jamás critica el ideólogo, despotrica diciendo que el FSLN se dedicó a poner barricadas, “a gobernar desde abajo” y que no dejaba gobernar a la señora Chamorro.

Curiosamente el sector “Sandinoide rescatista” es hoy el furgón de cola de la llamada ridículamente “Democracia de libre mercado.” Según el discurso de las autoapodadas “Fuerzas Democráticas”, los Sandinistas no creen en la libertad y la democracia. Por supuesto que se refieren a la libertad del mercado expoliador y la democracia de las empresas especuladoras, no a la libertad y democracia de los lustradores o las tortilleras.

El FSLN es vilipendiado por la derecha provinciana, conservadora, ultraclerical y dependiente del neoliberalismo, por no estar suficientemente a favor del “mercado libre”, mientras los genios del “rescate sandinista” condenan al FSLN por supuestamente ser capitalista.

En el FSLN, como el mayor y mejor organizado partido político de Nicaragua hay de todo, cristianos, ateos, empresarios, campesinos, mujeres, obreros sin preparación académica (pero con una impresionante claridad política) e intelectuales graduados de las más prestigiadas universidades europeas. Es la tienda de campaña o carpa política más amplia de la sociedad nicaragüense.

Huérfano de creatividad, el articulista anti FSLN se auxilia de la vieja y gastada muletilla de la derecha a ultranza, “el fin justifica los medios” que siempre aplican absurda y antojadizamente a la izquierda.

Con cifras avaladas por observadores internacionales de la ONU, la OEA, el Centro Carter y reconocidas por los candidatos de la oligarquía y la burguesía, los resultados electorales indican que el FSLN resultó ganador porque sacó mayoría de votos, por más que el analista le llame minoría.

Para este gobierno los pobres son prioridad. Es entendible que los millonarios odien esa “lógica de las mayorías”. ¿Pero cómo se entiende la burla y el menosprecio de este ideólogo de izquierda al calificar los programas oficiales “espectáculo gubernamental con los pobres?”
Los planes profesionalmente diseñados para combatir la pobreza son descartados por este “Espartaco” rescatista sandinoide, como “diseño oegenesco” curioso, acuñamiento que omite que las ONG son una realidad en todo el tercer mundo, pese a que algunas son de derecha.

El espacio no da para agotar el análisis de esta retahíla de críticas sin sentido ni equilibrio. Lejos de aportar al análisis de la realidad nacional, lejos de contribuir a la solución de los graves problemas nacionales, agudizados por la profunda crisis cíclica del capitalismo mundial, el articulista anti FSLN parece más interesado en desahogar resentimientos y despechos que nada tienen que ver con los sueños y aspiraciones de las mayorías empobrecidas de Nicaragua.


Caescorcia@aol.com




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»FIDEL, LA ÉTICA Y NOSOTROS

»Hasta cuándo

»Retahíla de críticas sin sentido

»Los problemas en la Costa deben ser resueltos por los costeños y costeñas

»Importancia del Libro como bien cultural

»La responsabilidad penal médica

»Juventud y democracia


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web