El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 14 de Agosto de 2008 - Edición 10
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Importancia de la Inversión Extranjera Directa (IED)


Se puede observar con mucho optimismo que la agencia Pro- Nicaragua, entidad encargada de promover la inversión extranjera en nuestro país, está desarrollando importantes esfuerzos por atraer inversión, sobre todo la Inversión Extranjera Directa (IED), que es un tipo de inversión de largo plazo, generadora de empleo productivo.

¿Y por qué es importante la IED? Como es sabido, Nicaragua, al igual que otros países pobres, tiene tasas casi inexistentes de ahorro, y por lo tanto mucha incapacidad para generar inversión interna. Lo anterior dificulta el proceso de acumulación de capital, cuya manifestación más evidente es un crecimiento lento del Producto Interno Bruto (PIB), y siendo este indicador un importante factor de lucha contra la pobreza, atraer inversión extranjera es una tarea de primer orden.

El enfoque de la política económica del presidente Ortega tiene una definición categórica de lucha contra la pobreza, y aunque su plataforma filosófica no nos deja muy claro cuál es su tendencia ideológica y su posición de clases, existen evidencias irrefutables que su opción de política es la inmensa mayoría marginada y excluida de forma estructural y permanente del mercado de trabajo, que la ortodoxia económica generó durante dieciséis años.

¿Qué tipo de inversión es necesaria atraer para resolver los problemas de corto, mediano y largo plazo?
Uno de los grandes atractores de Inversión Extranjera Directa (IED) es la educación. Los países atractores de IED intensiva en tecnología son aquellos cuyo promedio de educación supera los doce grados.

Nicaragua aún no supera los cinco grados, por lo que el país posee una mano de obra joven no calificada y abundante, que se ajusta al régimen de zonas francas. En esta perspectiva, aún cuando el “régimen de zonas francas” es antipopular por las condiciones de hiper-explotación del trabajo asalariado, la economía necesita atraer este tipo de inversión para emplear a miles de jóvenes casi analfabetas que necesitan de un ingreso para poder sobrevivir.

Las políticas de promoción y atracción de IED deben ser consistentes con la estructura industrial o de servicios que tiene el país, porque la atracción de este tipo de inversión debe, en la medida de lo posible, “enchufarse” de manera horizontal con los cluster nacionales en la cúspide de la cadena, precisamente donde el país necesita mucha más tecnología e innovación para completar con éxito el proceso productivo.

Generalmente las motivaciones de las multinacionales de colocar una filial en el extranjero, dependen de los objetivos que cómo empresa se planteen. Algunas transnacionales son “buscadoras de mercados”. En este sentido, su preocupación será el tamaño del mercado local, medido por el Producto Interno Bruto (PIB) o el Producto Per Cápita y su tasa de crecimiento.

Podríamos decir que Nicaragua no podría aspirar a este tipo de inversión. Sin embargo, es necesario puntualizar que con la caída progresiva de las barreras arancelarias y las restricciones cuantitativas al comercio internacional, Nicaragua es parte de un mercado que supera sus propias fronteras, incluso forma parte de uno de los mercados más grandes del mundo. Y es a partir de esta premisa que la condición de mercado pequeño y de bajos ingresos se vuelve relativa.

Otra motivación importante de realizar IED en Nicaragua pueden ser los recursos naturales. Aquí el determinante económico fundamental es obviamente la abundancia de este tipo de recursos. Ahora bien, este tipo de inversión había venido cayendo en línea recta desde la segunda guerra mundial, dentro de los flujos internacionales de IED; pero a partir de la crisis mundial de alimentos y la creciente demanda de materias primas, este dispositivo se ha vuelto ha activar; la promoción de la inversión en este campo requiere de una excelente legislación ambiental con reglas del juego bien claras para los inversionistas.

Por último identificamos la IED orientada a la “búsqueda de eficiencia”. Aquí el determinante fundamental es la disponibilidad de mano de obra de bajo costo en relación a su productividad. Esta última acotación es de central importancia porque, lo que interesa a este tipo de inversión no es simplemente la abundancia de mano de obra barata, sino la existencia de una infraestructura física (transporte, comunicaciones, tecnología), económica (disponibilidad, calidad y eficiencia de los suplidores), e institucional (legislación laboral clara y facilidad de operación de los negocios).

Los lugares que ocupa Nicaragua en los Ranking de competitividad internacional nos revelan que la tarea de ubicar al país como un destino de IED de calidad: son colosales. Hemos perdido diez puntos en el índice de competitividad global, al pasar de 101 al 111. En el índice de competitividad en infraestructura nos ubicamos en el puesto 99, el peor lugar de la región, mientras que dentro del índice de competitividad para hacer turismo estamos en el puesto 99.

Aun cuando podemos tener poca confianza en estos índices del foro económico Mundial.

Es importante señalar que los flujos internacionales de IED, hacia la región latinoamericana y del Caribe se han estado moviendo con mucha consistencia, en razón al lugar que cada país ocupa en el ranking de competitividad, por lo que mejorar nuestra posición es una tarea de primer orden.

*Dr. en economía e investigador de la Facultad de Administración, Comercio y Finanzas. Upoli.




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»Convenio marco para la lucha antitabáquica

»La lección de Robert Mugabe

»Uribe

»Vence las tretas y gana tus elecciones

»Importancia de la Inversión Extranjera Directa (IED)

»¿Sos divina o sos popular?

»Por una UNAN-Managua diferente


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web