El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Sábado 29 de Noviembre de 2008
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Nuevo Amanecer
nov 29, 2008

Estudios Jurídicos (Tomo I), del Dr. Iván Escobar Fornos

|
1227912458_Estudios Juridicos.jpg

En el tercer capítulo del volumen “Estudios Jurídicos” (Tomo I), del doctor Iván Escobar Fornos, el autor se detiene en una figura de enorme importancia hemisférica: el gran polígrafo sudamericano, don Andrés Bello, uno de los más importantes iniciadores e impulsores, en materia civil, del proceso de liberación e independencia de las naciones americanas.

Considerado por el mismo autor como el “libertador intelectual” de América, Bello fue, en efecto, la primera gran figura humanista destacada en nuestro hemisferio, lo que conlleva, además del conocimiento y la práctica jurídica, no sólo la erudición lingüística y el riguroso ejercicio de las letras, sino también el hecho de ser pionero de la articulación y puesta en práctica de una estrategia didáctica que ha tenido una persistente vigencia en nuestras formas de instrucción hasta casi la culminación del siglo XX.

Salvo en este último aspecto, pese a haber dirigido seminarios e impartir cátedras en diversas ramas del derecho en las principales universidades nicaragüenses y no pocas del extranjero, la trayectoria académica del doctor Escobar Fornos podría, en perspectiva, hacer que le consideremos un digno émulo en Nicaragua del maestro Andrés Bello.

Como jurista, Bello contribuyó decisivamente a la articulación unitaria de las legislaciones latinoamericanas al regular las relaciones civiles y patrimoniales de los ciudadanos en las distintas naciones del hemisferio, con la redacción del Código Civil de 1855, que luego sería puesto en vigencia en no pocos países latinoamericanos, incluyendo Nicaragua, y de cuya influencia, precisamente en la legislación nicaragüense, se ocupa Escobar Fornos en el mencionado tercer capítulo de su libro.

En dicho capítulo Fornos justamente destaca, además, la influencia del código de Bello en varios códigos promulgados en otros países latinoamericanos, además de aquellos que lo pusieron en vigencia con todo su contenido. Pero al destacar el carácter multifacético del talento y el talante humanista de Bello, quien, como sabemos, fue artista, poeta, periodista, filólogo, pedagogo, sociólogo, jurista, filósofo y codificador; el doctor Escobar Fornos trata de mostrarnos, con cierto guiño lúdico, la relativa verdad de un axioma que históricamente ha intrigado a los humanistas practicantes del nuestro continente.

Según Escobar Fornos, la poesía, la novela, la filosofía, el arte, la cultura en general, pueden ser el camino para llegar al Derecho; pero también, al contrario, el Derecho puede ser también el camino para llegar a la poesía, a la filosofía, al arte. Se trata de un axioma cuyo influjo, si examinamos la trayectoria misma de Escobar Fornos, al parecer lo ha llevado a seguir, de cierta forma y en nuevos contextos, la estela intelectualmente generosa legada por Bello a nuestras naciones.

Como jurista interesado en la cultura y las humanidades, Escobar Fornos ha demostrado prolijidad y sustento teórico. Es autor de numerosos libros sobre derecho y teoría del derecho. En su rol de funcionario y académico ha destacado en altos cargos y responsabilidades nacionales y continentales; además de ser poseedor de una pluma solvente y de una inocultable inclinación por las artes y las letras.

Por eso, ese axioma Derecho-Arte-Humanismo, de inspiración bellista y subrayado con agudeza en este libro suyo, nos llevan a reflexionar acerca de los nuevos derroteros de las ciencias humanísticas en este siglo que comienza. Una época en que es más que evidente la profunda crisis en que se debate la racionalidad histórica moderna; un tiempo en que la tradicional distribución del saber, regulada por espacios con una valoración social jerarquizante, se ha tornado inoperante.

Un tiempo en que las ciencias sociales, económicas o jurídicas, por sí mismas, resultan quizás insuficientes para examinar en su integralidad sus objetos de estudio; y a las artes (sobre todo a las literarias) les resulta cada vez más difícil representar la multiculturalidad de las distintas realidades socio-culturales que la nutren; lo cual nos lleva a comprobar que la complejidad de los procesos culturales en un mundo globalizado, fragmentario y plural como el de hoy, ha rebasado con creces las posibilidades científicas de estudio regidas por la tradicional división disciplinaria del saber.

Eso es un hecho. Y el animoso guiño multidisciplinario que nos hace Escobar Fornos, aún desde la rigurosidad jurídica de sus textos y ensayos, no hacen más que recordarnos esta crisis de las humanidades, en medio de la cual algunos ya han optado por tratar de explorar esos espacios intersticiales que se nos muestran entre las distintas disciplinas humanísticas, en busca de un campo del conocimiento flexiblemente transdisciplinario que trastoque ciertos esquemas en el aparato académico y sus respectivos objetos de estudio, a través del préstamo y el cruce constante de diferentes prácticas teóricas.

En ese sentido, como bien lo señala el doctor Eduardo Ferrer, prologuista de su libro, la dualidad de académico y funcionario público de Escobar Fornos constituye un binomio poco común, aunque necesario para comprender plenamente los principales problemas sociales, políticos y jurídicos que enfrentan nuestros países, y examinar los intentos de reforma a sus regulaciones. Ya el pensador liberal inglés, de origen letonio, Isaiah Berlín, ha dicho que las reformas democráticas que tienen verdadero éxito son aquellas que poseen raíces en una conducta generalmente favorable a ellas.

Y en el caso de este libro, resulta interesante observar la acuciosidad con que Escobar estudia las reformas jurídicas más importantes en Nicaragua, y cómo su análisis parte, justificadamente, de la revolución sandinista, debido a que ésta representó el comienzo de una ruptura social, política y económica que llevó a la promulgación de la trascendental Constitución de 1987, reformada en 1995, y parchada o manoseada luego, a partir del año 2000, por los partidos políticos que se autoproclaman hegemónicos y actualmente ejercen, discrecional y arbitrariamente, el control institucional de la Nación.

Tales reformas nos dejaron, como ya lo ha señalado el doctor Danilo Aguirre Solís, una Contraloría y un Poder Judicial totalmente dependientes de los partidos políticos autoerigidos como hegemónicos; un Poder Electoral regido por normas excluyentes y compuesto en su máxima dirección por disciplinados militantes de dichos partidos, lo cual ha llevado a que el ejercicio del sufragio de los nicaragüenses permanezca actualmente hundido en la incertidumbre.

Por eso es que mi colega y amigo, el escritor, historiador y abogado Karlos Navarro, observa no sin sorpresa pero con evidente satisfacción, que el análisis del doctor Escobar Fornos parte precisamente del desarrollo jurídico de las instituciones, analizando además sus contingencias políticas, es decir, las estructuras sociales, las condiciones históricas y la cultura de la nación nicaragüense. Y creo compartir con Karlos (y también con el doctor Aguirre y otros estudiosos) la convicción de que luchar por el real funcionamiento de la Institucionalidad Democrática debe ser, hoy más que nunca, la principal exigencia de todos los nicaragüenses.


Noviembre, 2008.



imprimir imprimir  enviar enviar
Nuevo Amanecer

Estudios Jurídicos (Tomo I), del Dr. Iván Escobar Fornos

El Boxeador Polaco, de Eduardo Halfon

La poesía es la conciencia de la tierra

Para este V Festival Internacional de Poesía de Granada, hemos invitado a los siguientes poetas:

Clasifican documentos históricos originales

La Utopía continúa…

Poemas de Marjorie Poemas de Marjorie Evasco


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web