El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Martes 24 de Febrero de 2009 - Edición 10
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Análisis Económico: ¿dónde empezar?


Para quienes no entendemos a profundidad las cuestiones económicas es sumamente complicado, más aún en un panorama de volatilidad manifiesta, comprender la magnitud de los efectos que la actual crisis producirá en la economía nacional y en nuestros bolsillos.

Las fuentes informantes a las que en general tenemos acceso son limitadas numéricamente, la información que brindan no posee garantías de tener profundidad científico-investigativa y son en muchos casos sesgadas. Lo anterior nos plantea el reto de poner en una perspectiva comprensible la actual dinámica económica, que bajo la óptica de la Economía como Ciencia Social, difícilmente logrará formular leyes de carácter universal dado el actual estado del conocimiento, pero al menos facilita el análisis actual y perspectivo de las condiciones socioeconómicas y así formular predicciones cuanti-cualitativas con un rigor científico aceptable.

Pretender un análisis exhaustivo del entorno económico trasciende las ramas de una sola disciplina; es más bien un ejercicio multidisciplinario que al final de cuentas podría plantear más dudas que respuestas. Si por un lado atendemos la información proveniente de fuentes oficiales y oficiosas, y por otro, lo planteado por los medios de comunicación autodenominados independientes, nos encontramos planteamientos tan disímiles que parecen referirse a dos países, o dos economías distintas.

Nuestro planteamiento apunta a invitar a quienes son formadores de opinión para que aborden los aspectos torales de la ciencia económica, y ciencias auxiliares, desprovistos de ambigüedades, criterios políticos y opiniones especulativas que no abonan a la comprensión integral de los fenómenos ni ayudan a desarrollar una práctica nacional de identificar problemas y prioridades que apoyen el diseño de una estrategia de largo plazo capaz de conciliar crecimiento económico con bienestar social.

La agenda de medidas en materia económica es amplísima, pero más allá de ideologías, querer borrar de esa agenda temas de importancia es dar la espalda a posibilidades reales de crecimiento económico (caso de los tratados de integración o libre comercio), o manipular temas que únicamente aparecen en la palestra bajo el calor de la diatriba política (caso de la revisión o reforma del sistema tributario), o casos en los que ninguna fuerza política quiere asumir responsabilidad en la toma de decisiones (caso de la reducción del gasto social).

La compleja panorámica económica nacional reciente caracterizada por la reducción de exportación de bienes, el descenso de recursos de la cooperación externa, la baja de los precios internacionales de algunos productos de exportación y la reducción de las remesas provenientes del exterior, constituyen, entre otros, algunos de los temas de ineludible discusión nacional.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), los países de América Latina y el Caribe han adoptado, con sus particularidades, un conjunto de medidas para enfrentar la proyectada disminución del crecimiento regional.

Nicaragua ha enfatizado en cuatro medidas referidas a: 1) Provisión de liquidez en moneda nacional (política monetaria y fiscal); 2) Disminución de aranceles y 3) Gestión de créditos con las instituciones financieras internacionales (política cambiaria y de comercio exterior); y 4) Programas sociales (políticas laboral y fiscal). Cabe destacar que las Políticas sectoriales y Política fiscal no están siendo consideradas en las medidas de gobierno.

En general las medidas adoptadas por la administración Ortega requieren de un esfuerzo en términos de políticas públicas contracíclicas; sin embargo, este esfuerzo se puede ver seriamente afectado por tres factores: el primero es el estrecho espacio fiscal para financiar estas políticas; el segundo valladar es la disponibilidad de reservas internacionales y en tercer término las pocas posibilidades de acceder a recursos frescos por la vía del financiamiento internacional.

Si a este complejo panorama añadimos el escenario político de la Nicaragua actual, lo cual en economía es prácticamente imposible dejar de hacer, los nubarrones se tornan más densos y oscuros. Podemos concluir entonces que despejar la problemática económica requiere de esfuerzos y tiempo que muchas veces escapan de nuestra voluntad; pero en lo político parece ser que el ingrediente vital para salvar escollos seguirá siendo la voluntad expresa de la clase política y sus partidos.

*Docente-investigador
Cielac-Upoli




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»Cuentas claras...

»¿Y dónde estuvo el desafío moral?

»Qué clasismo ni que nada…

»El derecho de admisión

»Análisis Económico: ¿dónde empezar?

»Preguntas cuyas respuestas están en los hechos

»El estadista, los EU y el “Nuevo Amanecer”


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web