El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Sábado 04 de Abril de 2009
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Nuevo Amanecer
abr 4, 2009

Estampa de un liberal nicaragüense

Introducción a la biografía “Manuel Coronel Matus (1864-1910): Canciller de la Revolución Liberal”


1238816729_Manuel Coronel Matus.jpg

Hace 144 años nació en Masaya el notable escritor, diplomático y hombre de Estado nicaragüense, Manuel Coronel Matus (1864-1910), quien sirvió de manera ejemplar a Nicaragua durante el gobierno del general José Santos Zelaya (1893-1909), desempeñando varios cargos importantes, entre ellos el de Ministro de Relaciones Exteriores e Instrucción Pública.

En honor a la verdad, hemos de decir que la figura del doctor Manuel Coronel Matus ha permanecido olvidada en nuestro tiempo de forma inmerecida, en todos los campos del quehacer humano en que sobresalió: el periodismo, las letras, la política, el derecho, la educación y la diplomacia, por eso su nombre es desconocido hoy en día y más aún para las nuevas generaciones, salvo para algunas personas mayores con aficiones políticas y literarias o amantes de la historia granadina que saben que era liberal zelayista y que fue el padre del notable escritor y poeta José Coronel Urtecho, entre otras cosas.

Varios contemporáneos suyos como Juan M. Mendoza, de Guatemala, J. Trinidad Gutiérrez y Gratus Halftermeyer, entre otros, dedicaron diversos escritos a su memoria o se refieren a él en publicaciones dispersas que circularon sobre todo en la primera mitad del siglo XX, y aunque dichos trabajos nos brindan distintas impresiones y valiosos testimonios, anécdotas y opiniones sobre su persona, ninguno constituye su biografía propiamente dicha.

Lo anterior se podría explicar quizá porque Manuel Coronel Matus no fue héroe militar de grandes hazañas, sino más bien un héroe cívico que usó como arma y medio de transformación la palabra civilizadora, la palabra edificante del consenso y el entendimiento, la palabra que une a los pueblos y hace patria; quizá por la connotación militar de su primer apellido y su vocación civilista, solía firmarse Manuel C. Matus, o simplemente M.C. Matus; era un gran orador y polemista, admirado y reconocido por los grandes escritores de su época como Enrique Guzmán y Rubén Darío (que lo consideró de “muy culto espíritu” en su obra “El Viaje a Nicaragua”), Juan M. Mendoza y Enrique Gómez Carrillo, de Guatemala (este último manifestó una vez que Manuel Coronel Matus “gozaba de fama de pensador; y sus palabras, cargadas de profundas filosofías, parecían contener la esencia evangélica de la verdad”), entre otros.

Pero el olvido a que nos referimos también tiene que ver con el hecho de que Manuel Coronel Matus fue una prominente figura de la revolución liberal que se mantuvo leal a su gobierno y a su líder, el general José Santos Zelaya, hasta el último momento, lo cual, a la caída del gobernante nicaragüense en 1909, le trajo consecuencias fatales ya que murió a causa de la tenaz persecución desatada por los conservadores de aquel entonces contra los colaboradores del ex presidente Zelaya, a quienes consideraron proscritos en su gobierno.

Una vez en el poder los conservadores de la época se hicieron dueños de la cultura e implementaron una política de exclusión contra todo elemento zelayista; finalizada la restauración conservadora en 1930 el liberalismo emergente puso al margen el rescate de sus raíces y valores liberales, luego el somocismo hizo lo mismo, llegando hasta a apoyar el desarrollo de un movimiento, el vanguardismo, que buscaba liquidar en Nicaragua todo vestigio del siglo XIX y la hegemonía literaria del poeta Rubén Darío que, como sabemos, había sido liberal y defensor de Zelaya.

Por las razones antes expuestas, el nombre de Manuel Coronel Matus es desconocido hoy en día en Nicaragua, donde ni siquiera existe una escuela consagrada a su memoria. De ahí las razones que nos llevaron a poner de relieve su figura y a escribir esta primera biografía suya con la intención de rescatar su nombre y su legado del olvido, reconocer su meritoria obra, su contribución a las letras, la diplomacia y la educación nicaragüense, para de esa manera darlo a conocer a las nuevas generaciones. Es una verdad indiscutible que el desarrollo y la transformación de Nicaragua han sido posibles gracias al esfuerzo de muchas generaciones y a la dedicación de grandes hombres a sus causas más nobles, como es el caso de Manuel Coronel Matus.


Managua, 7 de octubre de 2008.



imprimir imprimir  enviar enviar
Nuevo Amanecer

José Aragón, poeta del color

Un retrato futurista del pasado

“Creo en la idea de frontera como lugar de residencia”

Estampa de un liberal nicaragüense

El talón de Aquiles del cine nacional

Homenaje poético a Sandino

“Nicaragua, el país de las pequeñas cosas”

Los recursos del Cabaret Voltaire

Poemas de Emilio Zambrana

VÍA SACRA


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web