El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 16 de Abril de 2009 - Edición 10297
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

De la obligación de dar alimentos


Se entiende por alimentos, todo aquéllo que es necesario e indispensable para satisfacer las necesidades de la persona, por lo que además de los alimentos propiamente dichos, también se comprenden la atención médica y medicamentos, incluyéndose la rehabilitación y educación especial cuando fuere el caso, asimismo comprende el vestuario, la habitación, educación y recreo, y lo cultural. Es obligación de los miembros de la familia contribuir en la alimentación, unos en dinero y otros en trabajos del hogar de conformidad con las posibilidades.

Los alimentos deben proporcionarse a los hijos, al cónyuge, al compañero o compañera en unión de hecho estable. También a los ascendientes y descendientes consanguíneamente más cercanos, cuando éstos estén en desamparo. De esto se colige que tienen obligación alimentaria el papá, la mamá, el esposo o esposa, el compañero o compañera de vida, los hijos o hijas, el abuelo o la abuela.

Para la Ley de Alimentos, la unión de hecho estable se configura de dos maneras: Que la pareja haya vivido juntos durante un período de tiempo que valorará la autoridad judicial; y que entre ambos haya habido un trato y consideración social y con armonía conyugal que le den al Juez la certeza de que tienen la intención de formar un hogar.

Los hijos y nietos tienen derecho a ser alimentados mientras no sean mayores de edad. La mayoría de edad se adquiere al cumplirse los 21 años de edad, o bien por ser declarados mayores por un juez competente, o que hayan sido emancipados por sus padres, o que hayan contraído matrimonio con el cumplimiento de los requisitos de ley si no tuvieren la edad para ello. También pueden dejar se ser alimentados cuando sean mayores de 18 años de edad, y no estudien con aprovechamiento, salvo que estén discapacitados que les impida por sí mismo obtener el sustento. En caso de que el hijo o nieto sea mayor de edad, pero continúe sus estudios tendrá derecho a los alimentos, así mismo cuando tenga capacidades diferentes.

El cónyuge tendrá derecho a recibir y reclamar los alimentos y cuando haya trámite o demanda de divorcio y no hubiere acuerdo entre los cónyuges, el Juez los fijará a favor del cónyuge que esté imposibilitado para trabajar por problemas graves de salud, por edad o cualquier otra causa que valorará el judicial. Naturalmente que los alimentos fijados podrán ser retirados si el favorecido contrae nuevo matrimonio o establezca una unión de hecho estable o llegare a tener solvencia económica, por ejemplo.

En principio, el derecho a recibir alimentos es imprescriptible, lo que significa que puede reclamarse en cualquier tiempo, siempre y cuando se cumplan los requisitos a favor del alimentado; es irrenunciable e intransferible, es decir que no puede ser objeto de negociación; los alimentos son inembargables ni pueden compensarse con otro tipo de deuda y deberán cumplirse primeramente antes de cualquier otra obligación pendiente de pago del alimentante. Y de no cumplir cabalmente la obligación de dar alimentos se podrán demandar retroactivamente ante la autoridad competente hasta doce meses, independientemente de la fijación judicial de la misma en el juicio de alimentos.

Todo obligado de proporcionar los alimentos podrá ser demandado en sede administrativa si lo estima a bien la parte interesada, o perfectamente podrá ser demandado ante el juez competente, sea de lo civil o de familia. La demanda puede ser motivada precisamente por alimentos debidos y no necesariamente por la tramitación del divorcio unilateral. En sede administrativa, que es optativa, la autoridad competente es el Ministerio de la Familia.

Quien fuere demandado por alimentos deberá enfrentar el caso y demostrar su falta de solvencia económica para cumplir con la exigencia de la parte actora, de todas maneras tiene la obligación de ley de otorgarlos si existe la obligación. Aquellos funcionarios públicos que conforme nuestra Constitución Política goce de la inmunidad, no podrán escudarse en ella, porque la misma Carta Magna establece que esa protección no les beneficia si fueren demandados por los derechos de familia.

Se extingue la obligación, ya sea por la muerte del obligado que no dejare bienes para satisfacerla, o por la muerte del alimentado o alimentista. Cesa dicha obligación cuando el obligado ya no tiene la posibilidad de seguir otorgándolos debidamente comprobado o cuando el alimentado no tiene necesidad de los mismos. También cesa en caso de injuria, falta o daños graves del alimentado contra el obligado y cuando la necesidad de los alimentos es el resultado de una conducta reprochable del que los pide.

Si el obligado incumpliere con su deber podría ser procesado penalmente por incumplimiento de los deberes alimentarios, en los casos que desarrolla el Código Penal.


*Abogado y Notario.




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»LA VIDA EN ROSA

»La Ley General de Educación y sus reformas

»De la obligación de dar alimentos

»Mídanse las palabras o perecerán en el río

»La mentira os hará libres

»Las luces del fraude

»Medios y Agenda Pública


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web