El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Martes 05 de Mayo de 2009 - Edición 10
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Efectos nocivos de los agroquímicos


La jueza Chaney falló contra los abogados de los nicaragüenses diciendo que los campesinos relataron cómo se orquestaron decenas de juicios supuestamente fraudulentos. 27 campesinos de Chinandega fueron los testigos claves que presentó la compañía Dole Food contra los bufetes que representaban a ex trabajadores de las plantaciones de banano que reclamaban una indemnización millonaria por haber sido afectados por el pesticida Nemagón. La juez se refirió a un clima de amenaza y de hostilidad por parte de los abogados demandantes del caso, contra los campesinos que atestiguaron en el juicio. Uno de los testigos de Dole dijo temer por su vida si regresa a Nicaragua.

Otro juez de Miami detuvo la ejecución de una sentencia de cobro por 98 millones de dólares contra Dole. Ahora la transnacional es favorable al diálogo para compensar a personas enfermas que demuestren que hayan trabajado en las bananeras.

Pero los daños están bien documentados. En el mundo anualmente fallecen cerca de 220 mil trabajadores del campo por causa de los agroquímicos. Tres millones se intoxican de forma aguda, la mayoría en los países subdesarrollados. De las bananeras salen grandes cantidades de agua a los canales. Contienen químicos excesivos que matan peces y otros animales.

Las tierras pierden la productividad por el abusivo uso de químicos que acaban con los microorganismos del suelo. Las empresas huyen de esas tierras en busca de otras fértiles, dejando tras de sí un medioambiente contaminado y desnaturalizado. El monocultivo y la utilización de químicos provoca mutaciones en las plagas, haciéndolas más resistentes a los químicos. Se cae en una espiral. Aumentan las cantidades de químicos. Las plagas evolucionan de nuevo para sobrevivir. Resultado: tierras contaminadas y plagas más resistentes.

Las plantas toman los agroquímicos del suelo moviéndolos hasta partes que se consumen como alimentos. En Panamá los investigadores realizaron estudios de residuos de alimentos, revelando que 22 por ciento de las muestras examinadas contenían residuos de plaguicidas y el 20% presentaron violaciones a las normas internacionales. Advierten que el uso descontrolado de plaguicidas en el agro está causando muertes entre asalariados y campesinos por causas difíciles de definir

Una sombra letal se cierne sobre los consumidores.

Las leyes centroamericanas son muy tolerantes con agroquímicos peligrosos, por una defensa institucional acérrima al modelo agrícola industrial, desinformación mediática, poca información de los trabajadores y ausencia de equipos de protección en los obreros, son algunas de las causas que provocan esta mortandad. El uso de químicos en la agricultura puede provocar más problemas de carácter sanitario y ambiental, cuando se contaminan fuentes de agua para consumo humano. En Nicaragua se denunció la existencia de DDT, dieldrin, cloritidifos y metil paration en las aguas de varios pozos analizados en el occidente del país. Se relaciona dicha contaminación con la muerte de varias personas en comunidades rurales rodeadas de campos de cultivo. Sus residuos han sido hallados incluso en leche materna y sangre.

Con la fumigación aérea se contaminan colegios, comunidades y ríos. Porque muchos campamentos se sitúan en las fincas o en sus vecindades. Es práctica ineficaz. El 90 % de los fungicidas lanzados desde avionetas se pierde. No llega a su destino. No se reporta que la aplicación de químicos vía aérea sea guiada desde la tierra por trabajadores que, por diversos medios, indiquen al piloto la zona donde fumigar. Esta práctica se realiza en otros cultivos y como cabe suponer, el trabajador sufre un gran peligro al contactar directamente con grandes cantidades de químico.

Las consecuencias medioambientales del cultivo del banano, no sólo se circunscriben a las tierras, ecosistemas y núcleos urbanos cercanos a las fincas. La presencia de químicos derivada de la actividad agrícola intensiva se ha detectado a muchos kilómetros de las mismas. Para colmo el agua contaminada de los ríos desemboca en el océano, ocasionando que la pesca artesanal disminuya.




imprimir imprimir  email enviar
Opinión

»La crisis del capitalismo liberal

»De Kennedy a Obama

»Efectos nocivos de los agroquímicos

»“Alerta pero en calma”

»Diseñando la máscara del próximo fraude

»¡Qué influenza más porcina!


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web