El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 07 de Mayo de 2009
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

El Deportivo
may 7, 2007

Una liga muy ofensiva


1178489220_164-SUNS.jpg
Leandro Barbosa, de los Suns, ataca el cesto de los Lakers de Los Ángeles, que fueron derrotados en cinco desafíos. EFE/END

ESPNdeportes.com

Lo mejor que pudiera pasarle a la NBA como liga y como espectáculo sería que los Phoenix Suns continuaran dominando a la oposición con su juego alegre y de alto octanaje ofensivo, hasta llegar a ganar el campeonato de este año.

La liga y su comisionado, David Stern, han tratado por años de fomentar un juego más abierto y de mayor anotación, utilizando los cambios de reglas para lograr dicho propósito. El más reciente e importante es el de no permitir que se le ponga la mano encima a un jugador que, desde el perímetro, inicia su penetración hacia el aro. La iniciativa de la liga ha dado sus frutos. Este año, los equipos de la NBA promediaron casi 98 puntos por partido, el más alto en los pasados 11 años, y 9 equipos tuvieron promedio de 100 o más puntos por juego. El año pasado, sólo cinco equipos llegaron a la centena de puntos por partido.

Pero más que los cambios de reglas introducidos por la plana mayor de la NBA, lo que ha fomentado que más equipos de la NBA apuesten al juego de correr y lanzar es el éxito que los Suns han logrado utilizando dicho sistema. Aunque Phoenix no ha ganado ni siquiera un campeonato con el juego de muchos disparos en poco tiempo, ya son varios los conjuntos que aceptan abiertamente que imitan el estilo de los de Arizona y que buscan llegar a ejecutarlo tan excelentemente como ellos.

Esto se debe a que Phoenix sí ha sido un equipo exitoso en las últimas tres temporadas, en las cuales, además de ganar consistentemente en temporada regular (59 victorias de promedio) y haber llegado a las pasadas dos finales de conferencia, se han convertido en el equipo más entretenido y atractivo para observar gracias a que dominan la liga en prácticamente todos los renglones estadísticos de ofensiva.

Contrario a la creencia general, los Suns también juegan una defensa suficientemente buena para frenar a los rivales y no sólo ganar el duelo a tiros. Phoenix permitió 102.9 puntos por partido a sus oponentes, mientras ellos anotaban 110.2; pero esa gran cantidad de puntos permitidos es más un reflejo del ritmo de juego empleado que de la ineficacia de su defensiva. Los Suns apenas permitieron 91 puntos por cada 100 posesiones a sus rivales, al tiempo que ellos anotaban 102 puntos por cada 100 posesiones. Además tuvieron la segunda diferencia de puntos a favor más alta de toda la liga (7.3 por juego).

Jugadores como Raja Bell, Shawn Marion, Amaré Stoudemire, Kurt Thomas, Boris Diaw y Leandro Barbosa son más que adecuados en el costado defensivo de la cancha, lo que a veces pasa desapercibido por ese ritmo frenético (impuesto por el técnico Mike D’Antoni y desarrollado por el armador Steve Nash) que fomenta muchas posesiones para ellos y para sus rivales. De hecho, Bell fue seleccionado al primer equipo defensivo de la temporada y Marion sufrió una gran desilusión por no ser escogido a ninguno de los dos cuadros de honor de los mejores defensores.

El camino de los Suns a un posible campeonato está lleno de obstáculos, ninguno más difícil que el que le plantean en la próxima serie los San Antonio Spurs, un equipo compuesto por jugadores veteranos que saben ganar, tienen experiencia previa como campeones y pueden amoldarse al ritmo y estilo de juego que desee imponer el rival. Pero no hay dudas de que, si Phoenix continúa jugando al alto nivel ofensivo y defensivo que presentó en su más reciente serie ante los LA Lakers y que desarrolló durante gran parte de la temporada regular, tiene posibilidades reales de obtener su primer título de liga.

De ser así, los imitadores se van a sobrar. Si este estilo es suficientemente atractivo para ser copiado sin haber generado un campeonato, imagínense el furor que causaría una vez se hubiese conseguido el título. Entonces Stern y sus funcionarios podrían volver a respirar tranquilos; el espectacular baloncesto de cancha abierta, muchas posesiones y altas anotaciones habría regresado a la NBA para quedarse por un buen tiempo.



Sorprenden a los favoritos

F. Giampieri
El País

Nueva York.

Hubo un momento en el que Don Nelson, el entrenador de los Warriors de Golden State, supo que podía eliminar a su ex equipo, Mavericks de Dallas, primer cabeza de serie de la Conferencia Oeste en la fase final de la NBA y líder absoluto de la inicial con 65 victorias.

Cuando Avery Johnson, su pupilo en el banquillo tejano, anunció que cambiaría el quinteto titular, restándole centímetros y añadiéndole músculo, Nelson se dio cuenta de que, si el primer clasificado retocaba su esquema para enfrentarse al octavo, había algo que a su antiguo ayudante le preocupaba. Todos los temores que sintió Dallas se confirmaron. Golden State no sólo se convirtió en el tercer equipo que noquea al cabeza de serie número uno en la primera ronda de los playoffs y en el primero que lo consigue con el formato de a siete partidos. La franquicia californiana, con los hinchas más excéntricos, borró al gran favorito, subcampeón el curso pasado, tras endosarle un 111-86 en el quinto encuentro. Los héroes anteriores habían sido Denver, que abatió en 1994 a Seattle, y Nueva York, que hizo lo propio en 1999 con Miami.

Nelson llegó con una maleta de dudas el pasado verano a la bahía de San Francisco. Tras una amarga salida de Dallas, al que había tornado animador de la conferencia, volvió a colocar sus recuerdos en un vestuario que ya conocía. En 1993, su estilo intimidante chocó con el ego de su máxima figura, un jovencísimo Chris Webber, e inflamó el vestuario. Su despido le dejó malparado y durante años se le consideró un enigma: nadie conocía realmente a Nelson.

Por ello resultó sorprendente que, a mitad de temporada, Nelson escuchara la llamada de Golden State y se hiciera con Stephen Jack-son, un buscapleitos de primera. Pero Nellie, más experto, aprendió de los errores del pasado e hizo que sus chicos se limitaran a jugar. Se habían acabado las broncas y las ruedas de prensa incendiarias. Tras recibir una paliza en noviembre pasado ante Denver, sólo les dijo: “Estoy cansado y estáis cansados

Vámonos a casa”.

Con la lección bien sabida, el fichaje de Jackson fue vital para pasar a la segunda eliminatoria de los playoffs por primera vez en 32 años. Con Jackson acechando como un pitbull a Dirk Nowitzki, consiguió borrar del parque al futuro MVP. En el quinto choque, el alemán anotó ocho puntos con dos de 13 en tiros de campo. Así que, con un grupo de jugadores chiquitos pero fuertes, Nelson jugó el Nellie ball: baloncesto rápido, directo a la canasta, sin coartadas. Su triunfo es una de las mayores proezas alcanzadas en la NBA.

CONFERENCIA OESTE: Cuartos de final: Golden State elimina a Denver por 4-2 (sexto partido: 111-86). Houston y Utah llegaron al séptimo juego. San Antonio eliminó a Denver por 4-1 (quinto: 93-78). Phoenix eliminó a Los Ángeles Lakers por 4-1 (quinto: 119-100). Semifinales: Golden State-Utah y San Antonio-Phoenix.


CONFERENCIA ESTE: Detroit eliminó a Orlando por 4-0 (cuarto partido: 97-93). Chicago eliminó a Miami por 4-0 (cuarto: 92-79). Toronto perdía con Nueva Jersey por 2-3. Cleveland eliminó a Washington por 4-0 (cuarto: 97-90). Semifinales: Detroit-Chicago y Toronto -Nueva Jersey 



imprimir imprimir  enviar enviar
El Deportivo

No fue lo que lo que se esperaba

"Chirizo" expone su invicto

Liverpool y Milán reeditarán la final de 2005

Kaká, diez goles en doce encuentros

Shevchenko, la cara de la tristeza

Abril fue complicado

El ´Gonzo` recuerda su abril

¿El año del Granada?

Una liga muy ofensiva


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web