El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Domingo 10 de Mayo de 2009 - Edición 10
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Fabio Gadea y los 50 años de “Pancho Madrigal”

|
Fabio Gadea y los 50 años de “Pancho Madrigal” - Foto
Fabio Gadea Mantilla

El talento de escribir libretos de cuentos para adaptarlos a la radiodifusión lo comenzó a desarrollar desde muy niño, porque cuando vivía en Ocotal escuchaba las radionovelas que transmitían en onda corta emisoras cubanas, sin saber que años después, dos radios importantes de los años 40 y 50 en Managua le abrirían sus puertas.

Este personaje es Fabio Gadea Mantilla, quien se abrió paso en la locución en emisoras como La Voz de América Central, codeándose con otros talentos del micrófono.

En 1948, Fabio participó en la fundación --como locutor-- de Radio Mundial, que crecía como la espuma, y que llegó a dominar una gran audiencia nacional y a concentrar a grandes artistas para el futuro cuadro dramático.

En 1959, don Fabio dio otro importante salto en su vida profesional al escribir los primeros libretos del programa “Pancho Madrigal” --que este 12 mayo estará cumpliendo 50 años de estar en el aire--, donde logró recoger varias leyendas nicaragüenses y convertirlas en libretos para su dramatización radial.

Dentro de esas leyendas que don Fabio pudo traducir al libreto y que posteriormente dramatizaron en la radiodifusión, se encuentran: La carreta Nahua, la Cegua, el Cadejo, La Mocuana, El padre sin cabeza, El mago del Galope y El burro de Jeremías, entre otros, porque en esta publicación no alcanzarían los títulos de los 12,000 libretos que redactó.

El Galope es el pueblo donde don Fabio ubicó a Aniceto Prieto y a los otros personajes que han salido al aire en los cincuenta años que lleva de estar transmitiéndose ese programa, entre ellos doña Genara, la Tula, Carelara, don Pancrasio y Filito.

El origen de
“Pancho Madrigal”
El libretista radial al hablar con EL NUEVO DIARIO en su oficina en Radio Corporación, donde estuvieron de “testigos” una gran cantidad de cuadros con reconocimientos, cintas de grabaciones, CD y una estatuilla con la imagen de “Pancho Madrigal”, dijo que decidió crear a ese personaje cuando comenzó a trabajar en las grabaciones de las radionovelas en Radio Mundial.

“Al escribir alguien un libreto sobre el cuento de don Adolfo Calero ‘Criatura inolvidable’, al terminar de narrar el cuento en el estudio de grabación se me ocurrió: ‘¡Hombré, ¿por qué no hacer un cuento nacional con las historias populares, narrado por un campesino?’
“Claro, no me iba a traer a alguien del campo, entonces agarré al ‘Tío Popo’ (Rodolfo Arana Sándigo) y le digo: --‘Tío Popo, vos pudieras hacer el papel de un campesino que relate un cuento como campesino, mientras vos narrás, los otros actúan’”. La repuesta del “Tío Popo” no se hizo esperar, y le dijo: ¡¡Claro!! “Entonces, escribí el primer libreto de ‘Pancho Madrigal’ y lo grabamos en 1959”

La Galleta Cristal, primer patrocinador

“Con el piloto grabado lo llevamos a la fábrica Cristal, cuyo dueño era don Adolfo Guerrero (q.e.p.d.) e inmediatamente lo patrocinó, y así se comenzó a transmitir el programa en la Radio Mundial a las 9 de la noche, convirtiéndose aquellos primeros cuentos en un éxito completo”, recuerda Fabio.

Esto provocó reacción en los oyentes, y comenzaron a escribirle al libretista, “lo que indica que el éxito de los 50 años de ‘Pancho Madrigal’ es que el pueblo escucha su propio relato: que le salió el cadejo en la quebrada de no sé dónde, y entonces yo traslado ese relato, y así le hago su pueblo a ‘Pancho Madrigal’ como es El Galope”.

“Ahí es donde pongo a don Pancrasio, a Doña Tula, a Aniceto Prieto y a Felipito, entre otros personajes que ya la gente conoce y quiere. Mediante la comunicación de la gente y “lo que yo sé de las leyendas han salido cuentos no sólo de misterio, sino de alcaldes léperos, de sacristanes ladrones, patrióticos, batallas como las de ‘El Gato Colindres’, un personaje guerrillero en tiempos de Sandino.”
También inserto historias de política y mil cosas, “porque he escrito más o menos unos 12 mil cuentos de ‘Pancho Madrigal’. Tenemos tal cantidad de cuentos grabados, que en este momento no escribo, sino que ponemos lo que tenemos en las grabaciones porque ya ni me acuerdo de ellos”.

En el cuento El Radioperiodista, don Fabio hace una sátira de los que fueron los atropellos que hizo la Guardia Nacional de Somoza contra la libertad de expresión. El periodista es Aniceto Prieto, a quien un guardia del comando se lo lleva preso después de dar una noticia en la única estación radial de El Galope.

Durante la dictadura somocista, Radio Corporación fue atacada, multada, censurada, cerrada y clausurada en marzo de 1979, incluso sus plantas transmisoras fueron ametralladas y su antena destruida. Igualmente, durante el régimen sandinista (1979–1990) fue censurada, clausurada, atacada, destruidos sus estudios y también su planta transmisora.

Tiempo que estuvo
en Radio Mundial
“Pancho Madrigal” estuvo transmitiéndose en Radio Mundial de 1959 a 1967, cuando ya se pasó a Radio Corporación, estación que Fabio fundó con José Castillo Osejo, Julio Armas y Francisco Bonilla.

Entre los otros actores que iniciaron las grabaciones de “Pancho Madrigal”, además del “Tío Popo”, pueden mencionarse a Archibaldo Arosteguí, José Castillo Osejo --quien ahora está en su casa retirado--, Heriberto Gadea Mantilla, Helena Fonseca --que se fue a EU--, y Marlene Arévalo, que hacía el papel de Doña Tula.

El primer musicalizador que tuvo el programa de “Pancho Madrigal” fue Francisco Carranza Chamorro antes de entrar al periodismo radial. En las grabaciones se utilizaban algunos efectos de sonidos que había en la radio, como el ruido de trenes, camiones. Los efectos se hacían en vivo, puerta que se abría, caballos o mulas que se hacían golpeando con las palmas de la mano los extremos del abdomen, pasos en arena que se hacían en un cajón, el chirrido al abrir una puerta de una cárcel, y poco a poco comenzaron a llegar (las grabaciones) de otros efectos de sonido, y “ahora hay montones”

Cambios de horario

El programa en la Radio Mundial era de lunes a viernes a las 9 de la noche, sin repetición, pero cuando lo pasaron a Corporación había tres audiciones: a las 5 de la mañana, la 1 de la tarde y las 9 de la noche. La Corporación era chiquita, apenas tenía 3 kilovatios de potencia, y “nos tomamos el riesgo de quitarlo de la poderosa Mundial y ponerlo en esta radio, pero gracias a Dios tuvimos éxito”.

La narración de los cuentos de “Pancho Madrigal” estaba a cargo de Rodolfo Arana Sándigo. Cuando murió “Tío Popo”, en 1962, “probé a Otto de la Rocha, a quien descubrí en la Radio Católica en un trío que tenía y que se llamaba Los Nicaros, y le dije: “Otto, aquí está este libreto de ‘Pancho Madrigal’, quiero ver si podés hacer la narración”.

“La voz de Otto era aguda, diferente a la voz grave que tenía el “Tío Popo”, la chispa, el talento de Otto era enorme, y así hizo el papel de ‘Pancho Madrigal’, y además interpretó a varios indios, entre ellos Aniceto Prieto, y como él es jinotegano y yo ocotaleano, bien sabemos cómo es la manera de hablar de los indios segovianos”.

Dice don Fabio que “Otto fue un éxito fabuloso, me ayudó a enriquecer los libretos, porque con De la Rocha tenía mejor material para escribir”. Precisó que Otto laboró con él 16 años, hasta que se fue con la revolución. “Él quiso irse, nadie lo obligaba, las hijas de él andaban de guerrilleras y él sintió la necesidad de hacer causa común”

El Galope

Dice don Fabio que El Galope es ficticio, naturalmente, pero es la representación viva de cualquier pueblo latinoamericano. “Cualquier historia que podás contar sin mencionar al alcalde y la ciudad donde se hizo un robo, vos lo ponés en El Galope, y la gente adivina”, dice el libretista, quien asegura que El Galope pudiera estar en cualquier país de Latinoamérica.

“Si hubiera nacido en un país grande como México, ya fuera latinoamericano este personajes (‘Pancho Madrigal’) y fuera millonario como Chespirito, pero Dios quiso que naciera en un mercado chiquito, pero no importa, estoy muy contento y feliz”, dice el empresario radial.

No todos los 12,000 cuentos que escribió sobre “Pancho Madrigal” los tiene guardados, porque se perdieron algunos por los terremotos, la revolución, algunos se destruyeron, y los que estaban en buen estado se pasaron a CD. En disco compacto tiene respaldados unos seis mil cuentos, aunque dijo que se pueden volver a hacer las grabaciones porque conserva los libretos que escribió. “De repente (con la tecnología digital actual) hacemos algunas grabaciones, pero por falta de tiempo no hemos podido meternos al estudio”, dice don Fabio.

Una buena cantidad de cuentos de “Pancho Madrigal”, fueron publicados en CD por Jacinto Acosta, gerente de Discoteca Juvenil. Esos discos volaron como pan caliente, y dice don Fabio que hasta los piratearon en Estados Unidos, y “cuando pongo a la venta CD en el Aeropuerto la gente se los lleva”

La otra cara de la moneda

Don Fabio, a sus 78 años, tiene otra cara como la moneda, porque además de empresario radial es diputado liberal ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén. Cuenta con el apoyo en la vicegerencia de su hermano, Carlos Gadea Mantilla, y de su hijo Milo y de varios nietos que manejan la página web de la Corporación.

Estar como diputado en Guatemala no le provoca problemas, porque implica estar ocho días de cada mes en ese país. Forma parte de la Comisión de Cultura del Foro Regional. Acaban de hacer (esa comisión del foro) un concurso de pintura centroamericana donde Honduras salió ganando.

“Allá” --en el Parlacén—“no hay pleitos como los que se producen en la Asamblea Nacional, ahí hay camaradería entre los partidos, los liberales y los sandinistas no nos estamos dando besos, pero no estamos peleando, estamos viendo problemas de tipo centroamericano. Ahorita estamos uniendo a los departamentos de Nueva Segovia con El Paraíso para un solo proyecto de ayuda internacional”. Esto lo hizo la Comisión Municipal del Foro Regional.

Fabio lleva 11 años como diputado ante el Parlacén. Actualmente va sobre su tercer período, el que cree que es el último. Se define como un liberal constitucionalista, pero no está de acuerdo con algunas cosas. El empresario es del criterio de que los que pasan como presidentes de Nicaragua no deben reelegirse nunca, sino irse a sus casas.

“Si yo hubiera sido presidente (de la República) tal vez me hubiera descompuesto, porque la droga del poder es algo terrible, pero si lo hubiera sido, por lo menos la gente diría: ‘Ahí pasó un hombre honrado, ahí ha pasado un hombre que no engañó a nadie’, como que si también hubiera sido cura, porque hubiera sido un sacerdote fenomenal”, dice don Fabio.

A pesar de que sus detractores lo han tildado como un hombre de la extrema derecha, don Fabio --quien ha hecho una institución radial en Nicaragua-- se define como un hombre centro-izquierda, “aunque a muchos les parezca mentira”.

ebarberena@elnuevodiario.com.ni




imprimir imprimir  email enviar
Nacionales

»Rivas no es inmune

»Primer muerto por H1N1 en Centroamérica

»Cadena de tratos irresponsables en muerte por malaria

»Porno con menores un mal extendido

»Fabio Gadea y los 50 años de “Pancho Madrigal”

»Crisis económica se viste de faldas

»No señala a nadie ni pide sanciones

»End@onlines

»Capturan otra lancha con 174 kilos de coca


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web