El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 02 de Noviembre de 2009 - Edición 10497
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Un vigilante que apoya su trabajo en el mejor amigo del hombre

El ingenio lo convirtió en entrenador de perros

* Todos los días lo ven transportarse en su bicicleta con sus dos perros amarrados a la misma, quienes le garantizan brindar una mejor seguridad en la escuela que se encarga de cuidar

|
El ingenio lo convirtió en entrenador de perros - Foto
Luis Alberto Ortiz, cuando se dirige a su centro de trabajo en su bicicleta, acompañado de sus dos perros: “La Muñeca” y “Beethoven”. EDGARD BARBERENA / END

Jamás hizo estudios para entrenar animales, pero en los últimos diez años de su vida ha entrenado a 15 perros de diversas razas, a los que ha convertido en sus “compañeros” de trabajo, reforzando el dicho popular de que “el perro es el mejor amigo del hombre”.

Nos referimos a Luis Alberto Ortiz, vigilante del Centro Escolar España, quien los siete días de la semana llega a sus labores a las seis de la tarde en su bicicleta y en compañía de “La muñeca”, una perra mezcla de rottweiler con pastor alemán, y un can de raza india cruzado con doberman que lleva como nombre Beethoven.

Dijo que en el entrenamiento le ha enseñado a “La muñeca” a conocer los tiempos en que deben caminar amarrados ambos en la bicicleta y con una misma cadena, y en dos meses entrenando, ya sabe que todos los días va al colegio, “además que los he educado para que no muerdan a nadie en la calle, pero si ellos reciben mi orden de atacar, lo hacen”.

“Gracias a Dios (debido a ese talento con el que nació Luis Alberto) no he tenido problemas en el colegio, porque los delincuentes saben que estoy cuidando el centro con dos perros bravos”, dice, tras recordar que la primera vez que comenzó a entrenar a un perro para llevarlo amarrado, le costó mucho, porque varias veces lo botó.

“A través de la paciencia comencé a tratarlos con cariño y así los perros comenzaron a hacerme caso. El primero que entrené fue un rottweiler, el que se me murió de viejo y de acompañarme a cuidar el colegio”.

Comenzó a llevárselo al colegio desde que tenía seis meses, “era muy bravo, se me rendía, pero después se acostumbró y así lo convertí en un entrenador de un segundo can”.

Ya dentro de lo novedoso del entrenamiento que le da a sus perros, don Alberto -–quien reside en el barrio 19 de Julio-- incluyó transportar hasta tres canes amarrados a una bicicleta donde cada uno lleva el mismo paso, de acuerdo a la velocidad que él le da a la bicicleta.

Más o menos desarrolla una velocidad de 15 kilómetros por hora y hace un recorrido (todos los días a las cinco y media de la tarde) de dos kilómetros que hay de su casa al centro de estudios que cuida, que está ubicado en las inmediaciones de donde fue el Cine Salinas.

Tiene un proyecto de construir un trailer para transportar a ambos canes en su motocicleta, y aclaró que no los ha amarrado a la moto porque con la velocidad que hay que desplazarse en ese tipo de vehículo, cansaría más a los perros.

Dice que con el adiestramiento que le ha dado a ambos perros, éstos podrían recorrer hasta ocho kilómetros, algo que no lo haría otro can que no haya sido entrenado

Las preguntas en la calle

Dice que en varias ocasiones se le han acercado en la calle personas que se desplazan en sus vehículos, para hacerle preguntas sobre cómo ha enseñado a los perros a llevar la velocidad que le da a su bicicleta, y hasta en un ocasión alguien lo quiso contratar para que le fuera a cuidar una quinta fuera de Managua, pero rechazó la oferta, a pesar de que le ofreció doblarle el salario que gana.

Actualmente Luis Alberto devenga como vigilante del referido colegio la cantidad de 2 mil 200 córdobas mensuales.

“Otros me han preguntado (en la calle) si soy entrenador de perros, pero yo les digo que los entreno sólo para la seguridad de mi trabajo y la mía, porque a los canes le he enseñado con órdenes, que no respondan a amenazas que les puedan hacer otros animales callejeros. Además, los perros han aprendido a detenerse cuando detengo la bicicleta al llegar a un alto”, manifestó

La alimentación de los perros

En “Beethoven” y “La Muñeca”, Luis Alberto invierte dinero, tanto en darles desparasitantes y vitaminas, así como su pedigrí y pellejos (carnes), y solamente les da de comer una vez al día, “porque me gusta mantenerlos ni flacos ni gordos para que no se cansen en el trayecto que hacemos a diario”.

A ambos los mantiene en una pequeña jaula con la finalidad de que no estén viendo a nadie, para que a la hora que ellos tengan que accionar (cuando él les dé una orden) no se detengan.

“Si los mantuviera libres, se volverían dóciles y no me servirían para nada”, dice el vigilante, quien aseguró a END que esas técnicas para que los perros le cumplan sus órdenes, fueron producto del ingenio, ante la situación de desempleo que se vive en el país.

Un perro mezclado con las razas pitbull y boxer que había entrenado, se lo mataron unos delincuentes en la escuela.

El animal tenía nueve meses de edad, pero en un diciembre “escuché varias detonaciones, y cuando llamé a los perros, solamente llegó uno de los dos que tenía, porque el otro había sido blanco de un impacto de bala calibre 38. En ese tiempo había muchos huecos en las paredes del colegio, por donde se metían los delincuentes.

“Ese perro me salvó la vida hace cuatro años”, cuenta Luis Alberto, quien de paso rechazó el argumento que recientemente hicieron algunas personas por la televisión, referente a que es peligroso tener en las casas perros de raza pitbull.

“Lo que pasa es que a los animales hay que educarlos, enseñarles, darles su alimentación y no maltratarlos”, subrayó

Historia de “La Muñeca”

La perra rottweiler con pastor alemán la consiguió Luis Alberto en un Centro de Salud, después que su anterior dueño la llegó a dejar para que la sacrificaran después de haber mordido a una persona. “Hablé con el representante de sanidad, quien me dijo que si me arriesgaba me la entregaba, y le dije que sí, y aquí la tiene, bien amaestrada”.

A esta última perra le enseñó otra rottweiler que la mató un bus frente a su casa y la considera una profesional, a la que puede llevar amarrada a la bicicleta a cualquier parte.




imprimir imprimir  email enviar
Nacionales

» “Plan Terror en acción”

»El Coyotepe depredado

»CSJ “duerme” las quejas contra funcionarios judiciales

»En “apuros” millonario complejo turístico

»Vivos se citan hoy en campos santos

»Trabajadores estatales obligados a ir a marchas

»El ingenio lo convirtió en entrenador de perros

»Feminicidios, violaciones y abusos en Granada

»Nutridos donativos para muro de Catedral

»DGI apadrina lucha para dejar pandillas

»Intur escudriñará gustos del turista que nos visite

»Carretera nueva se agrieta y se hunde


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web