El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Lunes 25 de Enero de 2010 - Edición 10579
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Los 50 años del Banco Central

Este año el Banco Central de Nicaragua, BCN, cumple 50 años de haber sido fundado. En ese medio siglo todo ha pasado en el país, desde guerras y revoluciones hasta crisis económicas, sin embargo el BCN ha salido a flote. Expertos y ex presidentes de la entidad, coinciden en que en eso ha hecho lo suyo la autonomía del Banco, cuyo quehacer ya sobresale en Centroamérica

|
Los  50 años del Banco Central - Foto
Antenor Rosales, actual presidente del BCN y Francisco Láinez, Presidente fundador del Banco. Isidro Hernández / END

En el último medio siglo por Nicaragua pasaron por lo menos cinco gobiernos; hubo una revolución y una guerra; el país vivió una hiperinflación, que calentó aún más los años 80, donde fue notoria la escasez de alimentos, que obligó a una conversión monetaria y a intentar aplicar las condiciones del Fondo Monetario Internacional, FMI, a nivel local. Pero al país no le fue muy bien en el intento.

A inicios de los años 90, sin embargo, la nación nica se “amarró” más la cintura y suscribió el Programa de Ajuste Estructural, ESAF, con el FMI, que para bien o para mal cambió el rumbo macroeconómico local. De todo eso fue testigo y actor, el Banco Central de Nicaragua, BCN: la entidad de más vieja data, y aun de pie, en el territorio.

El presidente fundador del Banco, Francisco Láinez, al repasar las cinco décadas de la entidad, ha dicho que pese a todo, el mayor aporte del BCN al país ha sido su “independencia”. Eso le ha permitido cumplir con su papel, que entre otras cosas es el de mantener la estabilidad monetaria.

El Banco, nació del desaparecido Banco Nacional, y fue creado por Decreto Legislativo No. 525 del 28 de julio de 1960, publicado en La Gaceta Diario Oficial
No

211 del 16 de septiembre del mismo año.

Está definido como “una institución del Estado con autonomía funcional, duración indefinida, patrimonio propio y personalidad jurídica”. Al abrir sus puertas, el primero de enero, de 1961, con 40 empleados, Láinez advirtió al entonces Presidente de la República, Luis Somoza Debayle, que mientras estuviera en el cargo no permitiría que ningún Somoza abriera un banco. Una acertada decisión.

Láinez se propuso eliminar la influencia política en las operaciones del Banco, y en ese sentido fue autónomo y generó confianza

Banco, fiel a su papel

El Banco aún es fiel a esa posición. El actual presidente de la institución, Antenor Rosales, enfatiza que: “El aporte fundamental de la entidad lo resume el logo de los 50 años del Banco… en 50 años el Banco ha permitido dar confianza y estabilidad en Nicaragua”, enfatiza.

“El logo dice 50 años emitiendo confianza y estabilidad y eso es lo más importante: el haber tomado una serie de medidas en política económica y monetaria para dar estabilidad y generar confianza en Nicaragua… así que creo que el Banco llegará al siglo, a los 100 años (fiel a su papel)”, asegura.

Alfredo César, quien fue presidente del BCN en los años 80, coincide con Rosales, pues comenta que el mayor mérito de la institución es mantenerse al margen de los gobiernos de turno.

“Gracias a eso, hablamos hoy día de estabilidad monetaria, de buenos niveles en indicadores como la inflación y reservas; y gracias a eso, se ha dado continuidad al programa económico con el FMI, todo eso es reflejo de esa buena gestión del Banco”, reitera.

¿Pero qué ha pasado a lo largo de su historia? El economista Francisco Mayorga, que lideró la institución durante el gobierno de Violeta Barríos de Chamorro, a inicios de los años 90, explica que la historia del Banco Central puede distinguirse en tres etapas.

“De 1969 a 1978, que es su fase de fundación; de 1979 a 1989, que es el período revolucionario; y de 1990 a la fecha, que es un período de reconstrucción y reconciliación nacional”, detalla.

En el primer período “el Banco Central tuvo un alto grado de autonomía institucional, y jugó un doble papel de mantener la estabilidad monetaria y promover el desarrollo económico”, rememora.

“En ese tiempo también impulsó muchas inversiones en capital humano, becando a buenos estudiantes para sacar sus maestrías y doctorados en excelentes universidades del exterior. Dos presidentes del Banco Central de esa época gozaron de un gran prestigio e influencia en el país: el doctor Francisco Láinez y el doctor Roberto Incer Barquero”, recuerda.

Luego “en el segundo período el Banco Central subordinó su autonomía a la lógica de la revolución y a la situación de guerra que asoló el país en los años ochenta. En ese tiempo el país no podía tener estabilidad monetaria ni desarrollo económico porque los gastos de defensa eran la prioridad, de modo que el Banco Central fue básicamente un emisor de billetes, una imprenta dedicada a cubrir el déficit del Gobierno y las empresas estatales. Eso derivó en una situación de hiperinflación muy grave, y la moneda nacional perdió su credibilidad”, destaca.

“Sin embargo, en el tercer período --añade-- el Banco retomó su papel de promotor de la estabilidad monetaria. A mí me correspondió hacer la reforma monetaria de 1990 y poner en circulación el córdoba oro al uno por uno. Luego se adoptó la política del deslizamiento y el tipo de cambio ha llegado a 20 por uno en veinte años, lo cual es sin duda algo muy exitoso, como reflejo de las políticas de estabilidad monetaria y la confianza del público en la moneda nacional”.

José Evenor Taboada, quien se desempeñó en la presidencia del Banco Central de 1992 a 1997, exalta que la institución tiene un serio compromiso con la responsabilidad de la estabilidad monetaria, de cara a que las políticas crediticias y cambiarias sean las apropiadas para facilitar el desarrollo en el país.

“Y para lograr ese objetivo, se ha procurado siempre el profesionalismo, el fortalecimiento de los cuadros técnicos del BCN, de manera que siempre ha sido una meta para profesiones como la Economía, el llegar a trabajar al Banco Central y a su vez, ha sido cantera de gente muy bien formada por esta entidad, que luego pasan a desempeñarse en otros sectores”, sostiene.

Taboada destaca como un elemento importante que caracteriza al BCN, que salvo algunos momentos de mucha presión política, logró mantener su independencia en el sentido de poder continuar el rumbo, asegurando la estabilidad monetaria de Nicaragua y si bien, es una institución que efectivamente está inmersa en las decisiones políticas, “yo diría que quienes han asumido esa responsabilidad han sido fieles servidores públicos al servicio de ese objetivo que es la estabilidad monetaria”, señala.

En ese contexto Mayorga resalta que en los últimos tres años, el Banco Central ha mantenido su autonomía institucional y una política “muy saludable” para las finanzas del país, “aparte de que sigue acumulando prestigio bajo la presidencia de Rosales”, subraya el economista, cuya única crítica para el Banco, en los últimos 50 años, es la emisión de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis

Pero hay retos

Rosales al hablar sobre su gestión menciona que: “Lo que hemos hecho es cumplir con la Ley. Obviamente con el esfuerzo de todos, e imprimiendo el estilo personal, y vamos a los 100 años, sin lugar a dudas”, expone.

Mario Arana, Director Ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, y quien estuvo al frente del Banco durante el Gobierno de Enrique Bolaños, 2001-2006, específica que sólo fue en los años 80 que el Banco perdió su independencia y enfrentó una hiperinflación, que alcanzó su pico de 14,316 % en 1988.

“Pero más allá de ese episodio, la realidad es que el Banco mantiene su institucionalidad, su transparencia. Es una entidad donde se puede hacer carrera profesional, tiene programas de capacitación y de adiestramiento sistemático; y ha prevalecido la estabilidad y un buen grado de autonomía que le permite justamente preservar su papel de cara a la estabilidad monetaria del país”, apunta.

Aunque considera que tiene todavía el reto de generar más confianza en la moneda local. “Observamos por ejemplo, que la mayor parte de los depósitos están en dólares, eso nos dice que hay trabajo por hacer de cara a generar más confianza en nuestra en moneda (y revertir las cosas)”, manifiesta.

No obstante no se duda de que “el desempeño del Banco ha sido encomiable en este período (del Gobierno sandinista que precisamente estuvo al mando del país en los 80). La administración actual del Banco (que preside Antenor Rosales) ha inyectado credibilidad a la política económica local, eso también hizo que a nivel de Centroamérica tenga un desempeño aceptable”, puntualiza el ex funcionario gubernamental

El papel del BCN

El Banco Central, es la entidad responsable de la política monetaria del país. Para José Evenor Taboada, ex presidente del Banco Central de Nicaragua, también tiene como función emitir nuevos billetes, publicar investigaciones económicas que miden el pulso de la economía de la nación. 
“Se trata de información en materia de descensos de índice de actividad económica, situación de las reservas, movimiento de capitales, en fin, la totalidad de componentes fundamentales de la actividad económica que permiten a la población y a los sectores activos, tomar decisiones bien orientadas”, apunta. Taboada agrega que los roles del BCN son permanentes en esas direcciones. Aunque en algunos momentos, aclara, ha tenido un rol “crítico, de peso”, en la economía.

“Eso se vio con el cambio de Nicaragua de un país de hiperinflación a mecanismos de economía más compatibles con las condiciones necesarias para el desarrollo de la nación, a partir de 1990. Sin un BCN que liderara la supresión de la hiperinflación, el fomento del ahorro interno, la disminución de la participación del Estado a través del crédito del BCN en la actividad económica y la reinserción total de Nicaragua en el sistema de libre convertibilidad de la moneda, simplemente todo lo que se está viendo ahora hubiera sido imposible de lograr”, advierte

Los indicadores

De la década de los 90 a la fecha, los indicadores macroeconómicos han dado un vuelvo a nivel local, en gran medida por la actuación responsable del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Indicadores Años 94-96 2009
Inflación 12% 0.93%
Deuda externa 6,200 millones de dólares 3,653 millones de dólares
PIB 4% -1%*
(Producto Interno Bruto)
*Incidió en el comportamiento la crisis económica internacional. Sin embargo Nicaragua registra el nivel de decrecimiento menos bajo en Centroamérica, según economistas locales.

Fuente: economistas y Banco Central de Nicaragua, BCN.




imprimir imprimir  email enviar
Economía

»Los 50 años del Banco Central


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web