El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 29 de Abril de 2010
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Misterios & Enigmas
abr 29, 2010

Luz, calor y sonido

Principios inherentes de vida

|
1272509605_TA-107.jpg

“La velocidad de la luz es más rápida que la velocidad del sonido”. No es una teoría que parte precisamente de los experimentos de Albert Einstein, sino desde que Dios creó la Tierra y su conjunto natural. En primera instancia se creó la luz, así se dio inmediatamente cabida al calor y, por supuesto, al sonido, por la interrelación que existe.

La luz, el calor y el sonido son elementos de los que nadie se puede desligar, porque no sólo nos alumbran, proporcionan calor o nos complacen los oídos, sino que también comprenden el origen de la vida y la creación.

El origen de todo cuanto existe en el planeta, tanto interno, como a nivel externo, está estrechamente relacionado con esos tres principios básicos que sin duda poseen un gran magia, la cual se cumple dentro de los ciclos por los que pasa la naturaleza, dice el Gnóstico Misionero Hugo Cardona.

Los tres principios naturales del origen de la vida y la creación

La luz
Es un elemento que se le atribuye al día, como un reflejo que se expande producto del sol, como un principio eléctrico que alumbra nuestro hogar y también como un sinónimo de claridad, objetividad y precisión, porque nos permitirá observar todos los detalles a nuestro alcance dentro de los cinco sentidos, expresa el Gnóstico.

“Si colocamos una planta en un lugar luminoso, estará siempre llena de vida, pero si la colocamos en un sitio oscuro podría no desarrollarse o peor aun, moriría de manera inevitable”. Lo mismo ocurre si hacemos esto con un ser humano, ejemplificó el misionero. “La luz como efecto atmosférico luminoso otorga a todos los seres vivos el milagro de la vida, por eso decimos que es un principio de vida”, añadió

El Calor

Es inherente a la luz, que viene acompañada del fenómeno calórico, proporcionado por la magia del sol. El calor es un factor determinante dentro de la estructura vital de una persona.

En los sitios donde no hay constante luz, ni mucho menos factor calor, las personas suelen ser más pasivas e inertes, esto provoca que se entre en un estado de negatividad, depresión y decaimiento, lo que lamentablemente atenta contra la vida. Sin embargo, esto se puede remediar cuando las personas consumen bebidas calientes o entran en contacto con algo caliente, añade el experto. En cambio las personas que son azotadas por el calor, como es el caso de Nicaragua, son más activas

El sonido

Tiene que ver con la vibración, lo cual es resultado del calor. Al sonido se le relaciona con la palabra. “Toda luz que se enciende vibra”, especificó el Misionero Gnóstico.

“La luz, el calor y el sonido tienen una íntima relación con la Santísima Trinidad, lo que es igual a decir el principio del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dentro del curso de la vida humana, animal y vegetal, se necesita de la unión de estos tres principios elementales bajo su interrelación con la Santísima Trinidad”, explicó Cardona.

* Según el experto, la luz es la doctrina que nos permite el autoconocimiento y está íntimamente asociada con el hijo que es el Cristo, razón por la que dentro de las sagradas escrituras hay una frase que dice “yo soy la luz del mundo, nadie llega al padre si no es por mí”, mensaje que nos muestra un camino. Cuando se habla de luz como efecto luminoso debemos estar conscientes de que es un mensaje claro y positivo a nivel espiritual.

* El calor se relaciona con la temperatura y representa la energía, donde cabe decir que el ser humano está constituido ciento por ciento de energía; este principio está asociado con el Espíritu Santo y está enfocado en energía sexual, que ayuda a regenerar el alma. “El Espíritu Santo está representado en la Biblia como una llama de fuego”, adujo.

El fuego es purificador, todo ser humano vuelve a la tierra para purificarse de todas las impurezas, errores, egos, defectos de carácter, pero para llegar a este proceso de purificación las personas tienen que educar la energía mental, emocional y la energía de la sexualidad.

* El sonido está asociado con el padre y es la sabia utilización de la palabra para lograr el despertar de la conciencia. Las personas tienen que despertar del adormecimiento en el que se encuentran, de la esclavitud social, comercial, etc. a la realidad, y descubrir que somos un punto en el universo.

“Se puede ver claro que dentro del proceso de creación de la vida se requiere de la luz que es el resultado de la palabra, del calor que es el resultado de la luz y el sonido que es el resultado del calor”, puntualizó, el experto en Gnosis.


Créditos
Centro de Cultura Gnóstico. Teléfono: 22494677



imprimir imprimir  enviar enviar
Misterios & Enigmas

La humanidad debe evitar el contacto con los extraterrestres

La magia de pensar en grande

El viento, un buen aliado y mal enemigo

El manejo del dinero según los signos del Zodiaco

Luz, calor y sonido

La reacción casi humana de los chimpancés

Marte se contamina con vida terrestre

La Meditación Trascendental


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web