El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 13 de Enero de 2011 - Edición 10914
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Pacientes recetan: más médicos, mejor control y… buena cara

Hospitales urgen ser “operados” de emergencia

* Ciudadana: “Lo ideal sería que en emergencias metieran a mayor número de personal en vez de invertir en propaganda política”, dice ciudadana
* Doctor: “La comida se nos enfría y no podemos estar tomando datos y al mismo tiempo comiendo, además, viene tanta gente… a veces por la presión del trabajo es difícil tener una sonrisa”

|

III Y ÚLTIMA ENTREGA

Mientras expertos en salud pública coinciden en que se debe implementar “controles” y “cambios” de calidad en el Sistema de Salud Público para “mejorar” la atención en las salas de emergencia de los hospitales regionales y de referencia nacional del país, los ciudadanos, incluyendo personal del Ministerio de Salud, Minsa, concuerdan en que la “solución” es dotar de más personal las áreas y tener voluntad “para mejorar las cosas”.

María López, una mujer que cuando se enferma recurre al Hospital Regional de Matagalpa, dice que ella cree que “si hay más doctores” la gente será atendida con rapidez.

“Yo no soy tan estudiada, pero mire, aquí (en emergencias) esperamos y esperamos porque dicen que sólo hay un doctor para todos los pacientes, entonces, ¿así cuándo vamos a salir rápido de aquí (de la sala)? Si al menos pusieran dos doctores y explicaran cómo está la cosa, uno los entendería”, ejemplifica.

Luis Daniel Juárez, de Rivas, también cree que si el Minsa “tomara” en serio su papel y a los pacientes, “se preocuparía por descongestionar las salas, y no sólo por evitarnos buscar medicamentos que no siempre se encuentran en la farmacia del hospital, pero uno viene a emergencias prácticamente a esperar y a llevarse a la casa la receta”, menciona.

En Managua, en tanto, pacientes como Javier Rosales, del Reparto Schick, que acuden a hospitales como el “Manolo Morales”, resaltan que “no importa si hay poco personal de salud en la emergencia, si al menos nos atendieran con buena cara, uno espera con gusto, pero son malcriados los que nos atienden, no sé por qué el Minsa no cambió nunca está situación”, indica

¿Qué dice el personal de salud?

Elena Hernández, habitante de Matagalpa, dice, en cambio, que “todo es cuestión de buena voluntad. Nada les cuesta asear los inodoros y la sala, tener todo limpio. Nada cuesta atender con buen semblante, dar una sonrisa, y decir claramente: ‘Miren, ni modo, tienen que esperar’”, sostiene.

Aunque “claro, lo ideal sería que en emergencias metieran a más médicos, a más enfermeras, a más especialistas. Lo ideal sería que invirtieran más en esto que en propaganda política”, resalta.

Los oficiales en trámites hospitalarios de los hospitales regionales, al igual que los fiscales, concuerdan en que “hay déficit de personal” en los hospitales. “No se ha podido aumentar el personal, aunque en Managua meten mucho a los chavalos que están en su último año de la carrera de Medicina, pero en el interior del país, es más difícil, nadie quiere dejar la capital”, coinciden.

“¿Usted pregunta por la solución?, pues para nosotros es contratar más gente, pero el presupuesto no da para eso. Si mire, en Admisión con costo tenemos a dos o tres personas, no hay dinero, no hay reales”, refiere uno de los fiscales, que omitió su nombre por temor a ser despedido.

Los oficiales, además, explican que “a veces es difícil ponerle buena cara al paciente, cuando tal vez no desayunan ni almuerzan por estar atendiendo a quienes llegan en busca de salud”

Con la comida fría

Exponen “que la comida se nos enfría, y no podemos estar tomando datos y al mismo tiempo comiendo. Además, viene tanta gente que uno, pues, ya hace las cosas como de una manera automática, a veces por la presión del trabajo es difícil tener una sonrisa en los labios todo el tiempo, y estar explicando a cada persona por qué hay retrasos en la atención”.

Lo viable, según el personal, es “acortar los turnos de doce horas”, o bien “meter más gente en las salas, especialmente oficiales de trámites hospitalarios y más médicos, con eso mejora la cosa”, apuntan

Médicos de base, con algunos consejos

Los médicos de base, que son los que quedan al mando de los turnos en salas como las descritas, indican de entrada, que “el trabajo de gerenciar los procesos de salud dependen del nivel central”, es decir, del Minsa.

“En el nivel central nacen las ideas y se orientan para que se cumplan. Muchas veces no dan resultados porque son verticales, no tienen retroalimentación una vez aprobadas, y actualmente hay muchas debilidades en el proceso por eso”, aseguran.


¿Qué se puede hacer, desde su perspectiva?
“Uno: implementar una auditoría de calidad de la atención, analizando los problemas que hay, basados en el modelo de las demoras.

“Dos: se requiere incluir al personal de salud en la solución de problemas para que ellos expongan las debilidades y así estén dispuestos a contribuir a revertir la situación.

“Tres: se necesitan autoridades receptivas y maduras, de modo que reconozcan que existen problemas, y que la solución está más allá del Minsa, porque también le compete a la sociedad en general”, plantean.

A lo anterior añaden “la necesidad de un cambio de actitud del personal médico, el cual ante todo debe atender con calidez, independientemente de las condiciones”. Es “difícil, pero es posible”, admiten.

Además, refieren que “hay que utilizar la información del Sistema Público de Salud, con fines investigativos, hay que compartirla con todos los medios de comunicación, sabemos lo que pasa, es ser iluso creer que porque como soy el Minsa y no digo nada, no se va a saber. Nuestro gremio es pequeño y nos conocemos todos”, advierten

Experto añade más….

El doctor Leonel Argüello, de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, sostiene que, “en primer lugar, hay identificar dónde están los cuellos de botella y cuáles son las causas, para tomar medidas”.

Por ejemplo, “si son demasiados los pacientes que llegan, suponete, eso estaría demostrando que el sistema no funciona como tal, porque el sistema está conformado por diferentes componentes: el nivel primario, que incluye a los centros y puestos de salud; el nivel secundario, que son los hospitales, y el nivel terciario, donde están los centros nacionales. Entonces, si llega mucha gente a los hospitales significa que algo está pasando en el nivel primario”, destaca.

“¿Cómo se puede identificar?” --agrega—“definiendo de dónde provienen los pacientes que nos llegan al nivel secundario, si son de Masaya o del Distrito Seis, entonces, ¿qué está pasando allá en con los centros de salud de esos lugares? Lo que haría yo como Minsa es, por otro lado, dividir los hospitales en lo que es atención primaria y secundaria, porque lo que vemos es que los hospitales están funcionando al mismo tiempo como centros de salud”.

Detalla, además, que hay que considerar que los hospitales no sólo brindan un servicio médico, sino también de hospedaje.

“Los hospitales deben dar alimentación, y en éstos hay dormitorios para la gente, entonces, ¿cuál es el problema? Que si vos como director de un hospital no comprendes eso, el servicio de hospedaje te come, de tal manera que en vez de preocuparte por la atención al paciente, te preocupás más por la cama que va a ocupar”, apunta.

“Yo he sido del planteamiento que se debe buscar cómo aliarse con la mayor (cantidad de) gente posible, como las escuelas de turismo o de hoteles, para que ayuden a organizar las cosas, porque un hospital, repito, es un hotel con un servicio médico, y la gente espera no sólo que esté limpio y que tenga buena cama, sino que también atiendan bien. Es muy sencillo”

“Que el Minsa haga lo que hizo END”

Argüello, sin embargo, resalta que usualmente la gente piensa que los hospitales resuelven más que los centros de salud.

“Esa es una percepción equivocada, piensan que los hospitales resuelven todo y eso no es cierto. Entonces, hay que explicar un poco más esto, ya que quien te salva la vida es el que te brinda, de entrada, los primeros auxilios, no es el mejor especialista del país”, opina.

También sugiere al Minsa hacer labores de investigación y de campo en las salas de emergencias. “Pueden ir a las salas y observar el tipo de paciente que llega al área, como hizo EL NUEVO DIARIO, sentarse a observar y anotar con qué dolencias llegan y a qué llegan, ya que a veces a la gente le mandan exámenes, y hasta los tres o cuatro meses le ponen las cita. Si se hace esto, va a permitir enfocar las unidades de salud en esos padecimientos y establecer laboratorios para los exámenes que más requiere la gente”.

Además, “vas a poder capacitar a los médicos en los padecimientos más frecuentes de la gente; nosotros como Sociedad Nicaragüense de Medicina General, en los dos últimos años hemos capacitado a 900 médicos en diferentes áreas con apoyo de brigadas españolas, en electrocardiograma y ultrasonidos, y en otras materias del nivel primario, y eso lo puede hacer el Minsa también”.

El especialista manifiesta, incluso, que el Minsa bien puede adoptar lo que hace el sector privado de la salud.

“Ese sector tiene clínicas donde hacen los exámenes de gabinete --como decimos--, que son Rayos X, ultrasonidos, tomografía, resonancia magnética, y unidades de exámenes de laboratorio. Esto te descongestiona y sale más barato, y, además, te permite tener un mejor control de calidad porque tenés laboratorios centralizados y no 40 ó 50 unidades haciendo los mismos exámenes”, puntualiza

¿Por qué no como Disneylandia?

El doctor Leonel Argüello, de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, menciona que las salas de emergencias deberían estar más señalizadas.

“A veces, el paciente o los familiares pierden mucho tiempo por andar dando vueltas, pero si hubiera una señalización adecuada el paciente perdería menos el tiempo, sabría adónde ir. Lo otro es que deberían indicarle a la gente el tiempo de espera, porque en salas como esa, siempre se espera”, expresa.

“En ese caso, pueden hacer lo de Disneylandia. Allí la gente hace largas filas, pero ellos saben el tiempo de espera en cada una. En una fila te dicen que es 20 minutos, en la otra 40… ¿Qué puede pasar en las emergencias? Bueno, si el paciente va a esperar tres o cuatro horas, indicarle al paciente ese tiempo de espera, así él toma su número y planifica su tiempo. Hay menos congestión, menos estrés y mejor atención”.

Aplicar el “triaje” es otra opción. “El triaje no es más que seleccionar al paciente que se le va a dar primero la atención, de acuerdo con su gravedad, con su padecimiento. En un accidente, por ejemplo, si hay 40 heridos y unos van a morir, otros salieron ilesos y otros están mal, pero se pueden salvar, se elige como prioridad a estos últimos. En la guerra, por ejemplo, si hay soldados baleados se les da prioridad a los que tienen más probabilidades de sobrevivir, entonces esto debe aplicarse más a menudo en las emergencias”, recomienda, tras insistir que le educación en salud es vital.

Lo otro “es que los hospitales deben establecer servicios de abanico, como digo yo, y esto se ve en los supermercados: cuando hay pocos clientes, hay dos cajas atendiendo, pero en hora pico todas las cajas están abiertas; entonces, en los hospitales se requiere esto”, subraya.




imprimir imprimir  email enviar
Especiales

»Un flagelo llamado feminicidio

»Primera feminista de Nicaragua

»Un flagelo llamado feminicidio

»EL SIMBIÓTICO MUNDO ENTRE AVES Y HORMIGAS

»Breve Ecológica

»Centinela del ártico bajo lupa

»El “abc” del cambio climático

»Desaparecidos

»Muerte amenazará a nuestra niñez aun después de 2015

»Hospitales urgen ser “operados” de emergencia

»Cuando el viento exhala fuego

»Nagarote, su historia y el famoso Jenízaro

»Prevención, clave para estar saludables

»Cuatro tipos de bosques a orillas del río Chiquito

»“Hay que hilvanar bien fino en 2011”

»Más mujeres en aulas, pero afuera, violencia y desigualdad

»Dios le lleva la mano para sanar y sanar niños

»Territorio “sagrado” del mundo maya

»La drogadicción durante la adolescencia

»En el reino de los hombres

»Desarrollo no pasa por “chamarrazos” a la Educación

»Un hombre en el ojo del huracán

»Ciberlectores tomaron la palabra


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web