El Nuevo Diario
Portada | Archivo | Escríbenos | Suscríbete
  CON TODO EL PODER DE LA INFORMACIONManagua, Nicaragua - Jueves 13 de Enero de 2011 - Edición 10918
Nacionales
-
Sucesos
-
Departamentales
-
Internacionales
-
Ciencia
-
Opinión
-
Política
-
Contacto END
-
Deportes
-
Variedades
-
Informática
-
Especiales
-
Economía
Otras secciones
Cultura
Clasificados
Horóscopo
Turismo
Emprendedores
Empresas
Club de lectores
Suplementos
El alacrán
Nuestro mundo
Ellas
Misterios & Enigmas
Salud y sexualidad
Nuevo amanecer
Buena onda
El Deportivo
Otros servicios
Suscripciones
Nuestros servicios
Directorio
Noticias más leidas
Noticias por correo
RSS XML
Servicios web
Blogs

Cifras son solo números fríos de una pavorosa realidad

Un flagelo llamado feminicidio


Un flagelo llamado feminicidio - Foto
La abogada Brenda Rojas expresa la necesidad de que exista un Estado más beligerante que proteja la vida y la salud de las mujeres. A la derecha, Adelaida Sánchez Mercado, trabajadora del Cenidh. FRANK CORTES / END

Es la sala 2 del juzgado del distrito 10 de ciudad Sandino, Ana María Lindo Sandino casi no puede contener las lágrimas. Está en la audiencia que decidirá si queda en la libertad o va a la cárcel del hombre que ha sido su compañero por más de 15 años, y con el cual ha procreado dos hijos.

El mismo hombre que la apuñaló brutalmente en un taxi cuando ella intentaba abandonarlo tras años de reiterados abusos físicos y psicológicos. Jairo Moreno Aguirre, su primer amor, y hoy, su mayor verdugo.

Pero cuando la jueza anuncia que Jairo, de encontrarse culpable, podría ir a prisión durante dos años. Ana siente un terrible dolor en el pecho y doblega ante la mirada suplicante del hombre que tanto amó. Finalmente, las autoridades proponen una mediación en la que su agresor se compromete a no lastimarla y ese mismo día es puesto en libertad.

Horas después, exactamente a las 5 de la tarde, Ana es brutalmente asesinada por su ex pareja frente a sus pequeños hijos de 10 y 12 años de edad. Seis puñaladas acaban con su vida con tan sólo 29 años de edad

Victimas aumentan

Según la Red de Mujeres Contra la Violencia, Ana es una de las 89 mujeres que el año pasado perdieron la vida en homicidios íntimos.

Además de estas 89 muertes, la Red de Mujeres Contra la Violencia lleva contabilizadas apenas 32 denuncias en las Comisarías de la Mujer. De este total de homicidas, 36 están prófugos de la justicia, 34 están presos y en espera de ser juzgados, ocho han sido condenados, cinco se suicidaron tras asesinar a su pareja y 3 están libres por tráfico de influencias.

Las cifras arrojan que son 10 muertes más en comparación con el año pasado, cuando se habían registrado 79. Entre estas víctimas nueve son niñas menores de 10 años, dos más que las del año pasado.

Todas estas mujeres fueron víctimas de la mayor expresión de violencia que existe hacia las mujeres: el feminicidio. Para Aura Lacayo Matuz, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, Ana fue víctima de una sociedad patriarcal.

“Ana es el típico caso de un sistema judicial que no funciona. Después de la denuncia nunca debió concederse una mediación porque eso le costó la vida”, explica Matuz

La mediación

La mediación es un proceso en que las partes involucradas llegan a un acuerdo, pero sólo aplica cuando las lesiones son leves o no ponen en peligro la vida de la persona agredida.

Hay denuncias de que las autoridades inducen a la mujer a una mediación al juzgar por su cuenta si las lesiones son leves.

Evelyn Flores, integrante y promotora de la Fundación Puntos de Encuentro, afirma que esa organización está en contra de la mediación cuando la vida de la mujer ha sido amenazada.

“El agresor puede comprometerse a no agredir a la mujer sólo para salir de la cárcel”, advierte Flores

Pocas denuncias

El otro problema que existe es la falta de denuncias por parte de las víctimas, ya que muchas conocen las carencias del sistema judicial.

Aura Lacayo considera que esto es un problema serio que limita el acceso a la justicia. “En muchas ocasiones cuando las mujeres van a poner la denuncia, en la Comisaría de la Mujer le dicen que eso es un problema íntimo y no hacen nada. Otras veces ponen en duda el testimonio de la víctima o se burlan de ella”

Con sueños de justicia

El 3 de abril de 2010, a la 1 y 48 minutos de la madrugada, Aida Carrión González, recibió una llamada que le comunicó una terrible desgracia. Según su ex cuñado, Juan Carlos Siles Arabia, su hermana, Dina Carrión González se había suicidado.

Pero la afirmación de Juan Carlos no era coherente con el estado en que se encontraba el cuerpo de Dina, lleno de rasguños en la pierna izquierda, con micro-heridas y moretones en sus pies. Sus pantorrillas presentaban muchas escoriaciones, como si el cuerpo hubiera sido arrastrado un largo trayecto. Tenía un moretón en su sien izquierda y una fuerte hinchazón en el párpado izquierdo
También presentaba una laceración en el dedo anular de la mano izquierda, como la que se produce cuando se vuelve a cargar un arma tras haber sido detonada. El disparo se había producido de arriba hacia abajo, como ocurre cuando una persona se encuentra de rodillas pidiendo clemencia. Oculto tras un supuesto suicidio, otro feminicidio más había engrosado la lista. Dina tenía 39 años de edad

Un Estado asesino

Las organizaciones de Derechos Humanos afirman que la violencia es un problema real con profundas raíces a nivel estructural, ya que los hombres se posicionan del cuerpo de las mujeres y las consideran de su propiedad.

Y peor aún, estamos ante un Estado violador de los derechos humanos, ya que no impone medidas cautelares para protegerlas de sus agresores, minimizan las denuncias de violencia, y justifican su falta de beligerancia por la carencia de recursos.

“Sin lugar a dudas estamos ante un Estado que podría ser demandado por omisión en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por retardación de justicia y exposición de las personas al peligro”, indicó Adelaida Sánchez Mercado, miembro del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh

El feminicidio y su relevancia

El feminicidio se define como la forma más cruel de violencia hacia las mujeres, o el asesinato ocurrido por su condición de género. En Nicaragua, aún no se contempla en el Código Penal, razón por la que existen muchos vacíos en la legislación.

Según la abogada Brenda María Rojas Alvarado, el establecimiento del feminicidio como una figura en el Código Penal traería muchas ventajas, entre ellas la de tener un registro estadístico de todas las mujeres que mueren cada año debido a su condición de género.

“Se visibilizaría la muerte de las mujeres, se mediría el acceso a la justicia que tuvieron estas mujeres, pues muchas pudieron evitarse con la intervención de la Policía y la Fiscalía y se sabría si hubo o no retardación de justicia”, asegura Rojas

Leyes podrían cambiar

El 9 de diciembre de 2010, la magistrada Alba Luz Ramos presentó el proyecto de Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres. De ser aprobada, la nueva Ley crearía juzgados especiales para atender los casos de violencia contra la mujer, se tipificaría el delito de feminicidio y los distintos tipos de violencia: física, psicológica, patrimonial y sexual.

“Con esta ley se trascendería la violencia doméstica hacia la violencia de género”, señaló Ramos
La magistrada Ramos también destacó que con la nueva Ley aparecería el maltrato habitual como delito autónomo, y que “el Sistema Penitenciario Nacional (SPN) estaría facultado para crear programas que ayuden a los agresores, para que sean tratados y orientados psicológicamente y no reincidan en la violencia contra las mujeres”.

Por otro lado, el 24 de diciembre de 2010, organizaciones de Mujeres y Feministas de Nicaragua, entregaron el primer borrador del Anteproyecto de Ley Contra la Violencia hacia las mujeres y el Feminicidio al Primer Secretario de la Asamblea Nacional diputado Wilfredo Navarros.

Durante el Acto de entrega de la iniciativa, el diputado Wilfredo Navarro, señaló que “la lucha para castigar a los que violenten el derechos de las mujeres y defender a las víctimas de la violencia, no tiene color político ni de género”.

El parlamentario también agregó que “con la ley se va a crear una jurisdicción especial que juzgue y conozca todo lo que tiene que ver con la violencia contra la mujer”

Debilidades actuales

Wendy Flores, también abogada del Cenidh, señala que a la hora de proteger la vida de las mujeres existen muchas debilidades.

Los casos de violencia a juicio de Flores nunca deberían ser mediables, pero, según ella, en la mayoría de los casos se cita al agresor con el principio de no destruir el hogar familiar, exponiendo a la mujer a nuevas situaciones de peligro.

“La Policía no hace las diligencias oportunas por razones tan banales como falta de gasolina, patrullas o peritos que realicen la inspección después que la mujer interpone la denuncia. Mientras más se retarde la inspección, más difícil es reconstruir un caso”, asegura.

“Los dictámenes médicos --agrega Flores-- forenses no se emiten en tiempo y forma, ya que generalmente el dictamen psicológico se entrega hasta 30 día después de interpuesta la denuncia”.

Flores indica que el culpable siempre tiene garantizado un abogado, ya que la agresión se tipifica como falta penal, en cambio la víctima debe pagar a su representante. “El Ministerio Público prioriza otros casos como los de drogadicción, pero minimiza los casos de violencia contra las mujeres”, dice Flores.

Y acusa que “quienes recepcionan las denuncias y los jueces que imparten justicia, tienen poca sensibilidad hacia la víctima, y la mayoría está poco capacitada para abordar estos casos”

Consejos al Estado nicaragüense

Los miembros del Cenidh consideran que el Estado Nicaragüense debe aplicar las siguientes medidas si desea cambiar la situación de desventaja en que se encuentran las mujeres con respecto a los hombres:
* Incluir en el Currículo de Educación una visión de igualdad y equidad efectiva. Fortalecer el respeto y el derecho de las mujeres a una vida digna y libre de violencia.

* Hacer campañas de prevención y promoción de la igualdad de género en todos los niveles del sistema educativo. Los delitos de violencia física y sexual deben sancionarse con el rigor que corresponde.

* Asegurar un psicólogo forense en cada Comisaría para evitar que sus dictámenes retarden el inicio de las investigaciones, ya que estas dilaciones no permiten que el expediente esté listo.

* Tiene que haber un protocolo de actuaciones debidamente actualizado. Colocar 2 ó 3 fiscales permanentes para orientar las investigaciones en cada comisaria. Tener personal debidamente capacitado para abordar los casos que involucran violencia de género.

* Finalmente, Nicaragua debe ajustar su legislación con el marco jurídico internacional de vivir libre de violencia e incluir el feminicidio dentro del código penal.

Estos pasos son indispensables para que a Dina Carrión y Ana María se les haga justicia, de forma tal que un nuevo sol ilumine el camino de la justicia. Se hace inminente que la violencia de género no siga cobrando nuevas víctimas y que las mujeres vivan en un Estado que garantice su seguridad física y mental.




imprimir imprimir  email enviar
Especiales

»Un flagelo llamado feminicidio

»Primera feminista de Nicaragua

»Un flagelo llamado feminicidio

»EL SIMBIÓTICO MUNDO ENTRE AVES Y HORMIGAS

»Breve Ecológica

»Centinela del ártico bajo lupa

»El “abc” del cambio climático

»Desaparecidos

»Muerte amenazará a nuestra niñez aun después de 2015

»Hospitales urgen ser “operados” de emergencia

»Cuando el viento exhala fuego

»Nagarote, su historia y el famoso Jenízaro

»Prevención, clave para estar saludables

»Cuatro tipos de bosques a orillas del río Chiquito

»“Hay que hilvanar bien fino en 2011”

»Más mujeres en aulas, pero afuera, violencia y desigualdad

»Dios le lleva la mano para sanar y sanar niños

»Territorio “sagrado” del mundo maya

»La drogadicción durante la adolescencia

»En el reino de los hombres

»Desarrollo no pasa por “chamarrazos” a la Educación

»Un hombre en el ojo del huracán

»Ciberlectores tomaron la palabra


Portada | Nacionales | Sucesos | Departamentales | Internacionales | Opinión | Política | Deportes | Variedades | Economía
El Nuevo Diario (c) 1998-2005 e-mail: info@elnuevodiario.com.ni
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web