El Nuevo Diario

Nada claro sobre horrendo asesinato de niña

Se entrega señalado de autor o gestor del crimen

*** Policía no revela dictamen del forense sobre posibilidad de violación
*** Mientras tanto, la guerra por esas tierras se mantiene como el principal móvil en la muerte de la pequeña

Reynaldo Domingo Castro Muñoz, señalado como el autor o gestor del crimen de la niña Rosa Elena Rivera Orozco, de 11 años, ocurrida en las tierras del Timal, negó tener relación en los hechos tras entregarse a la Policía de Tipitapa.

El comisionado Manuel García, jefe del distrito policial, confirmó que Castro Muñoz se presentó el mismo día que fue localizado el cadáver de la pequeña, quedando en calidad de detenido. “Lo estamos investigando”, confirmó el jefe policial.

Mientras tanto, investigadores de la Guardia Operativa de la Policía de Managua, se movilizaron hasta el lugar del crimen para hacer una reinspección en la zona y buscar nuevos elementos que conlleven al esclarecimiento del hecho que estremeció a la población del lugar

Llevada con engaños

Para la Policía de Tipitapa, aún no hay nada que pueda determinar cómo ocurrieron los hechos que terminaron con la vida de la pequeña, pero según los familiares de la víctima, la niña pudo ser llevada con engaños por su victimario o por quienes hayan cometido el delito.

“Para mí que se la llevaron con engaños hasta ese lugar y ahí la mataron”, afirmó Jackson Raúl Zelaya, cuñado de la víctima, y quien localizó el cadáver en medio de una palizada de eucaliptos, a unos dos mil metros hacia el Este de la humilde casa que habitaba la niña, en el cuadrante 33 de los terrenos donde estuvo el Ingenio Victoria de Julio.

La otra presunción es que los homicidas siguieron a la niña hasta la palizada de eucaliptos, y tras sorprenderla, le dieron muerte presuntamente con un machete, aunque para el jefe de la Policía de Tipitapa, comisionado García, aún no está claro el tipo de arma usada en el crimen. “Sabemos que fue atacada con un arma cortopunzante, pero no tenemos el arma homicida”, aseguró

Huellas misteriosas

En la escena de crimen la Policía no encontró elementos que ayuden al esclarecimiento del hecho sangriento. No había ni siquiera muestras de violencia, lo que hace presumir que a la niña la pudieron matar en otro sitio y luego abandonaron el cadáver en el lugar.

Lo que resulta extraño para Zelaya, son unas huellas de llantas de bicicleta que precisamente desaparecen en el sitio del hallazgo. “Me llamó la atención la marca de llantas de bicicleta, no sé, tal vez la trajeron ya muerta y ahí la dejaron tirada”, comentó

Las amenazas

Tanto la señora Carmen del Socorro Orozco Torres, de 46 años, madre de la niña, como su vecino Ariel Antonio Cano Ocampo, están seguros de que Reynaldo Domingo Castro Muñoz es el autor del crimen de Rosa Elena. Su principal argumento lo constituyen las constantes amenazas que Castro Muñoz vertió en contra de la familia de la pequeña y de otros vecinos, quienes se niegan a entregar los terrenos que ocupan.

“Él quiere apoderarse de los terrenos que ocupan otras personas y ha comenzado a matar a quienes se niegan”, afirmó Cano Ocampo, quien aseguró que Castro Muñoz también tiene que ver con el crimen de don Cristóbal Rivera Orozco, padre de la menor, asesinado en iguales circunstancias en enero pasado, cuando descansaba en una hamaca.

Pero además, días antes del crimen, Castro Muñoz intentó agredir a la señora Orozco Tórrez, quien reclamó porque le impedían recoger leña que utiliza para venderla y obtener algunos ingresos.

“La mujer de Castro me reclamó por la leña que recogía, yo le dije que ella no era dueña del Timal y fue cuando él (Castro Muñoz) salió con un machete, pero sus hijos llorando le gritaron que no me matara”, declaró a la Policía la madre de la víctima. “Como no pudo matarla, se desquitó en la indefensa niña”, aseguró Jackson Raúl Zelaya, cuñado de la víctima.

El comisionado García, aunque no descartó que el crimen tenga su origen en el conflicto por la propiedad, afirmó que no se está descartando ningún móvil. “Pero tampoco se puede decir si ese es el móvil, estamos investigando, pero no tenemos resultados ahorita”, señaló.

García tampoco reveló los resultados del dictamen de Medicina Legal, “no tenemos resultados aún, no podemos afirmar nada”, señaló, sin confirmar si la pequeña fue abusada sexualmente por sus victimarios antes de ser asesinada

Conflicto viejo

El conflicto por la propiedad en las tierras donde funcionó el ingenio Victoria de Julio, conocido como Timal, ha dejado a tres personas muertas desde 2003. El primer fallecido fue un ex miembro de la Resistencia conocido como “Siete Leguas”, y señalado por la Policía de organizar acciones armadas.

En 2005 murió a balazos el señor Pastor Pineda Toledo. Fue sacado de su vivienda por un grupo de hombres armados y llevado a unos 800 metros de su casa, donde fue rafagueado. En el incidente también resultó herido Juan Cruz Urbina.

En enero de 2007 murió macheteado el señor Cristóbal Rivera Orozco, de 65 años. Fue atacado a machetazos cuando dormía en una hamaca, en una chocita levantada en un predio que la víctima reclamaba como parte de los beneficios que recibió la ex Resistencia del gobierno.


El Nuevo Diario - Managua, Nicaragua - 24 de abril de 2007