El Nuevo Diario

Reserva silvestre en Bonanza

Un verdadero tesoro natural

Un paraíso para las especies afectadas por el huracán “FÉLIX” Y UNA OPCIÓN TURÍSTICA PARA EL MUNDO SE CONJUGAN EN LA PRIMERA RESERVA PRIVADA DE BONANZA, Región Autónoma del Atlántico Norte, en la cual trabajan de la mano la empresa minera Hemconic y la comunidad

Las Minas, RAAN

El trinar de los pajarillos, el chillido y el eco de los monos congos se ocupan de dar la bienvenida a quienes visitan su exuberante hábitat, una importante e impresionante reserva silvestre privada situada a seis kilómetros del área urbana de Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

Es la primera en su tipo y la número 31 en el país. Ha sido creada por la empresa minera Hemconic y presentadas en el plenario del Concejo Regional Autónomo en el Atlántico Norte, que con una ovación de varios minutos, durante la sesión del 31 de agosto de 2007, los concejales reconocieron esa loable labor de gran significado para la naturaleza

Riqueza en biodiversidad

La propiedad es de 184.78 manzanas, ubicada en el macizo montañoso del cerro Muru Asang, desde donde se contempla el bosque de trópico húmedo; en su interior se encuentran preciosas y cristalinas cascadas, vertientes de agua, quebradas de piedras, senderos de flores y una belleza escénica en su entorno, que sumado a la riqueza de su biodiversidad, constituyen todo un paraíso ecológico.

En ella comparten espacios, además de monos congos y kukalas, venados, guardiolas o guillas, conejos, cusucos, culebras, gallinas de monte, pavones, lapas, loras, mariposas, hasta dantos y tigres y otras especies.

Esta primera reserva silvestre privada en Bonanza representa una alternativa viable e inmediata para albergar a la poca fauna silvestre que ha logrado sobrevivir después de la devastación en la RAAN provocada por el huracán “Félix”.

La cubierta vegetal del área está formada por bosque primario y el uso del suelo es ciento por ciento forestal, por lo que se hallan árboles de gran altura y un sotobosque cubierto de una diversidad de especies con las características del bosque húmedo (helechos arborescentes, rastreros, palmeras, herbáceas, entre otras)

Conservación garantizada

Con la creación de esta primera reserva silvestre, en Bonanza se garantiza la conservación del recurso forestal, el cual es vital para la captación de humedad y el mantenimiento del caudal del río “Concha Urrutia”, el que se encuentra en el lugar y abastece de agua al río Pis Pis, por medio de un canal, y éste a su vez al sistema de agua potable de la localidad.

El alcalde de Bonanza, Máximo Sevilla Suárez, consideró de trascendental y califica el proyecto ecológico como un verdadero tesoro para la humanidad, sobre todo en esta época de crisis ambiental.

“Como Concejo reconocemos ese esfuerzo valioso de Hemconic, pues contribuye con la causa principal de Bonanza, como es la de proteger y conservar su flora y fauna, para garantizar la sostenibilidad ambiental y la armonía entre la naturaleza y las personas”, anotó el edil Sevilla.

Por su parte, el concejal regional liberal, Pedro Tórrez, dijo que esta primera reserva silvestre privada constituye un ejemplo a imitar por todas las empresas y organizaciones, y afirma que desde el Concejo Regional apoyarán con firmeza estos proyectos tan necesitados en el país

Un sueño real

El ambientalista y ex vicealcalde de Bonanza, Alfredo Moreno Urbina, califica el proyecto como un sueño hecho realidad y visiona el lugar que lo vio nacer como un municipio más verde aún.

“Es una inversión privada que merece el aplauso de todos, porque Hemconic con esta iniciativa fortalece a la ciudadanía que tiene una visión ecológica, y nuestro propósito es acompañar estos valiosos esfuerzos para que la flora y la fauna no se acaben”, consideró el lugareño.

El Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) en los próximos días la declarará como la primera reserva silvestre privada en Bonanza, y para ello se realizará una actividad en esta localidad, a la que asistirá la ministra Juana Argeñal.


El Nuevo Diario - Managua, Nicaragua - 4 de noviembre de 2007